Inicio » Avances, Nacionales, Energía

Profesionales asumen el reto de ajustarse a las nuevas tecnologías

Amuay: 66 años a la vanguardia de la refinación en el mundo

3 enero 2016

La Refinería Amuay es la más grande del Circuito de Refinación de Petróleos de Venezuela, S.A., con una capacidad de procesar 635 mil barriles de crudo por día (MBD)

La Refinería Amuay, ubicada en el estado Falcón, cumple 66 años de aporte energético para el pueblo venezolano. Varias generaciones de trabajadores han contribuido con su talento para el funcionamiento de una instalación industrial que es referencia en el mundo.

Muchos cambios se han registrado en los suelos áridos de la península de Paraguaná desde aquel día, 3 de enero de 1950, cuando los habitantes de la región vislumbraron el cielo iluminado por los mechurrios. Amuay comenzó a operar con una capacidad de 60 mil barriles por día (MBD). Hoy, su capacidad instalada asciende a los 635 mil MBD, evidencia de la evolución y desarrollo registrado en sus más de seis décadas de operaciones.

Avances industriales, innovaciones tecnológicas y acciones de sabotaje son algunos de los retos que ha tenido que sortear Amuay para preservar su sitial de referencia en la refinación.

En 1977 PDVSA formuló programas para el cambio de patrón de refinación de sus operadoras, proceso que concluyó en 1983. Este proyecto tuvo el nombre de Modificación del Patrón de Refinación Amuay (MPRA) para aumentar la capacidad de procesamiento de crudos pesados en 150.000 BD, la producción de gasolina en 77.000 BD, y la de destilados en 30.000 MB, con la reducción de residuales de alto contenido de azufre.

La Refinería Amuay, junto con sus pares de Cardón y Bajo Grande, conforma, desde su integración, en 1997, PDVSA Centro de Refinación Paraguaná (CRP), Coloso industrial de Venezuela.

En diciembre de 2002, la refinería vivió un momento de silencio, cuando un grupo de dirigentes políticos, acompañado por sus seguidores, hoy extrabajadores, perpetró contra ella el ataque más feroz; el sabotaje que dañó y paralizó las plantas productoras de combustibles para el país.

Sin embargo, la voluntad de un contingente de hombres y mujeres patriotas se volcó para detener este ataque a la economía de Venezuela y su principal industria, e iniciaron, a la par de las otras instalaciones petroleras, la construcción de la nueva PDVSA con lealtad, experiencia y compromiso patrio.

Neisker Rosales, Ingeniero de Procesos, con 13 años de experiencia en PDVSA CRP, define lo que significa para las nuevas generaciones trabajar en Amuay: “Durante una jornada en la refinería no hay espacio para improvisaciones, por eso resalta la gran capacidad técnica y formación del personal del CRP. Las nuevas generaciones hemos tenido grandes maestros para seguir asumiendo con responsabilidad y compromiso los retos de la Nación”.

Katty Romero, Ingeniera de Procesos, resalta su visión, luego de ocho años en Amuay: “Trabajar aquí es mi pasión. Amuay es como mi casa, cada día es un reto y lo asumo con mucho compromiso patrio. Es gratificante saber que el trabajo que hacemos aquí tiene un impacto positivo para el pueblo. La empresa nos ha ofrecido innumerables oportunidades de formación para nuestro desarrollo integral”.

PLANES A FUTURO

Amuay tiene el reto de ajustar su patrón de refinación para procesar los crudos extrapesados ubicados en la Faja Petrolífera del Orinoco “Hugo Chávez”. Actualmente se ejecuta el Proyecto de Ampliación de Conversión Media y Profunda (PADMY), además de la construcción de la nueva planta de Hidrotratamiento de Nafta (HNAY) para bajar el contenido de azufre de las combustibles.

Los nuevos proyectos requieren del talento de los hombres y mujeres de la Industria. “Amuay es una refinería moderna. Cuando imagino el futuro, con todos los proyectos de desarrollo y crecimiento, me lleno de ilusión. Las nuevas generaciones estamos conscientes de la responsabilidad que tenemos al frente de tareas importantes para el cumplimiento del Plan de la Patria y la construcción de un país cada día mejor”, destaca Romero.

Neisker Rosales ofrece su visión a largo plazo: “Los proyectos de modernización de la Refinería Amuay le permitirán seguir a la vanguardia. Desde sus inicios, por su ubicación y tamaño, Amuay ha sido pionera en la implementación de nuevas tecnologías. La ecuación de talento, formación sociopolítica e instalaciones, permitirá seguir teniendo una empresa del pueblo y para el pueblo”.

Amuay arriba a 66 años como bastión de la nueva PDVSA, una empresa alineada con las políticas del Gobierno Bolivariano, comprometida con el legado del Comandante Supremo, Hugo Chávez, y que respalda al Presidente Obrero, Nicolás Maduro.

T y F / Prensa PDVSA