Inicio » Nacionales, Caracas, Comunicación y Cultura

El diseño de la armazón se hizo con un programa especial

El mausoleo de Bolívar será a prueba de sismos

17 diciembre 2011

El edificio que albergará los restos del prócer tendrá una altura interior de 50 metros y una superficie de 100 metros cuadrados. Las lluvias retrasaron la fecha pautada para la inauguración del monumento

Para Francisco Sesto, ministro de Estado para la Transformación Revolucionaria de la Gran Caracas, el mausoleo de Simón Bolívar que se construye en el Foro Libertador ofrecerá una garantía para la conservación de los restos del Padre de la Patria.

En conversación con el Correo del Orinoco, explicó que el Panteón Nacional es una estructura de origen colonial que no tiene ninguna condición antisísmica, por lo tanto, el sarcófago del Libertador podría verse seriamente dañado en caso de un terremoto.

El mausoleo será una ampliación del panteón y contará con un amplio espacio con capacidad para 1.500 personas. Sesto apuntó que la estructura es sencilla y a la vez compleja.

“Sencilla porque es volumétrica y espacialmente es de una gran austeridad y sencillez”, acotó Sesto.

Contará con un tragaluz que permitirá el paso de la luz natural. La altura interior será de 50 metros y tendrá una superficie de 100 metros cuadrados. La forma de la nave es una réplica del perfil del Panteón Nacional.

Asimismo, la edificación es de una gran complejidad porque se emplea en su construcción tecnología de punta.

El ministro explicó que la estructura de acero tiene formas curvas y con casi tres mil nodos diferentes. El diseño de la armazón se hizo con un programa especial que solamente poseen tres empresas en Venezuela, aunque el montaje se hace de manera manual.

Para resaltar la magnitud de la obra, Sesto indicó que se utilizarán más de 53 mil pernos con sus correspondientes tuercas. Además, tiene 116 pilotes de 26 metros cada uno para garantizar la estabilidad del edificio, debido a que el terreno es complicado, como la mayoría de los suelos de Caracas.

Para asentar el suelo, se colocó un muro atirantado. Debido a las lluvias, se presentaron complicaciones en la ejecución de la obra, por lo cual, la inauguración pautada para el próximo hoy tuvo que ser pospuesta.

Tras la culminación del mausoleo, se construirá un estacionamiento de tres niveles, con plaza en su superficie. También se tiene prevista la sustitución de 800 viviendas para la renovación urbana del sector. Para Francisco Sesto, el plan es ambicioso y está a cargo de la Oficina Presidencial de Planes y Proyectos Especiales (Opppe), adscrita al Ministerio de Estado para la Transformación Revolucionaria de la Gran Caracas.

Informó además que se adelantan trabajos de restauración del Panteón Nacional para conmemorar este17 de diciembre la muerte del Libertador.

HISTORIA

El Panteón Nacional está ubicado en el terreno donde se encontraba la Iglesia de la Santísima Trinidad, construida en 1744 por Juan Domingo del Sacramento Infante e inaugurada el 15 de julio de 1780. En 1812 fue destruida por un terremoto. Posteriormente, se comenzó su reconstrucción y el 27 de marzo de 1874, el presidente Antonio Guzmán Blanco decretó que la edificación se convertiría en Panteón Nacional el 28 de octubre de 1875. Un año más tarde, fueron llevados los restos de Simón Bolívar, quien falleció en Santa Marta, Colombia, el 17 de diciembre de 1830, a los 47 años de edad.

ADELANTAN ACCIONES DE ADECUACIÓN DEL PANTEÓN NACIONAL

Fabiola Velasco, directora de acervo histórico del Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Interiores y Justicia, detalló las acciones que se adelantan para la restauración del Panteón Nacional como parte de lo que en el futuro contemplará además el acceso al Mausoleo del Libertador, actualmente en construcción.

“Hasta ahora se llevan 3 restaurados”, dijo la funcionaria sobre el proceso de recuperación de las 17 pinturas de Tito Salas que adornan los espacios del Monumento Nacional. “Podemos disfrutar de las pinturas con otra calidad visual con la iluminación original que le dio el autor”, acotó Velasco sobre el trabajo que han acometido para la reconstrucción de estas obras de arte que pasa por la eliminación de barnices viejos, así como la consolidación de las pinturas que están en la base del lienzo.

“La modernización de los servicios es importante por que alargan la vida del edificio”, explicó Velasco al comentar sobre la adecuación de los drenajes de aguas, el sistema de electricidad y los pebeteros ubicados en la entrada a la antigua iglesia de la Santísima Trinidad. “Son trabajos que no se ven pero son importantes para el edificio”, recalcó.

Por otra parte, la funcionaria adelantó que se ha realizado una investigación documental sobre las cúpulas y nervaduras del inmueble. “Son una composición de colores que para el próximo año se continuará” explicó Velasco sobre estas estructuras que originalmente fueron concebidas en barro vidriado de colores.

“Toda acción de restauración va de la mano de una investigación documental”, aseveró la entrevistada.

La especialista recomendó al público que desea visitar este monumento que, por los momentos, no está permitido el acceso del público al interior del edificio por motivos de seguridad industrial.

“No pueden estar los espacios abiertos en un proceso de obra”, comentó Velasco, quien además recomendó al público visitar la exposición que se inauguró ayer en la Biblioteca Nacional sobre la historia de esta edificación monumental. “Allí podrán apreciar elementos que han estado cerrados o aislados de las visitas al público por las obras”, agregó.

T/ Janet Queffelec Padrón-Heberto Hernández
F/ Andreína Blanco