Inicio » Avances, Impacto, Investigación, Economía, Judiciales y Seguridad

El efecto 'Volkswagen'

Renault se hunde en bolsa tras registros antifraude en sus sedes

14 enero 2016

El hundimiento en la Bolsa fue provocado por la confirmación, revelada primero por un sindicato, de que inspectores de la Dirección General de la Competencia, el Consumo y la Represión del Fraude registraron la semana pasada la sede central de Renault en París y dos centros de Lardy y Guyancourt, en la región parisina

Renault confirmó este jueves que varias de sus sedes en Francia fueron registradas por inspectores antifraude, una información que hundió sus acciones en la bolsa de París por el temor a un nuevo caso como el de Volkswagen.

Hacia las 15:20 GMT, Renault perdía cerca de 10 por ciento tras haber cedido a media jornada más del 20 por ciento, a pesar de que el constructor francés aseguró que los inspectores no detectaron ningún programa informático para trucar sus motores.

El hundimiento fue provocado por la confirmación, revelada primero por un sindicato, de que inspectores de la Dirección General de la Competencia, el Consumo y la Represión del Fraude (DGCCRF) registraron la semana pasada la sede central de Renault en París y dos centros de Lardy y Guyancourt, en la región parisina.

Los registros fueron llevados a cabo en el marco de la investigación de una comisión técnica independiente creada por el gobierno francés para comprobar que los constructores franceses no equiparon sus vehículos con programas trucados, como los del caso de Volkswagen.

El otro gran constructor francés, PSA Peugeot Citroen, que también sufrió caídas en bolsa, aseguró por su parte en un comunicado que no ha sido inspeccionado por los agentes de la DGCCRF y que los tests del gobierno tras el caso Volkswagen no detectaron ninguna anomalía.

El sindicato CGT del centro técnico de Renault en Lardy, que anunció los registros, explicó que los agentes se llevaron “computadoras de varios directores” de la compañía.

Tras el escándalo de Volkswagen, Renault anunció en diciembre un plan de inversión de 50 millones de euros para reducir la diferencia que existe entre las emisiones contaminantes de sus coches en condiciones de laboratorio y en condiciones reales.

La comisión técnica independiente lleva a cabo los tests en nombre del gobierno para detectar posibles fraudes en los controles de contaminación de los vehículos franceses.

Los resultados de las pruebas, realizadas por el laboratorio Utac-Ceram desde octubre en 100 coches, serán estudiados este jueves y luego se harán públicos, indicaron las oenegés Fédération Nature Environnement (FNE) y Réseau Action Climat, que tienen representantes en esta comisión.

Según la radio France Inter, que no cita sus fuentes, el resultado de Renault sería particularmente malo. “En PSA la diferencia entre las emisiones durante un test en laboratorio y en carretera es normal, es decir dos veces más en condiciones reales. Para Volkswagen, es tres o cuatro veces más. Pero para Renault los resultados son muy malos, peores que los demás constructores”, afirma la radio.

La comisión técnica está formada por investigadores de asociaciones de consumidores y del medio ambiente, así como por representantes de organismos medioambientales.

Volkswagen, el número dos mundial del automóvil, admitió en septiembre haber instalado un programa para manipular los niveles de contaminación en 11 millones de vehículos diésel vendidos en todo el mundo.

El pasado domingo el director general de la compañía alemana, Matthias Müller, se disculpó públicamente en Estados Unidos por el escándalo que ha tenido repercusiones mundiales y anunció una inversión de 900 millones de dólares.

F/La Jornada
F/Reuters