Inicio » Avances, Judiciales y Seguridad

Para determinar violaciones de Derechos Humanos

Defensor del pueblo de Bolivia ordena investigar la muerte de tres manifestantes en Yapacaní

14 enero 2012

El ministro de Gobierno, Wilfredo Chávez, descartó cualquier responsabilidad del Ejecutivo de Evo Morales en lo ocurrido y se comprometió a identificar a los asesinos de estas tres personas

El defensor del pueblo de Bolivia, Rolando Villena, ha ordenado investigar los hechos ocurridos el miércoles pasado en la localidad de Yapacaní, en el departamento boliviano de Santa Cruz (este), donde murieron tres personas en las manifestaciones contra la orden de un juez de restituir en el cargo al exalcalde David Carvajal, acusado de corrupción.

Una comisión institucional, encabezada por el defensor del pueblo interino, Jaime Quiroga, viajó a Yapacaní para comenzar las investigaciones y determinar las violaciones de los Derechos Humanos que se cometieron durante los enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas de seguridad, informó el organismo en un comunicado.

“En estos momentos de tensión debe primar lo racional. No se debe poner en riesgo más vidas frente a problemas que tienen solución por la vía del diálogo. Tampoco se debe realizar el uso indiscriminado de la fuerza pública, porque estas acciones sólo ponen en riesgo nuestra democracia”, expresó Villena.

Por su parte, el ministro de Gobierno, Wilfredo Chávez, descartó cualquier responsabilidad del Ejecutivo de Evo Morales en lo ocurrido y se comprometió a identificar a los asesinos de estas tres personas, al tiempo que exhortó a la Fiscalía a establecer responsabilidades penales una vez que culminen las investigaciones.

Los enfrentamientos comenzaron el miércoles por la tarde, cuando unos 700 policías arremetieron contra decenas de personas reunidas en un cabildo abierto para exigir la dimisión de Carvajal, quien fue destituido de su cargo a principios de diciembre y restituido el lunes por orden de un juez.

Los hechos violentos dejaron en total tres muertos y 60 heridos, entre ellos 17 policías. Los manifestantes también habrían prendido fuego a una sede policial causando destrozos en otros edificios públicos. Finalmente, Carvajal decidió renunciar a su cargo para que así retorne la calma a dicha localidad.

Decenas de personas en Yapacaní velaban este viernes a las víctimas en un clima de tensión y mucha incertidumbre por lo que sucederá en los próximos días.

“Una vez enterrados nuestros compañeros, veremos qué determinaciones tomaremos, ante el atropello que se hizo en contra el pueblo de Yapacaní. Las bases piden la renuncia del ministro de Gobierno, Wilfredo Chávez”, ha anunciado el presidente del Comité Interinstitucional de Movilizaciones de Yapacaní, Cirilo Sonavi, en declaraciones a la agencia oficial ABI.

Fuente/Agencias
Foto/Archivo