Inicio » Multipolaridad

Partido Popular y PSOE no logran generar un mensaje diferente al dicotómico: “Nosotros o el caos”

España se dirige a un nuevo proceso electoral

14 marzo 2016 | Haga un comentario

Después del fracaso del segundo debate para realizar la investidura del candidato del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Pedro Sánchez, se abre un periodo de dos meses para que se presenten otras opciones para formar Gobierno, pero es improbable. El pueblo español va a tener nuevas elecciones

Por primera vez en la historia democrática española, desde 1976, un candidato aspirante a Presidente del país no logra los suficientes votos para ser investido para el cargo.

En el primer intento, Pedro Sánchez recibió el respaldo de 130 diputadas y diputados, pero para ser investido requería 176 votos. Votaron por él los 89 del PSOE, 40 de Ciudadanos y un voto que correspondió al diputado de Nueva Canarias. En la segunda votación, que se realizó 48 horas después, el viernes 4 de marzo, el candidato socialista obtuvo 131 votos a favor, ya que Ana Oramas, de Coalición Canaria (CC), cambió la abstención por el voto afirmativo, pero todavía le faltaron 45 votos para ser investido como Presidente del Gobierno español.

Para el periodista y analista político español Alejandro Fierro, se está “viviendo un escenario inédito en el país”.

–¿Qué valoración tiene sobre estos resultados y lo que implican para España?

–Todos los candidatos han jugado un poco a la base del miedo. En especial, los dos grandes partidos (PSOE y Partido Popular) que es un juego que les ha funcionado muy bien en los 40 años de democracia. Nosotros o el caos. Nosotros somos los constitucionalistas, estos (partido Podemos) son los anticonstitucionalistas. Nosotros somos la gente de orden, estos son los terroristas. Siempre han hecho esa dicotomía y ahora mismo han vuelto a jugar a eso porque no saben hacer otra cosa. Llevan tantos años jugando a eso que son incapaces de tener otro mensaje diferente.

Pero “buena parte de la población ha perdido el miedo, de repente no la población mayor, pero sí esa parte más joven”.

Que España se esté dirigiendo a un nuevo evento electoral no es lo fundamental, “Mariano Rajoy va a seguir siendo el presidente en funciones y no pasa nada por ir a nuevas elecciones. El cortoplacismo de la política y también lo mediático influye mucho en la percepción de que por no formar Gobierno se camina por el alambre al Apocalipsis y no se camina por ese alambre al Apocalipsis. ¡En absoluto!”, expresó.

Para el periodista, que reside en Venezuela, España es un país con una institucionalidad muy sólida. “Es una enorme maquinaria que se levanta todos los días y funciona, como en Venezuela, en donde hay una institucionalidad que existe, que trabaja y cada mañana la gente se levanta y va para el trabajo. Por supuesto, habrá que dilucidar el tema electoral, pero no pensemos que el país está al borde del fracaso por esto”.

“Estamos al borde del fracaso porque hay un 25% de desempleados, porque hay 12 millones de personas que viven por debajo del umbral de la pobreza, 500 familias son desalojadas de sus casas cada día por no pagar la hipoteca y porque hay un millón y medio de personas jóvenes, excepcionalmente bien preparados, que han tenido que emigrar, por eso estamos al borde del abismo, pero no porque no se consiga formar Gobierno”, aseveró.

“Ahora vienen dos meses en los que puede intentar formar Gobierno cualquier candidato, pero lo veo muy difícil”, afirmó el comunicador social.

LA BRECHA GENERACIONAL Y EL NICHO POLÍTICO

En la campaña electoral incide que España es uno de los países más envejecidos del mundo, indicó Fierro, y agregó que ese hecho es el que genera “el nicho de votos del PP y del PSOE”.

“Cuando el PP endurece la política penitenciaria o la política de seguridad ciudadana (“Ley Mordaza”), no está dirigiéndose a la gente joven que vota por Podemos o que puede votar por Izquierda Unida (IU) u otra fuerza, está hablándole a esa masa de gente mayor que consume preferentemente televisión, no son usuarios de las redes sociales ni de la información alternativa y, por tanto, en ellos, sí calan los mensajes del miedo”, dijo.

Tanto el PP como el PSOE, quieren ser reconocidos como el partido del orden, “de la estabilidad”. A ese sector de gente mayor “la inestabilidad le asusta mucho. Es a lo que Rajoy se refiere una y otra vez, al hablar de la ‘gente de bien’, la gente normal que vota y después se queda en su casa. Ese es el tipo de votante que quieren”, afirma.

