Develada la estatua donde otrora estuvo la imagen de Colón|Guaicaipuro es exaltado en plaza Venezuela

En horas de la madrugada de este lunes 12 de octubre, el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, junto a representantes de los pueblos indígenas, develó la nueva estatua del Cacique Guaicaipuro en plaza Venezuela, en Caracas.

El Jefe de Estado resaltó que gracias al despertar de la conciencia que generó el líder de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez, el pueblo de Venezuela ha recuperado el orgullo por sus raíces originarias y conmemora el 12 de octubre el Día de la Resistencia Indígena.

«Nosotros tenemos una identidad que ha tomado, desde la Revolución Bolivariana, conciencia de sus raíces históricas profundas, las que llevamos aquí en la sangre, en la piel», sostuvo el mandatario.

La figura del Cacique se erige en el lugar donde anteriormente estuvo la estatua de Cristóbal Colón. El mandatario reivindicó el legado de los pueblos originarios que resistieron la masacre de la colonización española, que acabó hace 523 años con casi 90% de la población que habitaba América.

«Les digo que estoy impresionado (…) Hoy, a las 12:30 de la madrugada del 12 de octubre, el pueblo está en la calle celebrando el Día de la Resistencia de Guaicaipuro, Urimanre, Naiguatá, Caricuao, Tamanaco, Tiuna», refirió el jefe de Estado, quien resaltó la espontánea participación de los caraqueños en la actividad.

Maduro destacó que, contraria a la cultura europea que exterminó a los primeros habitantes del continente americano, los pueblos originarios vivían en completa armonía con la naturaleza y respetaban a la Tierra, en una cosmovisión que ha sido reimpulsada por los ideales de la Revolución Bolivariana.

«Si queremos buscar los valores del presente para educar a nuestros hijos, para una mejor sociedad, busquemos esos valores en los pueblos originarios», sostuvo el mandatario.

Texto/CO con información de AVN
Fotos/AVN

Tenemos que estar orgullosos de nuestras raíces indígenas, no negar que su sangre corre por nuestras venas y nos hace guerreros, fuertes y luchadores. Y rechazar el exterminio de los europeos contra nuestra América hace 523 años.