La Ciudad de México despenaliza la prostitución

El Congreso de la Ciudad de México aprobó con 38 votos a favor y ocho abstenciones la modificación de la Ley de Cultura Cívica y de este modo eliminó la sanción para las personas que ejercen la prostitución.

El artículo 27 de la ley, aprobado el pasado el 23 de mayo, criminalizaba el trabajo sexual y suponía una multa de 11 a 40 unidades de medida (entre 40 y 163 dólares), un arresto de entre 13 y 24 horas o hasta entre 6 y 12 horas de trabajo comunitario.

«El trabajo sexual es un fenómeno social de gran complejidad que posee un abanico amplio de prácticas por lo que se debe buscar innovar en cuanto a su regulación jurídica y no solo pretender sancionarlo o reprimirlo», declaró la política.

La prostitución no está prohibida en muchas regiones de México, aunque cada estado del país tiene sus propias reglas. Miles de mujeres, niños y hombres se convierten en víctimas del tráfico sexual y labores forzadas en México.

El Gobierno del país «no cumple plenamente las normas mínimas para la eliminación de la trata de personas, sin embargo, está realizando esfuerzos importantes para lograrlo», según el Reporte sobre Trata de Personas.

Según declaró la fundadora del grupo para los derechos a las trabajadoras sexuales Brigada Callejera de Apoyo a la Mujer, Elvira Madrid Romero, el cambio de la ley es «bienvenido», aunque todavía es necesario establecer el marco legal para proteger los derechos de las prostitutas.

Por su parte, algunos grupos de derecho humanos afirman que la despenalización del trabajo sexual solo enviará el problema a las sombras y expondrá a este grupo social tan vulnerable a los abusos por parte de la policía y el crimen organizado.

T/Sputnik
F/AFP