“Todo el mundo busca no ser señalado como el culpable de la falta de gobernabilidad del país. Pero esto es algo absurdo.

Bélgica estuvo un año entero sin Gobierno. ¿Se hundió Bélgica? No se hundió. ¿En Bélgica se dio una pobreza generalizada? Nunca la pobreza es generalizada.

Simplemente hubo un Gobierno en funciones hasta que llegaron a un acuerdo”, afirmó.

–¿Qué papel juega Ciudadanos en la política de España?

–Para comprender cuál es el rol de Ciudadanos hay que saber que el Partido Popular “es un partido muy exitoso en cuanto intenta englobar toda la derecha española. Pero llega un momento en que se encierra tanto en sus posturas, está tan capturado por los guiños del catolicismo, que comienza a perder ciertos apoyos en la parte más ilustrada de la derecha, la que puede ser muy liberal en temas sociales, pero en lo económico es completamente economía de mercado. Entonces, surge una cara nueva, una cara más joven, que es Ciudadanos. Es el rejuvenecimiento de la derecha.

Ciudadanos es una derecha más “Europa del norte”, explicó Fierro. “Un poco más presentable, más decente, en lugar de una derecha, en muchos aspectos cavernícola, en muchos aspectos reaccionaria, que no se quita el lastre de las dictaduras de las que emerge. Y esto es algo muy común con la derecha de Portugal y de Grecia”, dijo.

–Es una organización política de derecha promovida por una serie de actores económicos y políticos que, “de una forma muy inteligente, vieron que si no creaban una tercera pata, que podría ser como los liberales británicos, correrían el peligro de no ser mayoritarios en un futuro”, expresó.

–¿Inciden, para la gente mayor, los hechos de la guerra civil 1936-39?

–En España “olvidamos las heridas, olvidamos el franquismo. Olvidamos que había un Gobierno legalmente constituido, al que se le da un golpe de Estado. Como ese golpe de Estado fracasa deviene en guerra civil y en esa guerra civil ganan los golpistas y caemos en una dictadura. Se hizo tabla rasa y no se mira al pasado. Entonces, para esta gente mayor, la de ahora, su referencia es la última etapa del franquismo y la época de la transición. Ese es su marco de referencia: dos grandes partidos (PP y PSOE) y los perciben como los partidos del orden”, relató el periodista.

“Salirse de eso, para esta gente mayor, es totalmente catastrófico”, acotó, y para la gente joven la República española tampoco es un referente, “la juventud española, con una capacitación más o menos profesional, está preocupada por su empleo, por sus prestaciones sociales, por la sanidad y por la vivienda”.

Explicó que la nueva generación española ni siquiera está movida por el debate Monarquía-República. “Según las últimas encuestas del Centro de Investigaciones Sociológicas, la monarquía es la institución más valorada en España en estos momentos. Y, probablemente, si hiciéramos un referéndum, la gente querría seguir teniéndola, porque no se percibe como el problema”.

Destacó que si se tuvieran que señalar los problemas de España, la gente habla de “que los políticos son un problema, los periodistas son un problema (los medios), la economía es un problema, el desempleo es un problema, pero la monarquía no califica como un problema”.

Para ejemplificar, se refirió a lo que ocurrió en el año 1998 en Venezuela. “¿Sobre qué cabalgó el comandante Hugo Chávez Frías? De una situación desastrosa, donde la gente sentía que las políticas neoliberales les estaban asfixiando, y propone una salida al neoliberalismo”, arguyó.

Explicó que la gente “son siempre del aquí y del ahora y es lógico que así sea. Podemos ha sido bastante exitoso en saber olfatear las preocupaciones de la gente”.

“Creo que un Gobierno popular es muy diferente de uno populista, que es aquel que le dice a la gente lo que quiere oír. Una formación popular era Chávez y también es Podemos. Es la que le habla a la gente de lo que la gente está pensando, y eso no es tan fácil de detectar. Creo que tanto Chávez como Podemos manejaron propuestas diferentes para países diferentes con un nexo en común: la mejora de la calidad de vida de la gente asfixiada por las políticas neoliberales, por una parte, y lo segundo, una apelación a una democracia más participativa y menos representativa”, afirmó.

“Esos nexos comunes, no los inventa ni Podemos ni Chávez, eso está en el sentir de la gente, desde que Espartaco se rebela contra los romanos. Es decir, las revoluciones o los procesos nunca son gotas aisladas, son procesos larguísimos en el tiempo continuo”, dijo.

