Mayoría en la ONU exige cese de medidas coercitivas en medio de la pandemia de Covid-19

La Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) aprobó una resolución ómnibus para la Respuesta Integral y Coordinada a la Pandemia del Covid-19 en la cual se incluyó un párrafo propuesto por la delegación de la República Bolivariana de Venezuela que exige el cese de la aplicación de medidas coercitivas unilaterales en contra de naciones soberanas.

Durante la reunión de la Asamblea General de la ONU, la delegación de Alemania, en nombre de la Unión Europea, solicitó que el párrafo venezolano fuese sometido a votación, y la propuesta nacional se aprobó por amplia mayoría, pues recibió el respaldo de 84 países.

La propuesta de Venezuela, que fue incluida en el proyecto de resolución, dice: “Insta encarecidamente a los Estados a que se abstengan de promulgar y aplicar unilateralmente medidas económicas, financieras o comerciales que no sean compatibles con el derecho internacional y la Carta de las Naciones Unidas y que impidan la plena consecución del desarrollo económico y social, particularmente en los países en desarrollo”.

La resolución, en la que se hace un llamado a fortalecer la cooperación y la solidaridad internacionales para contener, mitigar y superar la pandemia y sus consecuencias, fue sometida a votación a solicitud de la delegación estadounidense, en razón de su rechazo al reconocimiento que hace el texto al papel crucial que ha desempeñado la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la lucha contra el coronavirus.

La resolución, cuyas negociaciones se prolongaron por más de cinco meses, fue aprobada con 169 votos a favor, dos en contra (Israel y Estados Unidos) y dos abstenciones (Hungría y Ucrania). Se trata así del primer documento negociado de manera intergubernamental en la Asamblea General de la ONU como respuesta a la Covid-19. En lo subsiguiente, será este texto el que sirva de marco para todo lo referido a la respuesta coordinada de la comunidad internacional a la pandemia.

En este sentido, el embajador alterno de la República Bolivariana de Venezuela ante la ONU, Joaquín Pérez Ayestarán, expresó en su cuenta Twitter @japerezve que la aprobación de la resolución es “un reconocimiento de la comunidad internacional a los efectos negativos que tienen las sanciones contra nuestros pueblos. Son acciones ilegales que socavan los esfuerzos nacionales en la lucha contra el Covid-19 e impiden el acceso a insumos, equipos médicos, medicinas y alimentos”.

Finalmente, el diplomático venezolano señaló que los 13 países (Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Corea del Sur, Ecuador, Estados Unidos, Georgia, Israel, Japón, Reino Unido y Ucrania) que se opusieron a la inclusión del párrafo de rechazo a las medidas coercitivas unilaterales fueron derrotados por la mayoría de los Estados miembros de la Asamblea General de la ONU, lo que es un triunfo para los responsables de la comunidad internacional y para los que defienden el multilateralismo y el derecho internacional.

T/ Redacción CO, Mppre
F/ Cortesía
Caracas