Las relaciones entre China y Venezuela dan un paso positivo

El Ministerio de Asuntos Exteriores de China anunció el jueves que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, realizará una visita de Estado a China de jueves a domingo. Venezuela se encuentra en medio de una severa crisis económica. No hace mucho, Maduro fue el blanco de un intento de asesinato con drones. Además, ha habido rumores constantes de que Estados Unidos quiere llevar a cabo una intervención militar en Venezuela. Por lo tanto, la visita de Maduro a China inevitablemente captó la atención mundial.

Pero no importa lo que haya sucedido en Venezuela, cuántas dificultades enfrente, el país es un amigo importante y uno de los principales socios económicos de China en América Latina. Beijing no interferirá en sus asuntos internos. Lo que las dos naciones necesitan es continuar la amistad entre China y Venezuela, optimizar e innovar su modo de cooperación económica y comercial.

Hay tres malentendidos sobre las relaciones entre China y Venezuela que deben ser aclarados. Algunos dicen que al desarrollar relaciones con Venezuela, China está jugando un juego geopolítico en América Latina, el llamado “patio trasero de Estados Unidos”. La relación China-Venezuela es parte de la cooperación de China en todo el mundo con igualdad y beneficios mutuos. Beijing no manipulará a ninguna nación como herramienta contra ningún otro país. China no quiere convertirse en un jugador geopolítico. Quiere tomar un camino diferente en las relaciones internacionales.

China no está pagando unilateralmente en su cooperación con Venezuela. La colaboración de los dos se basa en principios de igualdad y beneficio mutuo. Los lazos comerciales y económicos entre las dos partes son diversos, incluidos los acuerdos de petróleo por préstamo. Esta es una innovación de la cooperación Sur-Sur, un modo vital para la colaboración económica y comercial, y ha arrojado resultados fructíferos. El riesgo de la deuda entre China y Venezuela ha sido exagerado. Venezuela tiene las mayores reservas de petróleo del mundo y China es el mayor importador de petróleo. Esto brinda la posibilidad de controlar su riesgo de deuda a nivel macro.

Algunos afirman que el gobierno de Maduro habría colapsado hace mucho tiempo si no hubiera sido por el apoyo económico de China. Claramente subestiman las capacidades del gobierno de Maduro. Cabe señalar que el gobierno tiene bastantes partidarios y que su base política no es tan vulnerable como lo describen los medios occidentales.

Venezuela ha estado pasando por severas sanciones de los Estados Unidos y otras naciones occidentales. También ha sido amenazado por la intervención militar. La interferencia externa ha penetrado fácilmente en el país a través de su mecanismo político interno. Todos estos factores se han sumado a la agitación política y económica del país. La historia de Venezuela refleja el deseo de igualdad y justicia de las personas de los países en desarrollo, y también reveló cuán difícil es realizar su deseo bajo el sistema occidental. Bajo la sombra de la hegemonía geopolítica de EE. UU., es aún más difícil.

Las finanzas estatales venezolanas se basan principalmente en el petróleo. Es una razón importante por la que su política y economía son frágiles. Dadas sus luchas internas políticas, una transformación económica exitosa es difícil de lograr. Pero a pesar de todas las dificultades, la comunidad internacional notó que el gobierno de Venezuela busca la diversificación económica.

La gira china del presidente Maduro dará lugar a muchas conjeturas de los medios occidentales. Pero deberían ser más realistas.

Fuente: Global Times
Foto/Archivo