Fierro reflexionó sobre cómo lo que ocurre en España no es un hecho aislado.

“Es parte de un proceso que comienza con la crisis del año 2007, se acentúa, en ese enorme período de movilizaciones del 2007 al 2011, tiene su punto álgido con el movimiento del 15-M, que son los que ocupan las plazas y surgen nuevas formaciones rupturistas, como Podemos, Las Mareas, En Común, entre otras, y se tienen enormes éxitos electorales y este es un proceso más: el intento de formar Gobierno, es parte de un largo proceso de emancipación, de lucha, de lo viejo contra lo nuevo”, expresó.

“Sea cual sea el Gobierno”, o si hay “nuevas elecciones, tampoco va a ser el final, seguirá el proceso”, concluyó.

DERECHOS CIVILES Y LIBERTADES PÚBLICAS VULNERADOS

Para Alejandro Fierro la democracia española tiene grandes “zonas de sombra” como las que se refieren a los derechos civiles y las libertades públicas, en las que considera se ha vivido un “retroceso” notorio con la aprobación de las reformas a la Ley de Seguridad Ciudadana, también conocida como la “ley mordaza” y al Código Penal, en 2015, por la mayoría parlamentaria del Partido Popular.

“A medida que se ha ido agudizando la crisis económica y con el surgimiento de grandes protestas como el 15-M y el movimiento de los Indignados. A partir de ahí el poder ha utilizado, valga la redundancia, el poder” para limitar los derechos, las libertades públicas, “como una maniobra para acallar las grandes protestas en la calle”, explicó.

Indicó que, “bajo el pretexto de la seguridad ciudadana, lo que hacen es limitar las libertades públicas, fundamentalmente de protestas, manifestaciones, desobediencia civil por los desahucios, incrementando las penas de cárcel y las multas. Lo de las multas es particularmente importante, por que te conduce a la muerte civil”.

Pero además castigan o atacan a las nuevas formaciones políticas emergentes a través de la criminalización. “Así tenemos concejales de las nuevas fuerzas emergentes que son denunciados ante los tribunales por un tuit o por unas declaraciones”.

Explicó que el caso del concejal de Ahora Madrid, Guillermo Zapata, se basa en unos comentarios en torno a los límites del humor que realizó hace cinco años en su cuenta Twitter sobre un chiste sobre judíos y otro sobre Irene Villa, una víctima de ETA.

Hoy Zapata se enfrenta a una condena de hasta dos años, según el Código Penal vigente en el momento de escribir el chiste entrecomillado referente a Irene Villa y las niñas de Alcáser. Es de señalar que dos de los tres jueces que obligaron a reabrir el caso han sido apartados de los juicios por corrupción que afectan al PP por su afinidad con el partido de Mariano Rajoy.

El caso del tuit “lo han llevado a la Audiencia Nacional, que es un tribunal especial que se encarga de delitos como narcotráfico, atentados contra la Corona o contra el Gobierno, pero también de los delitos de terrorismo. La pena siempre es superior cuando viene vinculada al terrorismo”, manifestó Fierro.

“Decía un juez que cuando ETA tenía actividad armada los delitos de enaltecimiento del terrorismo, venían a ser 6 o 7 al año, pero desde que ETA ha dejado la actividad armada, son aproximadamente 40.

Parece que a alguien en España no le interesa que desaparezca ETA”, contó el analista político español.

“Tenemos el caso de los titiriteros que denuncian en una obra de títeres un montaje policial y se les acusa de enaltecimiento del terrorismo. Esto está hecho claramente no para castigar a los titiriteros, sino a quien los contrata, que es la Alcaldía de Madrid, en manos de las fuerzas progresistas Ahora Madrid”, sentenció.

Lo más importante en estos casos, agrega, es la vinculación con el terrorismo. “Hay una utilización política de estos delitos para atacar al adversario”, advirtió.

Para finalizar expresó que en el caso de los titiriteros y el concejal Zapata se ha querido desviar el debate a los límites de la libertad de expresión, “cuando para mí el debate central gira en torno a los límites del poder, ¿quién tiene el poder?, ¿para qué lo ejerce?.

Y ¿cómo lo ejerce? Creo que eso debería ser el debate ahora en España”.

T/ Ana Maneiro
F/ María Isabel Batista

Haga un comentario.

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.
El Correo del Orinoco no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. No se permitirá la inclusión de números telefónicos, los mismos serán eliminados por su propia seguridad. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Caracteres restantes: 1000