Inicio » Avances, Multipolaridad

Cerca de 231 niños habrían sido víctimas

Presentan pruebas de abuso sexual a menores en coro dirigido por hermano de Benedicto XVI

15 enero 2016

La revelación se produce en el marco de la investigación sobre el escándalo de pederastia que aún envuelve a los Gorriones de la Catedral de Ratisbona, Alemania, el coro más antiguo del mundo, pero señalado por los hechos ya citados

El abogado alemán Ulrich Weber, reveló nuevas pruebas que confirman el abuso a menores que fueron miembros de un coro dirigido por el hermano del papa emérito Benedicto XVI.

Cerca de 231 niños (a) habrían sido víctimas de maltrato e incluso vejaciones sexuales durante los 30 años que Georg Ratzinger, estuvo a cargo de la agrupación musical perteneciente a la iglesia católica germana.

La revelación se produce en el marco de la investigación sobre el escándalo de pederastia que aún envuelve a los Gorriones de la Catedral de Ratisbona, Alemania, el coro más antiguo del mundo, pero señalado por los hechos ya citados.

Según el jurista a cargo del caso, la cifra de abusos es tres veces mayor que la reconocida en el pasado por el propio Vaticano. “Los casos denunciados incluyen delitos que van desde caricias hasta violación, pasando también por abusos físicos, como retención de alimentos y palizas”, agregó.

Las primeras acusaciones por abuso sexual se hicieron públicas en 2010, cuando Franz Wittenbrink, un conocido compositor, declaró a la revista alemana “Spiegel” que había sido objeto de agresiones mientras formó parte del coro.

Se conoce que por estos hechos estaría, señalados al menos 10 religiosos que habrían cometido los crímenes en 1953 y 1992. El hermano del antiguo pontífice, se desligó un año después donde posiblemente se hayan llevado a cabo más abusos, que quizás, sigan en reserva hasta hoy.

Luego de encenderse la polémica hace más de seis años, Georg Ratzinger, negó estar en conocimiento de la violencia y los abusos sexuales llevados a cabo durante décadas en el centro. “Esas cosas nunca se discutían”, afirmó en defensa.

Por último, Weber sostiene que la mayoría de los supuestos perpetradores ya fallecieron y no se espera que el resto enfrenten cargos penales porque los presuntos delitos ya perdieron fuerza por el tiempo transcurrido, de acuerdo a lo establecido en las leyes del país germano.

Fuente/Telesur