Inicio » Nacionales, Memoria

La lección del 23 de enero en testimonio de Manuel Vadell

Fortalecer la ideología revolucionaria para impedir que se vigorice la derecha

23 enero 2016 | Haga un comentario

La clase obrera, así como protagonizó la gesta heroica de 1958 debe insistir en la capacitación ideológica para detener la embestida de la derecha, que pretende hacernos desistir del ideal bolivariano y chavista, declaró el editor

Manuel Vadell: El espiritu del 23 de enero enero se inspiró en la unidad de todos los factores políticos

“La gesta heroica del 23 de enero demuestra que es imprescindible accionar por la formación ideológica revolucionaria que es lo que va a impedir que se vigorice una derecha apoyada por los EE UU, que amenaza con afianzarse en el país, golpeando a los venezolanos como golpea a otros pueblos del continente buscando hacerlos desistir del ideal de transformación de la sociedad”, declaró el editor Manuel Vadell, quien agregó que “ya estamos viendo la situación que empieza a vivir Argentina con el triunfo de un régimen de derecha”.

“Hay que estar bien capacitado para mantener el timón y seguir acompañando a los sectores progresistas de las Fuerzas Armadas, mayoritarios en este momento, porque tenemos un enemigo que puede tratar de horadar la unidad cívico militar bolivariana y chavista”, expresó.

En los años de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, Vadell fue dirigente estudiantil de la Universidad de Carabobo (UC), secretario general de la Juventud de Acción Democrática y presidente de la Federación de Centros Universitarios de la UC.

“Le atribuyo un papel protagónico al Partido Comunista, por encima incluso de Acción Democrática, que aparecía como el partido mayoritario y la lección, se la atribuyo a la clase obrera, principalmente”.

Enfatizó que también el estudiantado universitario “jugó un rol extraordinario al lado de la clase obrera en la acción contra el gobierno de Pérez Jiménez. Muchos estudiantes fueron perseguidos y asesinados y varias universidades fueron cerradas, entre ellas la UCV y la Universidad de Carabobo.

“Entre los militares, quiero destacar como uno de los grandes protagonistas del 23 de enero, al Coronel Hugo Trejo, que se alzó el primero de enero. Edité el libro La Revolución no ha terminado, escrito por Trejo en aquella época, el cual junto con la obra de Domingo Alberto Rangel, La revolución de la fantasía se encuentran entre los mas interesantes textos escritos sobre esa gesta.

En los hechos relacionados con el 23 de enero participé directamente porque era miembro de la juventud de AD y una de las misiones que me tocó cumplir fue ser correo de la Junta Patriótica para Aragua y Carabobo con el fin de pasar la propaganda para esos estados -contó.

“Unos años antes me habían sacado del Liceo Miguel Peña de Puerto Cabello porque la SN me quería llevar” agregó el editor.

“El Comandante de la Base Naval de Puerto Cabello intercedió para salvarme la vida y gracias a ello le dieron a mi mamá un mes para que me sacara del país. La situación en casa era muy difícil porque había muerto mi papa unos meses antes. Otra vez alguien me salva: el profesor de inglés del liceo, que era español, ayudó para que me enviaran a España”, recordó.

Por eso pasé cuatro años en Barcelona y regresé a finales del 57. Tras esos años de ausencia regreso a estudiar Derecho en la Universidad de Carabobo, pero al poco tiempo la dictadura cerró esa casa de estudios, “La SN ya no me conocía: eso hizo posible para mi, cumplir con la tarea”, indicó.

LA DICTADURA

“Hubo muertos de todos los bandos que se le oponían. El Partido Comunista y Acción Democrática fueron las organizaciones que perdieron mayor número de vidas de sus miembros más heroicos” dijo Vadell.

También hubo una cárcel muy famosa que producía espanto en aquel momento. Después, se recordaba con horror: “Se llamaba Guasina”.

ESPÍRITU DEL 23 DE ENERO Y DEL 4 DE FEBRERO

Aquí se había fundado una Junta Patriótica, cuyo presidente era el periodista Fabricio Ojeda, de URD, quien cubría la fuente de Miraflores. Esa Junta tuvo un papel destacadísimo para el éxito de la lucha contra la dictadura porque unificó a todos los partidos, los militares, la clase obrera y el estudiantado, al país entero, menos los partidarios del perezjimenato y los sectores reaccionarios.

Por eso se habla del espíritu del 23 de enero, que era la unidad de todos los factores políticos para alcanzar el éxito en la lucha.

“El espíritu del 23 de enero permitió que hace 58 años se reabriera la universidad de Carabobo y otras que se hallaban cerradas y que se eliminaron todas las policías represivas, quedando el orden público en manos de los sectores estudiantiles y de la clase obrera, eso hay que reivindicarlo y hay que subrayarlo. No pudo ir más allá debido a la traición”.

Por ejemplo el estudiantado padeció por alcanzar la democracia sin saber que con ella iba de nuevo a pagar un alto tributo con tantos estudiantes que cayeron muertos por la acción del régimen que ayudó a instaurar, que persiguió y reprimió al pueblo, provocando el surgimiento de las guerrillas.

Vadell se ubica en el presente y comenta: “Mirándolo desde hoy, fue equivalente, o tal vez superior, el espíritu del 4 de febrero, liderizado por el Comandante Chávez, que reivindicó a la Fuerza Armada, que antes estaba concebida para presionar y hostigar a la clase obrera y al estudiantado y hoy es nuestra aliada”.

A PÉREZ JIMÉNEZ LO TUMBARON LOS YANQUIS

El editor manifestó que es necesario decir que Pérez Jiménez cayó por acción de los Estados Unidos: “En 1958 decíamos: lo tumbamos los adecos y el Partido Comunista. No. Lo tumbó Estados Unidos. Los yanquis acabaron con el gobierno de Pérez Jiménez y fue por cuestiones de petróleo ya que se produjeron circunstancias que hicieron distanciar a los Estados Unidos del gobierno dictatorial y a la sazón había un trabajo desde Nueva York, de parte de Rómulo Betancourt para aprovechar la situación”.

Junto con Rafael Caldera y Jóvito Vallalba, que era el presidente de URD, Rómulo se reunió con los yanquis y firmaron un acuerdo: después de traicionar, los tres retornaron al país reconciliados con Estados Unidos como si no hubieran adversado a ese país porque había tumbado al gobierno adeco encabezado por Rómulo Gallegos, el gran escritor venezolano-agregó.

Gallegos fue echado de la presidencia en el año 48 a pesar de haber llegado a ella en forma consensuada por todo el mundo porque llegó a través de unas elecciones libres, donde le ganó a Rafael Caldera.

T/Mercedes Aguilar
F/ Archivo

Haga un comentario.

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.
El Correo del Orinoco no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. No se permitirá la inclusión de números telefónicos, los mismos serán eliminados por su propia seguridad. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Caracteres restantes: 1000