Gobierno Bolivariano expresa solidaridad con pueblo catalán y exige a las autoridades españolas la libertad de presos políticos

El gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, mediante su canciller Jorge Arreaza, expresó este viernes su solidaridade con el pueblo de Cataluña y exigió a las autoridades de España la libertad de los presos de conciencia, que tras una decisión judicial fueron enviados a prisión preventiva sin fianza el vicepresidente catalán y siete ministros.

A través de la red social Twitter, el ministro para las Relaciones Exteriores escribió: “Expresamos nuestra solidaridad con el pueblo de Cataluña. Entendemos la angustia y dolor que sufre en estos difíciles momentos”.

En otros dos mensajes el jefe de la diplomacia venezolana pidió que se respeten los derechos humanos de los presos políticos y exhortó a buscar soluciones dialogadas y en democracia a la crisis que se vive en Cataluña. “Exigimos que las autoridades españolas pongan en libertad a los presos políticos. El diálogo democrático debe ser la vía, no la represión”.

Continuó: “Esperamos que el gobierno español respete los derechos humanos y políticos de los presos de conciencia y que la democracia se imponga”.

La jueza Carmen Lamela de la Audiencia Nacional dictó este jueves la orden de arresto sin fianza del vicepresidente Oriol Junqueras y los consejeros del gobierno catalán Jordi Turull (Presidencia), Josep Rull (Territorio), Meritxell Borràs (Gobernación), Raül Romeva (Asuntos Internacionales), Carles Mundó (Justicia), Dolors Bassa (Trabajo), Joaquim Forn (Interior) y Vila (Empresa.

La medida, según algunos medios de comunicación independientes en la nación ibérica, representa una nueva escalada de la represión dirigida desde el Palacio de la Moncloa.

Los argumentos que dieron para hacerse efectivas las detenciones se basaron en un supuesto “riesgo de fuga y reiteración delictiva” de las mencionadas autoridades catalanas que comparecieron este mismo día (jueves), en la Audiencia Nacional.

Junqueras y los consejeros de gobierno ya fueron transferidos a diferentes prisiones en Madrid.

 

T/José Sinue Vargas
F/Archivo