Inicio » Avances, Nacionales, Poder Popular, Opinión Libre, Economía

Columna de Ethos:

Hipermercado Bicentenario y la explotación

10 diciembre 2012

En la entrada del Bicentenario de Terrazas del Ávila, hay una venta de alimentos donde el patrón es privado, alguien que explota a otro con la complicidad del burócrata al que la Revolución Bolivariana le asignó el proyecto

En la entrada del Hipermercado Bicentenario, ubicado en Terrazas del Ávila, hay una venta de tequeños, otra de cocadas, de chicha y un montón de pequeños locales que son atendidos por personas que reciben un salario mínimo.

¿Eso quiere decir que son empleados del Hipermercado Bicentenario? No. El patrón es privado, alguien que explota a otro con la complicidad del burócrata al que la Revolución Bolivariana le asignó la responsabilidad de dirigir ese proyecto.

La primera responsabilidad del burócrata de Hipermercado Bicentenario, después de ofrecer precios bajos (cosa que no ocurre mucho) debió ser la de liberar a esas venezolanas y esos venezolanos que están allí sometidos desde que esa bodega pertenecía al capitalismo.

¿Es muy difícil retirarle la “concesión” al capitalista y entregársela a los trabajadores? ¿Será que el patrón privado tiene una receta única para la producción de tequeños y churros? No, son los mismos que venden en cualquier esquina de Caracas… son franquicias.

El burócrata de Hipermercado debe decirle al capitalista que se vaya, que se lleve su carrito de chicha y después ayudar a las personas que lo atienden a organizarse y quedarse con todas las ganancias de su trabajo.

Hipermercado Bicentenario incurre en eso que el presidente Hugo Chávez denuncia todos los días: el levantamiento de una obra que no toma en cuenta su contexto. ¿De qué puede valer lo que de bueno tenga este mercado si su director o presidente es cómplice de la explotación del hombre por el hombre?

Peor que eso: permitimos que el capitalismo se siga aprovechando no solo de nuestras capacidades sino de las oportunidades. ¿Cuánto le costó a esos empresarios hacer el “punto comercial” en esa concurrida entrada? ¿Será que hay miedo de que decaiga la venta de tequeños y churros si los trabajadores asumen su propio negocio?

¿La explotación laboral de unos venezolanos en un establecimiento de la Revolución pudiera ser asunto de los inspectores de gestión perfecta? ¡Cómo no!

T/ Douglas Bolívar
Caracas
2 Comentarios
Atenearojo dijo:

Aprovecho la oportunidad para denunciar también el Abasto Bicentenario de Judibana, en el Municipio Los Taques del estado Falcón, el cual tienen muchas deficiencias sanitarias (local sucio y deteriorado) las cuales se presentaban desde que era un CADA y no se han subsanado. Además los precios de las verduras y otros artículos tienen el mismo precio excesivo de los supermercados privados, creo que hay que hacer una revisión completa de esa cadena de abastos para verificar qué funcionario se está “beneficiando” con tantas irregularidades.

Yolanda Rojas Urbina dijo:

Yo no sé cómo se está manejando eso de los Mercados Bicentenarios, pero tengo la sensación de que no es precisamente el ideal revolucionario y socialista el que anima a sus administradores o a las personas que el Estado puso allí para atenderlos. He leído muchas cosas negativas y muchas denuncias sobre esos supermercados. Incluso de ventas al por mayor de electrodomésticos y otros productos entre sus mismos empleados para revenderlos después (esto lo leí en APORREA que pasaba en el de Plaza Venezuela). Si eso es cierto, deberían poner presos a todos porque amén de una inmoralidad es UN DELITO. Vamos a ver: ¿tenemos o no conciencia revolucionaria?. Eso no se requiere sólo para votar. Es para vivir y actuar en consecuencia. Si no somos capaces de proceder honestamente en todas nuestras acciones, no somos revolucionarios. ¿Y a quién perjudican esos fariseos? al pueblo, al proceso que tanto nos ha costado y al Presidente Chávez. ¡Un poquito de por favor!,