Inicio » Avances, Multipolaridad

Exigen a las autoridades celeridad en la investigación

Indígenas defenderán y continuarán lucha ambientalista de Berta Cáceres

7 marzo 2016 | Haga un comentario

Los activistas no permitirán que empresas hidroeléctricas apoyadas por el Gobierno del presidente Juan Orlando Hernández exploten las aguas del río Gualcarque

El pueblo lenca e indígenas mexicanos dejaron claro que continuarná y defenderán la lucha ambientalista de la líder hondureña Berta Cáceres desde sus territorios; la organización “Amigos de la Tierra México” ofrecerán este lunes una conferencia de prensa para exigir a las autoridades celeridad en la investigación de su asesinato, ocurrido el pasado jueves en el sector La Esperanza (oeste), a fin de dar con los culpables.

Los activistas no permitirán que empresas hidroeléctricas apoyadas por el Gobierno del presidente Juan Orlando Hernández exploten las aguas del río Gualcarque.

“Nosotros vamos a seguir en la lucha, porque no queremos que nos quiten el agua del río”, afirmó María Mercedes Gómez, de 61 años, quien acompañó en las protestas contra las hidroeléctricas a quien también fue la coordinadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh).

La madrugada del 3 de marzo, dos encapuchados irrumpieron en la vivienda de Cáceres, ubicada en La Esperanza, situada al noroeste de Tegucigalpa, pese a que ya había recibido amenazas de muerte y a propósito de ello, medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Gómez recordó que desde que llegó a la zona en 2013, Cáceres convocaba a los indígenas y vecinos de la comunidad de Agua Zarca, en Santa Bárbara, a manifestarse contra la construcción de represas. Primero contra una compañía china que al final desistió de realizar las obras y luego a causa de las construcciones de Desarrollos Eléctricos Sociedad Anónima (DESA).

DESA se encargó de desviar el cauce del río del que se beneficiaban con maquinarias y “tenemos que seguir (protestando), organizarnos más allá e ir a defenderlo”, recalcó Gómez. Unas 700 familias se sumaron a la protesta y la indígena, Francisca García, de 39 años, lamentó que algunos de los habitantes “están a favor de la compañía”.

María Mercedes no justificó a las personas que apoyan a las compañías hidroeléctricas, porque vendieron la tierra o recibieron dinero de esos grupos y “apoyan a los militares, policías y guardias desplegados por la empresa y el gobierno”, subrayó.

Berta será recordada por indígenas en Centroamérica por su incasable batalla contra la mano de obra imperial que solo se dirigían a sus tierras ha intentar despojarlos. Rechazó el racismo del patriarcado y el sistema capitalista. Su activismo estuvo marchado por el fuerte repudio y liderización de movilizaciones contra el antiimperialismo en Honduras y fuera del país, así como por su enérgico rechazo al golpe de Estado financiado y apoyado por los Estados Unidos, “que fue el inicio de la entrega del territorio nacional a las empresas transnacionales en detrimento de los derechos del pueblo Lenca y de los hondureños”, afirma su familia.

“¿Nos comprometemos a luchar para que desaparezca DESA? ¿Nos comprometemos a seguir con firmeza la causa por la que Berta dio la vida?, preguntó Gómez  a la multitud, durante un oficio religioso antes del entierro, el sacerdote jesuita Ismael Moreno y todos contestaron que sí.

En tanto, esperan justicia y que las autoridades hondureñas aclaren por qué fue asesinada la líder indígena.

El pasado viernes, el Secretario de Seguridad, Julián Pacheco Tinoco, anunció que habían detenido a un sospechoso del crimen y testigo bajo protección que podían esclarecer el caso, pero aún no han ofrecido detalles acerca de quién es el detenido y el testigo y que pasará con ellos durante la investigación.

No descartan que haya sido un homicidio planificado, debido a las constantes amenazas de las Cáceres que era objeto.

Texto/telesur
Foto/Archivo

Haga un comentario.

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.
El Correo del Orinoco no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. No se permitirá la inclusión de números telefónicos, los mismos serán eliminados por su propia seguridad. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Caracteres restantes: 1000