Inicio » Avances, Injerencia

Mientras tropas rusas se dirigen a Tartus

Fuerzas de Estados Unidos completan planificación para intervenir en Siria

16 junio 2012

Según fuentes militares, Moscú, al enviar tropas a Siria sin consentimiento del Consejo de Seguridad de la ONU, ha establecido un precedente a seguir para los Estados Unidos, la Unión Europea y los gobiernos árabes

Un contingente de fuerzas especiales rusas está en camino a Siria para custodiar el puerto de aguas profundas en la ciudad costera mediterránea siria de Tartus, informaron oficiales del Pentágono al canal estadounidense NBC el viernes 15 de junio.

Según fuentes de Debkafile, el contingente, que se desplaza en barco, está compuesto por infantes de marina de guerra y deben llegar a Siria en las próximas horas.

Por otro lado, en un anuncio anterior, fuentes del Departamento de Defensa de EE.UU en Washington informaron que el ejército estadounidense ha completado su propia planificación para una variedad de operaciones en contra de Siria, o para ayudar a los países vecinos en la acción del evento que se le ordenó, según las fuentes, a Turquía, Jordania e Israel.

La guerra civil ahora se está moviendo en una nueva fase de una intervención militar de gran envergadura, afirman las fuentes. Según las mismas, Moscú, al enviar tropas a Siria sin consentimiento del Consejo de Seguridad de la ONU, ha establecido un precedente a seguir para los Estados Unidos, la Unión Europea y los gobiernos árabes.

Según las fuentes militares estadounidenses, en semanas recientes, el Pentágono finalizó su evaluación de las unidades y tropas que se necesitan. La planificación militar incluye un escenario para una zona de exclusión aérea, así como la protección de instalaciones químicas y biológicas.

La naval estadounidense está manteniendo una presencia de tres superficies combatientes y un submarino en el Mediterráneo oriental para llevar a cabo la vigilancia electrónica y de reconocimiento del gobierno sirio, afirmó un alto oficial del Pentágono.

Fuente/ Debka
Traducción/ Ivana Cardinale para el Correo del Orinoco