Se trata de un Chengjiangocaris kunmingensis, animal similar a un crustáceo|Hallan el sistema nervioso fosilizado más antiguo y detallado de 520 millones de años

Un grupo de investigadores ha descubierto el fósil más antiguo y detallado de un sistema nervioso central en un animal similar a un crustáceo que vivió hace más de 500 millones de años.

El fósil, hallado en el sur de China, estaba tan bien conservado que era posible ver los nervios individuales, la primera vez que se ha observado este nivel de detalle en un fósil de esta antigüedad.

Los resultados, publicados el 29 de febrero en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), permitirán a los investigadores entender cómo era el sistema nervioso de los artrópodos y su evolución. Encontrar algún tejido blando fosilizado es raro, pero este hallazgo en particular, entra en lo extraordinario.

Se trata del fósil de un Chengjiangocaris kunmingensis que vivió durante la explosión Cámbrica, un período de rápido desarrollo evolutivo en el que la mayoría los principales grupos de animales aparecen por primera vez en el registro fósil.

Este, en particular, fue un antepasado de los artrópodos modernos, el grupo que incluye a los insectos, las arañas y los crustáceos.

“Se trata de una visión única del aspecto del sistema nervioso ancestral. Es el ejemplo más completo de un sistema nervioso central del período Cámbrico”, explica el coautor del estudio, el Dr. Javier Ortega-Hernández, de la Universidad de Cambridge.

Como los artrópodos modernos, el C. kunmingensis tenía un cordón nervioso —análogo a la médula espinal de los vertebrados— a lo largo de todo su cuerpo, con ganglios que controlaban cada una de sus extremidades.

Un examen más detallado de los ganglios reveló decenas de fibras delgadas, cada una de aproximadamente cinco milésimas de milímetro de longitud.

“Estas fibras muestran un patrón de distribución muy regular, y por ello queríamos averiguar si estaban hechas del mismo material que los ganglios que forman el cordón nervioso. Gracias a la microscopía de fluorescencia, se confirmó que las fibras eran de hecho los nervios individuales, fosilizados como láminas de carbono, ofreciendo un nivel de detalle sin precedentes. Estos fósiles aumentan en gran medida nuestra comprensión de cómo evolucionó el sistema nervioso”, señala Ortega-Hernández.

Posiblemente una de las consecuencias más llamativas del estudio es que, gracias al nivel de detalle del cordón nervioso del C. kunmingensis, una estructura única y desconocida en los organismos vivos, permitirá comprender la evolución de los animales durante el período Cámbrico. “Cuantos más de estos fósiles que encontramos, más vamos a ser capaces de entender cómo y cuándo evolucionó el sistema nervioso”, concluye el científico.

T/Hispantv
F/Archivo