Inicio » Nacionales

Durante homenaje póstumo en el Palacio Federal Legislativo

José Vicente Rangel destaca valores éticos del contralor Russián

22 junio 2011

Subrayó que la designación del contralor general por parte de la Asamblea Nacional, obedeció a sus méritos y condición de hombre justo

Foto/Archivo

El periodista venezolano, José Vicente Rangel, destacó los profundos valores éticos y el compromiso con los ideales de justicia y de respeto por los Derechos Humanos que caracterizaron en vida al contralor Clodosbaldo Russián.

Rangel, quien estuvo a cargo de las palabras de despedida a Russián, durante la capilla ardiente realizada en el Palacio Federal Legislativo, sede de la Asamblea Nacional, recordó los años de lucha del hoy fallecido, en tiempos de la Cuarta República, donde éste fue torturado y encarcelado en campos de concentración.

“Ha muerto un hombre justo”, con esa frase inició su discurso el también ex vicepresidente de Venezuela, quien en todo momento reconoció la lealtad del exguerrillero a sus principios y sus valores.

“Su lucha permanente por los valores fundamentales, que para él eran una obsesión del deber y el compromiso”, dijo.

Recordó que Clodosbaldo permaneció por 7 años en la cárcel, primero en El Fortín de La Guaira y luego en el campo de concentración de la Isla de Tacarigua, víctima de esa “democracia de los teatros de operaciones, de la representación, que tuvo su máxima expresión en la Cuarta República, y que no puede volver a este país”.

Subrayó que la designación de Russián como contralor general de la República, por la Asamblea Nacional, obedeció a sus méritos y condición de hombre ético, cargo que a juicio de Rangel, no le agregaba nada a su vida, dado que “él estaba por encima del cargo”.

“Reivindicó la contraloría general (…) por eso las hienas de la oposición lo acosaban, trataron de descalificarlo y humillarlo (…) pero así como demostró coraje en la lucha concreta, en el combate, también lo demostraba en el accionar cívico”.

Visiblemente conmovido, finalizó su intervención agregando: “Descansa por tanto compañero en paz, porque no tienes nada en que arrepentirte por lo que fuiste o hiciste durante tu vida, compañero, camarada, hasta la victoria siempre”.

Texto/José Sinue Vargas
Foto/Archivo