Inicio » Avances, Multipolaridad

Durante su investidura

Nuevo presidente catalán llamó a conectarse con el pueblo en camino a la independencia

10 enero 2016

“Sin estas herramientas dejamos de ser una nación para convertirnos en una resignación. La política si es resignada es mecanografía, no tiene alma, no tiene espíritu, por tanto no tiene capacidad de conectar con la gente”, señaló

Durante su investidura como nuevo presidente de la comunidad autónoma de Cataluña, Carles Puigdemont exhortó este domingo a sus aliados a conectarse con el pueblo catalán, para así continuar con el proceso de soberanía iniciado durante la gestión pasada de Artur Mas.

“Todos sabemos cuál es el encargo que se hacen los ciudadanos, es nítido para quien quiera verlo o quien quiera esconderlo. Hemos iniciado el proceso para dotar a Cataluña de esas herramientas indispensables que le den capacidad de respuesta a las necesidades del presente y a las esperanzas del futuro”, aseguró Puigdemont en transmisión de Telesur.

Desde el hemiciclo del Palacio de la Generalidad, en Barcelona, el exalcalde del municipio Girona se dirigió al pueblo catalán por primera vez y en presencia de los diputados de Junts pel Sí (Juntos por el Sí) y la Candidatura d’Unitar Popular (Candidatura de Unidad Popular-CUP), quienes lo invistieron como presidente, llamó a valerse correctamente de la política.

“Sin estas herramientas dejamos de ser una nación para convertirnos en una resignación. La política si es resignada es mecanografía, no tiene alma, no tiene espíritu, por tanto no tiene capacidad de conectar con la gente”, señaló Puigdemont.

El también periodista mostró su disposición de continuar la ruta independentista, que tuvo su aprobación en el Parlamento catalán el pasado 9 de noviembre con una votación de 75 votos a favor, 63 en contra y ninguna abstención.

“Es el tramo más complejo que vamos a recorrer. Y lo haremos con éxito”, aseveró Puigdemont.

Este domingo los partidos independentistas evitaron la repetición de las elecciones, producto de un convenio que permitió la suma de seis diputados de la CUP, más los 62 de Junts pel Sí, con lo que obtuvieron la mayoría absoluta de 68 parlamentarios necesaria para investir al presidente de la generalidad.

T/ AVN