Columna ‘Hécate vieja y sabia’, de Mariadela Villanueva|Jonrones a la contrarrevolución (Opinión)

Ilustración: Iván LiraLos bodrios jurídicos presentados por la bancada de la oposición en la Asamblea Nacional (AN) y la “hoja de ruta” propuesta por la MUD evidencian una vez más que Venezuela es objeto de una guerra integral inserta en la estrategia geopolítica mundial que vienen desarrollando el capital sionismo y el Gobierno de Estados Unidos con el fin de apoderase de los recursos necesarios para tratar de superar la crisis global del capitalismo.

Por escrito y en exposiciones, los profesores Carlos Lazo y Luis Salas, al explicar la dependencia de nuestra economía, el agotamiento del modelo de sustitución de importaciones y los orígenes de la burguesía parasitaria, especulativa y apátrida, destacan dos datos particularmente interesantes: la recuperación del nivel de las inversiones del sector privado (LSR) y el crecimiento exponencial de su rentabilidad (CL) durante los gobiernos del comandante Hugo Chávez y el presidente Nicolás Maduro.

Datos que, independientemente de otras consideraciones, desmontan el argumento del fracaso económico del “modelo chavista” y demuestran que el manejo del excedente petrolero en función de las necesidades de la población crónicamente marginada, ha favorecido tanto a los trabajadores como a la burguesía

Si eso es así, ¿qué sentido tiene que voceros del sector privado y operadores políticos a su servicio emprendan guarimbas y saboteos que no producen ningún beneficio económico a los accionistas de las empresas? Ninguno. Ello no responde a iniciativas propias sino a la subordinación y compromisos de nuestra burguesía con el capital trasnacional.

El enemigo es grande, sí. Pero nuestra fortaleza también lo es. Independientemente de nuestras diferencias, todos los antiimperialistas ―Gobierno, militares y pueblo― tenemos que seguir unidos para detener a la derecha fascistoide, tal como lo hemos hecho en oportunidades anteriores.

Maduro acaba de batear dos jonrones que deben reducir significativamente las inquietudes del pueblo y las molestias causadas por las colas y la especulación: el aceleramiento de la lucha contra la corrupción, asumida por primera vez seriamente en la historia de nuestro país, y la entrega de la administración de Pdval y Mercal a féminas incorporadas a Unamujer y a otras organizaciones similares.

Los militares están en el campo impidiendo que el equipo contrario se luzca con el bate o meta una carrera.

¡Nos toca a los demás dejar el banco y salir a batear! Unirnos para ejercer efectivamente nuestra soberanía, calentar las calles, entender y debatir la coyuntura y, por sobre todo, estar alerta y convocarnos para actuar en consecuencia cada vez que la AN o representantes de otro poder constituido pretendan atropellar nuestros derechos como poder constituyente.

mariadelav@gmail.com
Caracas

Agregar comentario

Haz clic aquí para hacer un comentario