Kenia suspende el despliegue de 1.000 policías en Haití tras renuncia del primer ministro

Kenia suspendió el despliegue en Haití de 1.000 policías que iban a comandar una fuerza multinacional para enfrentar a las pandillas armadas que operan en el país caribeño, anunció este 12 de marzo el Gobierno de Nairobi.

Luego de una reunión de emergencia de la Comunidad del Caribe (Caricom) en la que se acordó la renuncia del primer ministro haitiano, Ariel Henry, la nación africana confirmó que no se encargará de la seguridad de la isla.

El presidente keniata, William Ruto, y el primer ministro Henry habían acordado desde mediados del año pasado el despliegue de un cuerpo especial que lideraría una fuerza multinacional para hacer frente a la violencia de los grupos armados. Apenas el pasado 1 de marzo firmaron un acuerdo recíproco para avanzar con el despliegue, pero los opositores a Henry y las pandillas no estuvieron de acuerdo con la medida.

Sin embargo, la renuncia de Henry el 11 de marzo modificó los acuerdos, según informaron el martes fuentes oficiales keniatas.

«El acuerdo que firmaron con el presidente sigue en pie, aunque el despliegue no se producirá ahora porque definitivamente necesitaremos un gobierno [haitiano] en funciones con el que también podamos colaborar», declaró Salim Swaleh, uno de los principales portavoces del Ministerio de Asuntos Exteriores de Kenia, de acuerdo con un reporte del diario The New York Times.

«No se desplegará a la policía para que salga a las calles de Puerto Príncipe sin una administración en funciones», reiteró.

La violencia en Haití se intensificó drásticamente desde el pasado 29 de febrero, cuando hombres armados quemaron comisarías, cerraron los principales aeropuertos internacionales y el principal puerto del país en Puerto Príncipe, y tomaron por asalto las dos mayores prisiones del país, liberando a más de 4.000 presos.

Henry anunció su dimisión tras permanecer varado durante días en Puerto Rico después de que una banda tomara gran parte de la capital haitiana, lo que le impidió regresar.

Henry, de 74 años, había viajado a Kenia para ultimar los preparativos para que el país de África Oriental desplegara 1.000 policías en Haití para ayudar a sofocar la violencia. La misión fue aprobada por las Naciones Unidas y financiada en gran parte por Estados Unidos, que el 11 de marzo se comprometió a proporcionar ayuda por 300 millones de dólares al país caribeño.

La Misión Multinacional de Apoyo a la Seguridad en Haití fue autorizada por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas el 2 de octubre de 2023, en virtud de la Resolución 2699. Esto se produjo tras la violencia generalizada de las bandas, que ha dejado gran parte del país sin ley e ingobernable, en lo que para muchos ya es un Estado fallido.

En 2021, un grupo de sicarios mató al expresidente de Haití, Jovenel Moise, en su residencia de la capital, Puerto Príncipe, poniendo de relieve el nivel de inseguridad de la nación caribeña. A partir de entonces, la crisis social, política y económica del país se recrudeció paulatinamente.

Entre los países que han prometido fuerzas para la misión de Haití figuran Benín, Chad, Bangladés, Barbados y Bahamas.

Líderes de países caribeños que han encabezado la campaña para crear un consejo de transición que dirija a Haití tras la salida de Henry. Varios de estos líderes se reunieron el 11 de marzo en Jamaica, pero al final no se concretó ningún plan en específico.

F/RT
F/AFP