Inicio » Avances, Nacionales, Economía

Tomás Sánchez rompe el silencio sobre Unovalores

“Nunca he viajado con el interventor Rafael Ramos de la Rosa a Estados Unidos”

9 diciembre 2010

Con este caso, los exdueños de la casa de Bolsa pretenden crear una cortina de humo para desprestigiar las investigaciones que demuestran el fraude que cometieron con las inversiones de terceros

Tomás Sánchez: Me quieren sacar del camino porque se desbarataron negocios ilegales millonarios

“La única vez que viajé este año a Estados Unidos fue el 12 de abril para participar en el juicio como representante del Estado por el Banco Latino que está en proceso de liquidación, la cual fue autorizada debidamente por el Ejecutivo como corresponde en estos casos. Nunca estuve acompañado por el interventor de Unovalores, Rafael Ramos de la Rosa”, manifestó el superintendente Nacional de Valores, Tomás Sánchez al mostrar su pasaporte en el que está el sello de inmigración con la fecha de ingreso en Estados Unidos.

La acusación que ha realizado por la prensa nacional el dueño de Unovalores Casa de Bolsa, asegura Sánchez, es fácil de desmontar porque las autoridades estadounidenses tiene todos los registros de entradas y salidas del país. “Más aún tratándose de funcionarios venezolanos, que lo pasan por la línea de revisión, nosotros mantenemos una línea política divergente con la de Estados Unidos”, puntualizó.

Tomás Vásquez, ex dueño de la casa de Bolsa Unovalores, no tiene como demostrar las afirmaciones que ha realizado al FBI, sin embargo yo posee las pruebas que serán consignadas todas a los tribunales que le siguen el juicio al ex interventor de Unovalores, Rafael Ramos de la Rosa, en Miami.

Lo que se esconde detrás de las declaraciones de Vásquez es su pretensión de crear una cortina de humo para deslastrarse de los manejos dudosos que cometió al frente de Unovalores. “Pretende levantar una matriz de opinión para desprestigiarme y de esta manera evitar que sigan los investigaciones sobre los manejos dudosos, por la acción inescrupulosa de un interventor de una de esa casa del bolsa”, denunció el Superintendente.

A esta hora las investigaciones de las autoridades buscan unir las piezas del ajedrez. Se preguntan si Ramos de la Rosa es parte de un juego macabro para desprestigiar el trabajo de las autoridades destinado a desmontar las mafias del mercado bursátil venezolano que echó por tierra ganancias millonarias o es una acción individual, de una persona que actuó de manera delictiva movido por la ambición personal. “Estamos tratando de unir los cabos sueltos de todo este entramado corrupto que está ligado a los banqueros prófugos”, dijo Sánchez al asegurar que por eso lo quieren sacar del camino.

CASO DE HURTO

Él aduce en declaraciones a la prensa que fue estafado por la vicepresidenta de tesorería y el vicepresidente de operaciones de esa institución, quienes fueron los causantes de la quiebra de Univalores. La realidad es otra, aseguró el Superintendente con los documentos en la mano.

Vásquez otorgó sin ninguna garantía financiamiento a empresas, de las cuales algunas eran de sus familiares y allegados, que nunca se pagaron. “Aquí hubo un hurto mediante una triangulación con un conjunto de cuentas que partía del Banco del Sol, a través de la tesorera Jordana Berg”, explicó Sánchez.

Tomás Vásquez junto con su socio, José Luis Pichardo, transfirió y vendió toda la cartera de terceros en una operación que se punteó a través de Valcredi Casa de Bolsa, cuyo destino final de esos fondos fue el Banco del Sol y de ahí fueron transferidos a una cuenta en Panamá de otra casa de bolsa que está en liquidación, por un monto superior a 9 millones de dólares.

“La lista de irregularidades es larga y notoria, -según explica el Superintendente-, tenemos la constancia de otra transacción similar por cerca de 5 millones de dólares. Nada más en estas dos operaciones se desviaron 14,5 millones de dólares, describió el superintendente Nacional de Valores. Todo ese dinero no llega a uno valores. Hicieron una triangulación perfecta. Dispusieron de títulos de la cartera de terceras personas, lo cual es un delito. Pretendía con ese dinero comprar Banco del Sol”.

Producto de las auditorías se dictaminó que los dueños de Unovalores dejaron la cuenta en el exterior, en el banco estadounidense Mongan Stanley, con un saldo de 3,96 dólares.

LOS ANTECEDENTES

Unovalores Casa de Bolsa fue intervenida el 17 de diciembre de 2009, para lo cual fue nombrado como interventor Rafael Ramos de la Rosa.

Después de casi un año de gestión, el funcionario fue detenido en octubre por agentes del FBI al recibir un cheque por 750.000 dólares como parte del pago que presuntamente había solicitado a Tomás Vásquez, ex propietario de Unovalores casa de bolsa.

Rafael Ramos De la Rosa se declaró inocente en un tribunal federal de Miami, acusado de extorsionar al ex dueño de Unovalores por 1,5 millones de dólares.

Ramos De la Rosa, interventor de Unovalores, permanece detenido en Miami. También se le acusa de haber utilizado medios como el correo electrónico para llevar a cabo sus presuntas actividades de extorsión.

Ramos De la Rosa afronta penas de hasta 20 años de cárcel por cada una de las acusaciones, reseñó Efe.

El funcionario presuntamente pidió $2 millones a Vásquez, que luego bajó a $1,5 millones, para presentar un informe favorable de la casa de bolsa ante la Comisión Nacional de Valores.

Las autoridades estadounidenses grabaron las conversaciones telefónicas y tienen en su poder, números de cuentas bancarias y mensajes relacionados con la presunta extorsión.

T/ Manuel López
F/ Héctor Lozano