Inició tras una marcha pacífica|Más de 80.000 belgas protestan contra los recortes

En la protesta han participado 80.000 personas, según la Policía, y 100.000, según el convocante frente sindical, formado por la Federación General del Trabajo de Bélgica (FGTB) , la Central de Sindicatos Cristianos (CSC) y la Central General de Sindicatos Liberales Belgas (CGSLB).

La marcha empezó a las 09H00 GMT y recorrió de norte a sur la capital belga hasta llegar a la estación de trenes donde los líderes sindicales pronunciaron sus discursos.

Desde hace doce meses se han producido más de una decena de protestas contra el Ejecutivo belga. Los asistentes, que han acudido esta vez con el lema «Para nosotros, nada más que migajas», rechazan la política laboral y social del actual Ejecutivo.

Un comunicado conjunto de los sindicatos denuncia que, tras el pacto político alcanzado hace un año, «a los empleados y a las personas que reciben beneficios sociales no les quedan más que migajas, después de un año del nuevo gobierno».

Los sindicalistas sostienen que existen alternativas a las medidas del sistema fiscal belga, que beneficia “únicamente a las grandes empresas y al capital”, recoge la agencia de noticias española EFE.

Exigen una mejoría del poder adquisitivo, un cambio fiscal que traslade una parte de la carga a los que más tienen y programas que permitan trabajar a las personas de los colectivos más vulnerables.

Pese a que empezó pacíficamente, la manifestación concluyó con enfrentamientos entre la Policía y parte de los manifestantes. Según indican medios locales, unas 200 personas vestidas de negro y embozadas lanzaron ladrillos contra las fuerzas de seguridad, que a su vez respondieron con cañones de agua y cápsulas de gas lacrimógeno.

Un policía fue herido en estos enfrentamientos, que resultaron en la detención de tres manifestantes. También ocurrieron otros incidentes de menor calado, como lanzamientos de piedras y o destrozos de mobiliario urbano, informa la radiotelevisión pública francófona RTBF.

Según las cifras oficiales, más de 125 millones de personas de toda la Unión Europea (UE) —alrededor de un cuarto de la población total del bloque—, o bien viven en la pobreza o se sitúan en el umbral de sufrirla.

La crisis de deuda ha llevado a los gobiernos de la UE a aplicar duros recortes en sus sistemas de bienestar y difíciles reformas económicas que han provocado protestas masivas en muchos países europeos.

Fuente/Hispantv