Memoria|Gramsci enriqueció y dio valiosos aportes a la teoría marxista

Antonio Gramsci fue un revolucionario político y periodista, considerado como un filósofo marxista cuyo pensamiento y teorías están plenamente vigentes para la discusión, 126 años después de su nacimiento.

Así lo expresó el politólogo e internacionalista, miembro del Buró Político del Partido Comunista de Venezuela, Carolus Wimmer, quien agregó que siendo un hombre del siglo XX Gramsci lleva a la práctica política la teoría de Marx, quien vivió y escribió su obra en el siglo XIX, desarrollando también temas como la lucha y el dominio ideológicos, la unidad clasista, y la toma del poder, que están siempre en el ojo de la tormenta en la discusión de las concepciones socialistas frente a las socialdemócratas.

Considera que es muy importante para todos los revolucionarios leer a Gramsci por el enriquecimiento y los valiosos aportes que le hace a la teoría marxista. “Su obra conocida, compilada en los Cuadernos de la Cárcel, contiene sobre todo cartas que se editaron en seis volúmenes, escritas durante los 10 años en fue prisionero del fascismo”, apuntó.

-Al leerlas debemos tener en cuenta que Gramsci estudió el marxismo, el materialismo dialéctico e histórico y se formó como marxista, logrando definiciones sobre cómo debe ser en el debate marxista y otros aportes importantes pero hay que leerlo tomado en cuenta el momento histórico en que vivió; las condiciones en que escribió, así como el hecho de que en su trabajo hay concepciones que tienen validez general, y también otras que son específicas respecto a la lucha política en Italia.

-Otro riesgo que implica su lectura es que sus escritos se lleven solo y únicamente al terreno de lo intelectual, pues no es correcto ya que Gramsci se planteó siempre teoría y práctica, advirtió Wimmer.

PLANTEAMIENTOS MAS IMPORTANTES

La teoría gramsciana también trabajó el tema de la superestructura enriqueciéndolo con su concepto de bloque hegemónico, que es una crítica a los reformistas socialistas ya que se pueden lograr muchas reformas positivas para mejorar la situación material del proletariado y, sin embargo, mientras en las escuelas, en las familias, a través de la religión, se continúe reproduciendo la ideología del capitalismo la lucha revolucionaria y la visión revolucionaria estarán en peligro, explicó el politólogo e internacionalista.

-Gramsci discutió muy bien el tema de la unidad clasista y la llevó a la práctica en 1919 y 1920 a través de la formación de consejos de fábrica. En estos consejos está el poder directamente ejercido por la clase obrera y en Venezuela están en discusión los consejos socialistas de trabajadoras.

El dirigente político destacó otro aporte del filósofo italiano que consiste en ampliar la visión de lo que significa ser intelectual.

También hizo mucho énfasis en la importancia de los intelectuales en la revolución, en una nueva concepción que se refiere al intelectual con una conciencia proletaria, que es precisamente lo mas elevado en el ser revolucionario, porque transmiten el contenido cultural liberador.

Carolus Wimmer afirmó que en Gramsci intelectuales somos todos, pues se trata del concepto marxista de la cultura, según el cual cada trabajadora y trabajador, enriquece la labor cultural con su práctica, su creatividad, con lo que hace en su trabajo diario.

CONTEXTO HISTÓRICO

Confirmó el internacionalista Carolus Wimmer que Gramsci nació en Italia el 22 de enero de 1891, “…un país que para entonces estaba socialmente dividido en dos: un sector oligárquico de inmensos privilegios, donde los campesinos no eran todavía tales sino jornaleros de los cuales muchos ni siquiera eran libres y la otra porción estaba formada por una burguesía naciente en el norte de Italia que aprovechó el auge industrial para elevarse en importancia económica y es precisamente allí donde nace la clase obrera”.

-Estando Gramsci en medio de estos dos mundos, el del sector capitalista en las fábricas y la explotación en el campo, se produce la Gran Revolución Socialista de Octubre, ante la cual, como periodista escribe a pocos días del 7 de noviembre de 1917: “… La Revolución Rusa es un acto proletario y naturalmente debe evocarse en un régimen socialista. Lenin ha suscitado energías que jamás morirán. Él y sus compañeros bolcheviques están convencidos de que es posible comenzar desde ya el socialismo. ”

El momento histórico también implicaba el nefasto nacimiento del fascismo, en Alemania y en Italia:

-En 1913, a los 22 años, Gramsci ingresa al Partido Socialista, suponiéndolo de defensa de la clase obrera. Mas desde ese mismo momento encara el pensamiento del fascismo, enfrentamiento que al final se manifiesta en debate con otro miembro de esa organización política, Benito Mussolini, a través de artículos de prensa, nunca pensando en la cárcel y torturas psicológicas y de todo tipo que esto le ocasionaría, hasta el punto de que murió en 1937 a los 46 años, dos días después de haber sido puesto en libertad, tras 10 años de cárcel en las mas deplorables condiciones

EL MÉRITO HISTÓRICO

El principal mérito histórico de Gramsci fue tomar una decisión consciente de que se necesita una vanguardia revolucionaria y crear la producción que requería el marxismo para el debate al enfrentar diferentes posiciones, afirmó Wimmer.

-El solo hecho de incorporarse a las filas de la revolución socialista fue un acto heroico en consideración del momento en que lo hizo, pero además entregó su vida a la lucha revolucionaria.

Agregó que el Partido Socialista Italiano sostenía el concepto gradualista, que consiste en considerar que a través de la lucha parlamentaria y participando en las elecciones, se llega al socialismo. Gramsci y varios de sus compañeros intentan cambiar esa posición en atención a la decisión de la Tercera Internacional Socialista, que aplica la línea de Lenin de hacer esfuerzos por lograr un concepto revolucionario a nivel político e ideológico en los partidos socialistas en general, pero quedaron en minoría frente al concepto reformista y parlamentario.

-“Esta coyuntura les hace ver a Gramsci y sus compañeros que no se puede lograr ese propósito con ese partido de nombre socialista que tenía en su seno la ideología del fascismo y deciden crear el Partido Comunista de Italia el 21 de enero de 1921”. concluyó el internacionalista.

T/ Mercedes Aguilar
F/Archivo

1 comentario

Haz clic aquí para hacer un comentario
  • Un proceso revolucionario, avanza y se fortalece es con medidas realmente revolucionarias que cambien desde la raíz, y no con planteamientos reformistas que solo prevalecen en el momento y desaparecen en el tiempo.