Inicio » Avances, Nacionales, Política, Multipolaridad

Visitantes solicitaron nombramiento de embajador en Ottawa

Parlamentarios de Venezuela y Canadá realizaron intercambio para analizar intereses mutuos

16 noviembre 2011

“Esta democracia inclusiva tiene que seguir viva e intensa”, dijo Paulina Ayala

Pierrete Ringuette, Lawrence Macauly y Paulina Ayala (de origen chileno), parlamentarios canadienses. Sostuvieron ayer un intercambio con sus homólogos venezolanos, concretamente con Saúl Ortega, Luis Acuña, Marlene Contreras y Liris Velásquez.

Cada uno tomó la palabra indistintamente para ofrecer sus perspectivas de las relaciones entre Canadá y Venezuela. Acuña destacó la potencialidad del país norteamericano. Dijo que ambas naciones han tenido un fructífero en formación de personal, así como en las áreas de hidrocarburos y minerías.

Abogó por ampliar la cooperación a los temas de vivienda y agricultura, donde Venezuela tiene centrados sus esfuerzos.

“Creo que reactivar todos los planes de formación de talento seria bien importante”, acotó Acuña, quien solicitó a sus homólogos que “lleven el mensaje de que los venezolanos tenemos como meta producir mucho más beneficios para la sociedad. Nuestro énfasis es el ser humano”.

Ayala señaló que los venezolanos están viviendo un momento histórico cuyos cambios se van a manifestar en el tiempo. Rescató la aseveración del diputado Ortega cuando señaló que el Gobierno revolucionario había incluido a un pueblo que antes estuvo invisibilizado. “En eso ya no se puede echar atrás, son cosas que se avanzan y no se puede retroceder. Eso es fantástico”.

“Siento que ustedes están viviendo algo tan importante. Tienen conciencia de que las cosas no pueden ser como antes. Esta democracia inclusiva, que se legitima en la participación, tiene que seguir viva e intensa”, añadió Ayala.

DIFERENCIAS Y PUNTOS COMUNES

A su vez, el diputado Ortega insertó que la supervivencia de los humanos será tener acceso a los alimentos, que suben desmesuradamente por culpa de capitales especulativos. “La producción de alimentos es para nosotros estratégico”, dijo a sus pares canadienses.

Seguidamente explicó que el concepto de pobreza que tiene el Fondo Monetario Internacional (1,25 dólar por día) difiere del que se aplica en nuestro país. “En Venezuela la medimos de otras manera: pobre es el que no tiene satisfechas sus necesidades: vivienda, agua, electricidad, salud, educación. Esa es la gran batalla que tenemos desplegada en todo el territorio”.

Contó que otro objetivo esencial es el replobamiento del territorio, “un inmenso país subaprovechado. Es un desafío de este tiempo para los venezolanos”.

Ortega resaltó como punto de coincidencia con la oposición el no querer regresar a las políticas del pasado que derivaron en una profunda exclusión de tantos seres humanos. “Cómo marchar hacia delante es otro tema, ellos tienen una lógica y nosotros otra”

“El socialismo, definido por el presidente Chávez, es el buen vivir”, resumió Ortega para los visitantes. Y agregó: “Eso llegó para quedarse”.

Ayala retomó la palabra para indicar su percepción de que los venezolanos “están viviendo un momento importante en la historia y pueden ser un ejemplo de cambios. Tienen que ser capaces de hacer las bases para que esto permanezca en el tiempo, este proyecto social tiene que perdurar en el tiempo”.

Para cerrar, Ringuette destacó que ambos países comparten muchos valores y pidió continuar con el diálogo, al punto de que encareció a sus anfitriones que transmitan a la Cancillería venezolana “nuestra más sincero deseo de que pronto designen un nuevo embajador ante Ottawa para programar estos encuentros. Sería un verdadero éxito”.

T/ Douglas Bolívar
F/ Héctor Rattia