Inicio » Avances, Impacto, Investigación, Comunicación y Cultura, Ambiente y Ecologia

Crimen ecológico

México: Con resguardo policial talan manglar para complejo turístico en Cancún

17 enero 2016

“El sitio fue amurallado y media centena de granaderos nos impidieron (a los ecologistas) ingresar a Tajamar. No pudimos hacer nada”, refirió. Desde las vallas metálicas se observan terrenos totalmente devastados, algunos animales buscando refugio, y zopilotes, al parecer comiendo animales fallecidos entre las palas mecánicas

Una cuadrilla de trabajadores provistos de decenas de camiones de volteo cargados de tierra y piedras ingresó la madrugada del sábado 16 de enero al malecón Tajamar, taló el manglar y con trascabos rellenó los humedales, denunció Katerine Ender Córdova, vocera del colectivo Guardianes del Manglar Cancún.

Malecón Tajamar es una zona turística que bordea la laguna Nichupté y la zona de manglares del mismo nombre, donde empresarios pretenden construir un proyecto turístico-inmobiliario de 70 hectáreas, de las cuales 58 se urbanizaron, se lotificaron y se vendieron. En el predio se edificaría la basílica católica de Cancún, un desarrollo comercial, estacionamientos y oficinas de 50 mil metros cuadrados, una zona residencial de 3 mil 600 viviendas, torres condominales; en total son 22 proyectos. En agosto pasado fue clausurado luego de una queja escrita de más de cien niños que alegaron su derecho a un ambiente sano.

En un comunicado, el gobernador Roberto Borge Angulo afirmó que en el malecón, “el chapeo y desmonte se realizan con apego a la ley luego de que un juez federal dejó sin efecto la suspensión provisional otorgada a un grupo de ciudadanos contra esos trabajos”.

Destacó que el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), desarrollador del malecón Tajamar, obtuvo en 2005 de la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental (Dgira) de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) la manifestación de impacto ambiental, la cual está vigente y le permite realizar trabajos en el área del malecón.

Indicó que si la Semarnat, la Dgira y otras dependencias otorgan los permisos para el desarrollo de los proyectos es porque cubrieron los requisitos. Sostuvo que el desarrollo obliga hoy a privilegiar el cuidado del ambiente y con legislaciones como las actuales, Cancún y la Riviera Maya no habrían sido posibles y Quintana Roo no tendría el liderazgo turístico en México y Latinoamérica ni podría aportar casi 50 por ciento de las divisas turísticas que capta el país ni generar empleos para la subsistencia de miles de familias que aquí cohabitan.

El mandatario ofreció respaldo total a los empresarios e inversionistas que trabajen apegados a derecho. Sin embargo, Aracely Domínguez, presidenta del Grupo Ecologista del Mayab, dijo que todavía hay procesos judiciales en marcha y la misma Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) no ha levantado la suspensión que colocó en diversos predios que, junto con el resto del polígono, fueron devastados el sábado.

El viernes, alrededor de las 19 horas llegó un primer camión pesado, pero por la presencia de algunos reporteros se alejó. A las 2:15 de la madrugada de este sábado, policías municipales y antimotines irrumpieron en la zona para bloquear con vallas metálicas las tres entradas al predio, mientras decenas de camiones –algunos hablan hasta de 150– entraban para retirar todo el manglar y rellenar las lagunas con tierra y piedras.

Al parecer la orden era culminar pronto y aparentemente no hubo rescate de flora y fauna. En la zona habitaban cocodrilos, que recién habían tenido crías, además de decenas de garzas y aves, pues es temporada de migración y muchas llegaron en semanas recientes.

Ender Córdova, vocera de Guardianes del Manglar Cancún, cuyos activistas se mantuvieron vigilantes en los predios desde julio pasado cuando iniciaron los primeros trabajos de desmonte, refirió que luego de cortar la luz, “personal contratado por el Fonatur” entró al polígono.

“El sitio fue amurallado y media centena de granaderos nos impidieron (a los ecologistas) ingresar a Tajamar. Éramos unos 20, no pudimos hacer nada”, refirió. Desde las vallas metálicas colocadas en la entrada se observan terrenos totalmente devastados, algunas animales buscando refugio, y zopilotes, al parecer comiendo animales fallecidos entre las palas mecánicas.

La también abogada ambiental dijo que esta acción fue por órdenes del edil de Cancún, Paul Michell Carrillo de Cáceres.

La activista anunció que acudirán a instancias internacionales, como la Convención Ramsar (iniciativa sobre humedales, manglares y corales). Anunció un campamento permanente en la entrada principal de malecón. “No hay otra palabra, esto es un ecocidio y lo vamos a probar, tenemos fotos, video y todo. Fue un abuso” del edil “en complicidad” con autoridades del Fonatur, denunció.

Por la mañana algunos activistas lograron evadir las vallas y policías para ingresar al malecón, pero de inmediato fueron retirados, incluso una mujer fue esposada.

Desde las 17 horas ciudadanos y ambientalistas se manifestaron en el malecón Tajamar, ubicado en la avenida Bonampak. Más tarde marcharon durante media hora y a las siete de la noche se retiraron y liberaron las vías. Convocaron para este domingo, a las 9 horas, a una nueva movilización.

FyF/La Jornada