Lectura dramatizada de Juanita, la esposa de Armando Reverón, se presentará en Carayaca

La lectura dramatizada de «Juanita», inspirada en el universo personal y la relación de hermandad y fidelidad que mantuvo con su esposo, el pintor Armando Reverón; escrita por el dramaturgo Pablo García Gámez, a cargo de la actriz Annie Ferrer y con la participación especial, en escena, de la artista plástica Yramis Narváez, tendrá lugar en la sala Garage Teatral, ubicada en la calle Bolívar de Carayaca, estado La Guaira, este miércoles 10 de mayo, Día Nacional del Artista Plástico, desde las 5:30 pm y con entrada gratuita.
La propuesta escénica de la actriz y directora, Annie Ferrer, aspira a crear algo más que una instalación plástico-escenográfica porque convoca al público espectador a una experiencia de convivencia para reescribir aspectos del pasado cultural venezolano, en el teatro del siglo XXI.
«Juanita», (Montes, Mota, Ríos, del apellido no hay certezas sino ambigüedades que se repiten en el transcurso del tiempo), quien ejerció su dominio en la Corte de Muñecas que habitaron el Castillo de Punta de Mulatos, brindará a los espectadores la oportunidad de conocer la sencillez y el candor de una mujer a la que Reverón comparaba con una virgen.
Con su voz nos revelará palabras que nos dejarán sentir la tristeza que la habitó. Al día siguiente de su muerte, ocurrida el lunes 21 de agosto de 1972, en el Hospital Vargas de La Guaira, el periodista Luis Buitrago Segura, en el diario El Nacional, evoca y reivindica la figura de Juanita como «La Dulce y Nostálgica Muñeca Viviente en Sepia, Azul y Blanco del Gran Armando Reverón», en un reportaje desplegado en cinco columnas de la página 12 del cuerpo C.
Juanita Reverón fue sepultada sin dolientes y deudos. El pariente más cercano que tenía era una bisnieta del general José Antonio Páez, de nombre Mercedes Córdova Páez de González. Juanita formó parte de esa sociedad que inventó Reverón para sus tareas artísticas y cotidianas. A ella le correspondió la difícil misión de ser la única persona que aceptó Armando Reverón, en su vida. Los pintores Manuel Cabré, Pascual Navarro, Pedro Vallenilla Echeverría, Manuel Vicente Mujica, Luis Rawlinson y Soledad Ferdinandov acompañaron sus restos a su última morada.
En la lectura dramatizada, la música e iluminación corren por cuenta de Juan Bautista Maestre. La dirección es de Annie Ferrer, quien además personifica a «Juanita». Ferrer dice sentirse agradecida con el público que le acompaña en lo que considera «una maravillosa experiencia que decidí hacer realidad en mi terruño natal: Carayaca».
La actriz convirtió su espacio de trabajo diario en una íntima sala de teatro para todos los habitantes de Carayaca, la parroquia más extensa de La Guaira: «La alegría es inmensa», finalizó.
T y F/Prensa HC