Participó en la fundación de la Organización Revolucionaria Venezolana|Hace 51 años murió en Caracas el escritor Mariano Picón Salas

El político, escritor y mayor ensayista venezolano del siglo XX, Mariano Picón Salas, nació en la ciudad de Mérida el 26 de enero de 1901 y falleció en Caracas el 1 de enero de 1965. Sus restos reposan en su ciudad natal desde el 9 de octubre de 1992.

Su infancia y adolescencia transcurrieron en su ciudad natal donde cursó estudios de primaria y bachillerato. Ya para 1920 Picón Salas había publicado su primer libro “Buscando el Camino”, título que pasó a ser su consigna de toda su vida de escritor y al cual no va a encontrar respuesta durante más de 45 años que estuvo al servicio de la cultura americana.

De 1923 a 1926, época de la barbarie gomecista, reside en Chile, donde estudió historia, filosofía y letras en la Universidad de Santiago. Al caer la dictadura del General Juan Vicente Gómez regresó a Venezuela en 1936 y desarrolló una intensa actividad política e institucional: participó en la fundación de la Organización Revolucionaria Venezolana (ORVE) y en la del Instituto Pedagógico Nacional (1936); asumió la dirección de Cultura y Bellas Artes en el Ministerio de Educación (1938-1940).

Picón Salas fue diplomático representando a Venezuela como Embajador en Colombia (1947-48), Brasil (1958-59), México (1962) y en la Unesco, París (1959-62). Fue Secretario General de la Presidencia de la República y Presidente del Instituto Nacional de Cultura y Bellas Artes (hoy el Consejo Nacional de la Cultura, Conac).

Su obra literaria es considerada como una de las de mayor trascendencia e influencia en la literatura latinoamericana y abarca todos los géneros, salvo el teatro.

Entre sus obras principales se citan: “De la Conquista a la Independencia; tres siglos de Historia cultura hispanoamericana” (1944), en ella aparece el criterio del investigador moderno y capaz, abierto a todas las tendencias y repleto de un profundo sentido humano; “Formación y Proceso de la Literatura Venezolana” (1947), “Prólogo al Instituto Nacional de Cultural” (1965), esta última obra está considerada como su “mensaje póstumo”.

En el campo de la historia, sobresalen sus biografías de Francisco de Miranda (1946) y Cipriano Castro (1953). Recibió el Premio Nacional de Literatura en 1954, compartiéndolo con Antonio Uslar Pietri y para 1966 se publica “Suma de Venezuela”, que es una antología de sus mejores ensayos.

Texto/VTV
Foto/Archivo