Inicio » Avances, Multipolaridad

Tras el temor de atentados terroristas

Europa blindada para esperar el 2016

31 diciembre 2015

Los efectivos custodian monumentos y lugares de culto, patrullan las calles, pueden organizar una evacuación y además montar un cordón de seguridad en caso de identificar algún paquete sospechoso

Numerosos países europeos refuerzan este jueves la seguridad para las fiestas del fin de año y la llegada del 2016, en un intento de blindarse y minimizar el temor esparcido tras los atentados del 13 de noviembre en París.

Esos hechos, que provocaron 130 muertos y cuya autoría fue reclamada por el grupo terrorista Estado Islámico (EI), pusieron en evidencia la vulnerabilidad del denominado viejo continente, ante lo cual las alarmas se dispararon por toda la región.

En casos como Bélgica la amenaza aparece concreta: durante los últimos días la policía detuvo a ocho personas por sospechas de que planeaban atacar espacios públicos y céntricos en la llamada Nochevieja.

De ahí que el alcalde de Bruselas, Yvan Mayeur, decidiera cancelar las grandes celebraciones -entre ellas el tradicional lanzamiento de fuegos artificiales- con el objetivo de evitar las concentraciones de personas.

Los festejos belgas quedarán limitados a los ámbitos reducidos de familias, amigos, restaurantes y cafeterías, en un país que concentra la atención pues al parecer fue clave en la preparación de las agresiones de la capital de Francia.

También en Turquía las autoridades reportaron el arresto de dos individuos -presuntos miembros del EI- sospechosos de planear para esta noche atentados suicidas en Ankara.

En los operativos del arresto, la policía encontró en sus viviendas bombas y chalecos con explosivos, en tanto se presume que pretendían atacar instalaciones cercanas a la plaza de Kizilay, donde miles de personas se reúnen para celebrar el fin de año.

Ante el riesgo, las fuerzas de seguridad decidieron aumentar los dispositivos de vigilancia en la capital y en la occidental ciudad de Estambul -la mayor del país y de Europa-, principalmente en lugares céntricos que atraen a grandes multitudes.

En Londres, más de tres mil agentes estarán movilizados para garantizar el desenvolvimiento pacífico de los festejos, muchos de los cuales irán armados, advirtió hace pocos días la policía de la capital de Reino Unido.

Aunque no existen informaciones concretas de posibles ataques, la medida busca garantizar la tranquilidad de los miles británicos y extranjeros que, como de costumbre, salen a la calle.

También España anunció un aumento de la vigilancia y precisó que en la Puerta del Sol, la plaza más famosa de Madrid y donde se suelen reunir miles de personas, serán desplegados unos 600 uniformados de las policías Nacional, Municipal y de la Guardia Civil.

Las medidas llegarán a otros sitios de la capital dado el incremento del 15 por ciento en el dispositivo de seguridad, en correspondencia con el nivel cuatro de alerta antiterrorista decretado en el país ante el riesgo elevado de comisión de atentados.

Francia, por supuesto, activó uno de los planes de vigilancias más amplios, con 10 mil policías desplegados en el país.

Los efectivos custodian monumentos y lugares de culto, patrullan las calles, pueden organizar una evacuación y además montar un cordón de seguridad en caso de identificar algún paquete sospechoso.

T/Prensa Latina
F/Archivo