Inicio » Avances, Impacto, Economía, Judiciales y Seguridad

Guerra contra el narcotrafico cobra más vidas

México: Decenas de muertos por enfrentamientos a gran escala en Michoacán

22 mayo 2015 | 1 Comentario

El enfrentamiento se saldó con al menos 46 víctimas mortales, 43 de ellos civiles presuntamente delincuentes del cártel Jalisco Nueva Generación y tres policías, según varios medios mexicanos.

Decenas de personas han muerto tras los enfrentamientos entre la Policía federal y los narcos en la frontera entre los estados mexicanos de Michoacán y Jalisco.

El enfrentamiento se saldó con al menos 46 víctimas mortales, 43 de ellos civiles presuntamente delincuentes del cártel Jalisco Nueva Generación y tres policías, según varios medios mexicanos.

Se informa que el fuerte enfrentamiento entre policías federales y delincuentes se registró en la comunidad de Tinaja de Vargas, situada en el municipio de Tanhuato (dentro del estado mexicano de Michoacán aunque cerca del de Jalisco), donde, a comienzos de mayo, el Gobierno federal inició una operación contra el cártel Jalisco Nueva Generación, que los medios mexicanos calificaron posteriormente de fracasada.

En un primer momento no estaba claro quiénes participaron en el hecho, que habría ocurrido por la mañana. Según reportes, el choque se produjo entre agentes federales y grupos criminales a la altura del kilómetro 371 de la Autopista de Occidente. Según la revista digital Sin Embargo, el enfrentamiento se produjo cuando los agentes intentaron detener una camioneta en la frontera entre los dos estados.

Hasta ahora las autoridades federales o locales no ofrecieron ninguna información oficial sobre el número de víctimas. El alcalde del municipio de Tanhuato, José Ignacio Cuevas, informó a radio Fórmula que conoció los acontecimientos violentos a través de las redes sociales, ya que desde hace tres días no tiene comunicación por teléfonos celulares.

ANTECEDENTES

Es necesario poner un contexto y para ello anexamos este trabajo de la periodista Carmen Aristegui:

En su edición del sábado, 2 de mayo, el periódico La Jornada publica un reportaje de Gustavo Castillo García, con el título de “La cruenta huella del cártel Jalisco Nueva Generación”, al cual pertenece el siguiente fragmento:

Más de 40 fosas clandestinas, con los restos de más de 120 personas, en los estados de Michoacán y Jalisco; camionetas con los restos de 35 víctimas en Boca del Río, Veracruz; el homicidio de un ex diputado federal priísta, y en semanas recientes varias emboscadas que dejaron un saldo de 25 policías abatidos…

Esa es la huella del cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), que comenzó identificándose como el grupo de Los Matazetas en 2011, y que ahora se han convertido en una de las organizaciones criminales más poderosas de México, según información de la Procuraduría General de la República (PGR)

La primera vez que aparecieron los integrantes del CJNG fue a través de un video subido a redes sociales, en julio de 2009, lo hicieron con uniformes de color negro, amenazando a tres presuntos integrantes del cártel de Los Zetas, cuyos cadáveres mostraban huellas de tortura y fueron abandonados dentro de una camioneta.

A ese video siguieron varios más, presuntamente grabados en distintas entidades, como Guerrero, Veracruz, Jalisco , Michoacán y Guanajuato. En esas fechas, funcionarios federales señalaban que este grupo de sicarios servía al Cártel de Sinaloa, que dirigía Joaquín El Chapo Guzmán Loera.

Transcurrieron más de dos años y en septiembre de 2011, en un paso a desnivel dentro de dos camionetas, en el municipio de Boca del Río, Veracruz, dos días antes de que se realizara una conferencia nacional de Procuradores de justicia del país, las autoridades encontraron 35 cadáveres, 12 mujeres y 23 hombres que presuntamente formaban parte de un grupo rival y se dedicaban a secuestrar y extorsionar ciudadanos y comerciantes en esa entidad.

La organización creció –según reportes de la PGR– ante la detención o abatimiento de grandes capos como Ignacio Coronel Villarreal (uno de los creadores del CJNG), la desarticulación de La Familia Michoacana y el combate a los hermanos Beltrán Leyva.

Sin embargo, siempre que alguno de los mandos del CJNG es detenido ha habido bloqueos carreteros, confrontaciones con autoridades y quema de negocios. El primer caso fue el 8 de marzo de 2009, cuando efectivos del Ejército arrestaron en Zapopan, Jalisco, a Erick Valencia Salazar, El 85, y dos escoltas.

Durante la conferencia de prensa que ofrecieron mandos militares, se dio a conocer que para evitar ser aprehendido El 85 lanzó una granada de fragmentación, pero ésta le voló la mano derecha.

Su detención provocó que en la zona metropolitana de Guadalajara fueran incendiados varios vehículos y se cerraran diversas vialidades.

Los bloqueos, cierres carreteros, quema de vehículos y asesinatos de autoridades se han repetido cada vez que uno de sus líderes ha sido arrestado. Así sucedió en julio de 2011 con la aprehensión de Martín Arzola Ortega, uno de los fundadores del CJNG.

De igual manera ocurrió en enero de 2014, cuando fue arrestado en Zapopan Rodrigo Oseguera González, El Menchito, hijo del actual líder de la organización, Nemesio Oceguera, El Mencho.

A este grupo criminal se le atribuye la desaparición e inhumación de personas en fosas clandestinas localizadas en Jalisco, en la zona de La Barca en los límites con Michoacán, y en Guerrero, donde las autoridades federales y estatales han hallado los restos de más de 200 personas.

F/RT y Aristegui noticias
1 Comentario
antinvacion dijo:

Esa guerra interna de México la están librando contra su vecino los EE.UU. ya que estos últimos controlan el mercado mundial de sicotrópicos jugando así un doble juego de que el imperio gringo supuestamente combate al narcotráfico cuando en realidad lo auspician para poder mantener tanto gasto en armamentos para la creación de guerras a nivel mundial y por medio de la fuerza doblegarnos a todo el mundo a punta de bombas y metralla por supuesto financiados por el narco

Haga un comentario.

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.
El Correo del Orinoco no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. No se permitirá la inclusión de números telefónicos, los mismos serán eliminados por su propia seguridad. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Caracteres restantes: 1000