Inicio » Avances, Multipolaridad

Con vistas a relanzar 48 plantas atomoeléctrica

Japón prepara endurecimiento de seguridad nuclear

10 enero 2013

Se trata de obligar a las empresas a construir infraestructuras con mejores equipos de enfriamiento urgente, muros de contención más altos en previsión de tsunamis y otras medidas de protección

Los reguladores del sector nuclear en Japón debatirán este jueves un endurecimiento de las normas de seguridad con vistas a relanzar 48 plantas atomoeléctricas detenidas tras el accidente nuclear de Fukushima en marzo de 2011.

Se trata de obligar a las empresas a construir infraestructuras con mejores equipos de enfriamiento urgente, muros de contención más altos en previsión de tsunamis y otras medidas de protección.

El accidente nuclear de Fukushima ha contaminado una amplia región para varias décadas y ha ocasionado el desplazamiento de 160 mil personas hacia sitios seguros.

Los criterios de los directivos de la nueva instancia de control, con funciones separadas del Ministerio de Industrias, se difundirán a finales de este mes, mientras la decisión definitiva se adoptará durante el próximo verano, según el diario Nikkei.

De otro lado, el primer ministro japonés, Shinzo Abe, reveló su pretensión de ampliar el presupuesto destinado a reconstruir las áreas afectadas por el terremoto, tsunami y el posterior accidente nuclear del 11 de marzo de 2011 en Fukushima.

Abe presidió este jueves una reunión con todos los ministros de su Gabinete, durante la cual enfatizó en la necesidad de redoblar los esfuerzos para restaurar la zona y hacer tangibles los avances.

En julio de 2011, el Gobierno del ahora opositor Partido Democrático aprobó una partida de unos 200 mil millones de dólares para la reconstrucción de Fukushima durante un periodo de cinco años.

El primer ministro japonés orientó a su Ejecutivo para que redacte medidas, a presentar la próxima semana, con el objetivo de evitar que personal no calificado ejecute las faenas de descontaminación.

Shinzo Abe tomó en cuenta así una crítica formulada este miércoles por el viceministro de Medio Ambiente Shinji Ionue en cuanto a la lentitud y mala calidad de las tareas de limpieza de material radiactivo en Fukushima.

Según el diario Asahi Shimbun, la higienización de esos lugares carece de profesionalidad y la basura originada por la hojarasca, los desechos y el agua de los alcantarillados se ha vertido en ríos cercanos.

De acuerdo con las normas japonesas, el agua utilizada para limpieza de edificios o calles debe ser purificada para después liberarla hacia el entorno, mientras que los desechos sólidos requieren de almacenamiento hasta tanto sea posible reciclarlos.

Fuente/PL