Inicio » Avances, Judiciales y Seguridad, Multipolaridad

Presumen tráfico de personas

Rescatan cerca de 2.000 inmigrantes asiáticos en aguas de Indonesia y Malasia

11 mayo 2015 | Haga un comentario

Las autoridades malasias han interceptado a 1.051 personas desde la noche del domingo, mientras que las indonesias salvaron este lunes a un grupo de 400 y a otro de 500 el domingo

Unos 2.000 inmigrantes, incluidos niños y mujeres, de Birmania (Myanmar) y Bangladesh han sido rescatados en aguas de Indonesia y Malasia entre el pasado domingo y este lunes, hacinados en barcos a los que subieron en busca de una vida mejor.

Las autoridades malasias han interceptado a 1.051 personas desde la noche del domingo, mientras que las indonesias salvaron este lunes a un grupo de 400 y a otro de 500 el domingo.

El jefe de la policía malasia de Langkawi, el superintendente Harrith Kam bin Abdullah, detalló que los inmigrantes indocumentados detenidos son 494 rohingyas y el resto son bangladesíes.

Harrith Kam indicó que ninguno ha tenido que ser hospitalizado, pese a que previamente un agente había declarado que dos personas fueron trasladadas a un hospital.

La Policía malasia entregará al Departamento de Inmigración a los inmigrantes indocumentados para que determine su destino.

El grupo de más de un millar de extranjeros viajaba en un barco de madera que encalló en la playa de Pasir Bedengung, según el medio The Rakya Post. Algunos de los pasajeros saltaron al agua e intentaron ocultarse entre la arboleda, pero fueron detenidos.

Los otros dos rescates se practicaron en Aceh, una provincia indonesia que ocupa el norte de la isla de Sumatra: primero 500 fueron localizados el domingo, en una embarcación que encalló; y otros 400 este lunes.

Una de las personas rescatadas del primer grupo en Aceh, Malik, de 45 años, relató a los medios locales que el plan era solicitar refugio en Malasia pero les engañaron y la embarcación acabó en aguas indonesias.

El hallazgo de estos grupos de inmigrantes coincide con el descubrimiento en la jungla del sur de Tailandia, en la provincia de Songkhla, fronteriza con Malasia, de varios campamentos clandestinos, en los que centenares de indocumentados eran retenidos por bandas dedicadas al tráfico de personas.

En esos campos se hallaron decenas de fosas, con restos de seres humanos, en su mayoría rohingyas. Equipos de expertos forenses tailandeses han exhumado al menos 31 cadáveres.

Según los investigadores, los inmigrantes, que permanecían cautivos hasta que sus familiares pagasen un rescate, murieron a causa de enfermedades y malas condiciones de vida en los campos.

Una veintena de tailandeses, incluidos políticos locales, han sido detenidos y más de 50 policías han sido trasladados por negligencia.

En este contexto, Camboya repatrió a 59 ciudadanos de ese país que rescataron las autoridades de Indonesia en situación de esclavitud en barcos pesqueros.

Estos camboyanos creyeron en la promesa de un trabajo en el sector de la construcción en Tailandia y acabaron en barcos de pesca en Indonesia expuestos a jornadas interminables y maltrato físico y psicológico, según declaraciones recogidas por los medios locales.

Miles de rohingyas se embarcan todos los años en un peligroso viaje hacia otro país del Sudeste Asiático para huir de la persecución y la pobreza en Birmania.

La Organización Nacional Rohingya de Arakan reclamó la semana pasada acciones a la comunidad internacional, como que la ONU constituya una comisión investigadora para determinar el número exacto de personas que mueren a manos de los traficantes de personas y llevar a los culpables ante la justicia.

Los rohingyas, unas de la minorías más perseguidas del mundo, según las Naciones Unidas, no son reconocidos como ciudadanos en Birmania, donde son calificados de bengalíes.

Texto/El Colombiano
Foto/Archivo

Haga un comentario.

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.
El Correo del Orinoco no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. No se permitirá la inclusión de números telefónicos, los mismos serán eliminados por su propia seguridad. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Caracteres restantes: 1000