Inicio » Multipolaridad

Un contingente de médicos, y no de tropas, brinda ayuda a las y los sobrevivientes

Héroes del “Batallón 51″ llevan la esperanza a Haití”

27 enero 2010

La periodista D´yahana Morales, enviada especial del Correo del Orinoco en Haití, narra la experiencia de las y los compatriotas que arriesgan sus vidas en Puerto Príncipe para salvar otras en la devastada nación antillana. En la casa de un pastor religioso de tendencia pentecostal, la comunidad de La Grenade recibe asistencia médica por parte de la misión venezolana

Médicos venezolanos se apostaron en la comunidad de La Grenade, una barriada popular que no había recibido ningún tipo de asistencia desde el terremoto

Haití ha perdido su cotidianidad. Sus principales edificaciones fueron devastadas por el terremoto del pasado 12 de enero, y ahora la capital alberga a miles de rescatistas, periodistas, ingenieros especializados en administración de desastres y sobre todo médicos que levantaron hospitales de campaña en los lugares más insospechados.

La República Bolivariana de Venezuela fue el primer país en brindar ayuda humanitaria a la isla, incluyendo un total de 20 profesionales de la medicina pertenecientes al Batallón 51 del Ejército (Misión Barrio Adentro).

“Estamos realizando labores de jornadas médico asistenciales e inmunizaciones, se hace entrega de medicamentos y sillas de ruedas para casos extremos”, explicó el doctor especializado en medicina del desastres de la Universidad de Cuba Eudoro Godoy.

Durante la última semana, los hombres de blanco venezolanos se han apostado en la comunidad de La Grenade, una barriada popular que no había recibido ningún tipo de asistencia médica desde el día del evento natural.

“Esta zona de Haití fue el epicentro de terremoto registrado a principios del año y sufrió muy graves consecuencias. Sus habitantes resultaron con todo tipo de lesiones y no recibieron atención especializada, muchos ni siquera lavaron sus heridas, porque ninguna ayuda se trasladó a la zona”, comentó.

Los casos más frecuentes localizados entre los integrantes de las 1.200 familias que habitan en el barrio, son traumatismos, enfermedades de la piel y como casos de consultas, hipertensión arterial.

Esperan  epidemias

A juicio de Pedro Salazar, epidemiólogo del batallón de médicos venezolanos, en este momento la isla se encuentra a la espera de la propagación epidemias.

Hay evidencias de un posible brote de leptopirosis dada la cantidad de ratas presentes en toda la isla, a consecuencia del número de cadáveres en las zonas devastadas, estructuras colapsadas y la basura de las calles a lo que se suma cochineras ubicadas en áreas urbanas y aguas negras que corren libremente en las calles; por este motivo estamos aplicando rodeticida además de toxoide tetánico tanto en niños como adultos”, afirmó.

Otro de los riesgos es la propagación de diarreas y de fiebre tifoidea, estas últimas enfermedades crónicas de los habitantes de la isla en condiciones normales a lo que se suma la presencia de vectores como zancudos que generan de dengue y malaria.

Dados los antecedentes de salud de la población haitiana, los médicos esperan la posible ocurrencia de cuadros diarréicos, enfermedades y afectaciones respiratorias y leptoespirasis.

De pastor a paramédico

Médicos venezolanos se apostaron en la comunidad de la Grenade, una barriada popular que no había recibido ningún tipo de asistencia desde el terremoto

En la casa del pastor Marteen Daleus, los médicos venezolanos apostaron su tienda de campaña para atenciones asistenciales.

“La comunidad recibe el nombre de United y haciendo honor a su nombre se ha unido para ser más fuerte. Yo me siento muy contento de recibir ayuda venezolana: ayuda de un pueblo hermano. Mucho más me hubiese gustado contar también con repartición de comida y agua, pero debo ser conforme y dar gracias a Dios por tener vida, salud y poder ayudar a mi gente. Acá hay mucha afectación porque el barrio está en una zona alta y compuesto por dos veredas, las cuales cedieron ante el movimiento de la tierra, sólo quedó la parte central. Somos fieles creyentes de la Iglesia de Dios en Cristo con tendencia Pentecostal y eso fue lo que nos salvó: nuestra fe”, dijo.

Las y los pacientes

Yisel Quese fue hasta la casa del pastor para ser atendida por los médicos. “Tengo miedo de enfermarme por eso vine hasta acá. Traje a mis dos hijos para que les pongan inyecciones. Yo perdí todo cuando tenía en el terremoto y ahora vivo sobre cajas de cartón que agarré de la basura del mercado”, dijo.

Por su parte Fafan Edua, de 7 años de edad dijo que no le dolió la aguja. “Estoy viviendo mal. Duermo en la calle con una telita encima. No he visto a mis amigas, que vivían cerca ”, dijo

La niña agregó que le gustaría poder estudiar de nuevo, pero que su escuela se cayó. “Si algún día estudio, seré médico para ayudara a gente como este señor que me puso la aguja en el brazo”, asintió.

Al hospital de campaña llegó también María Chalin José, de 26 años de edad, estudiante de filosofía. “El día del terremoto estaba en la escuela y una pared me cayó encima y me lesionó la rodilla izquierda. Una monja que vivía cerca me curó pero me duele mucho y está caliente. Los doctores me atendieron en la calle, en una cama improvisada. Ahora estoy mejor. Tengo que venir para hacerme las curas y me dieron unas pastillas que me voy a tomar”, asintió.

Cero violencia

Los médicos venezolanos comentaron que la población de Haití no es violenta tal y como se ha señalado en los medios de comunicación privada.

“Los ciudadanos haitianos son generosos, pacíficos y agradecidos por ser tomados en cuenta. Muchos que hablan castellano se han acercado a nosotros para ofrecer sus servicios de intérpretes, se organizan ellos mismos y hacen sus colas. Eso sí, los niños lloran muchísimo más por temor que por el dolor de la vacuna, ya que la gran mayoría nunca ha sido chequeado por un médico”, explicó el doctor Godoy.

Los patriotas

Los integrantes de la misión médica venezolana “Batallón 51” presentes en tierras haitinas son: Javier Festa, de nacionalidad argentina; Miguel Vásquez, Félix Rondón, Edwin Batista y Ángel Mota, todos de Républica Dominicana. Los venezolanos: Giovani Salazar, Marcos Muñoz, Juan Carlos Lara Ramírez, Azahel Medina, Rogelio Acosta, Orlando Isaac, Jorge Yanez, José Alberto Ferrer, Eudoro Godoy, Jonathan Newman, Rodney Millán, Carlos Tapo y Pedro Salazar, les acompañan Zureman Trauce de Mary y Sahid Key de Bélice.

T/D´yahana Morales
F/ Oscar Arria/Enviados Especiales
Puerto Príncipe
1 Comentario
re dijo:

arriba el batallon 51. medicos de vocacion.