Inicio » Nacionales, Regiones, Poder Popular, Ambiente y Ecologia, Alimentación

El fundo de 93 hectáreas fue recuperado por el Gobierno Bolivariano

La producción de cacao de la Hacienda San Jorge emerge del olvido de sus dueños

6 febrero 2012

Los campesinos del poblado del mismo nombre, organizados en unidad de propiedad social, lograron cosechar este año más de 1.300 kilos de almendra seca de buena calidad, expresó Luis Roberto Espejo

Después de más de 20 años de estar abandona, los agricultores barloventeños, con apoyo del Gobierno Bolivariano, lograron poner a producir la Hacienda San Jorge. La cosecha de este año fue de 1.300 kilos de cacao, mientras que en Chachicamo, otra hacienda cercana rescatada por la Revolución, se extrajeron 700 kilos de almendra, dijo Luis Roberto Espejo, trabajador de la estatal Corporación Socialista, mientras sacaba el fruto de los cacaotales.

“Esta cantidad es distinta al total de fruto que se extrajo, porque el peso que se reporta es el de la almendra seca. Cada mata rinde cerca de un kilo, pero las de la hacienda San Jorge se han estado recuperando, tienen 30 años y no se han limpiado en su totalidad, falta una parte. Son 93 hectáreas, de las cuales la mayoría se la había tragado el monte”, exclamó el vocero del colectivo que vive en la población aledaña a la finca.

La comunidad de San Jorge nació a la sombra de la hacienda de cacao del mismo nombre en Barlovento, cerca de la población de Caucagua, en el estado Miranda. La cosecha del producto, que en la época colonial dio origen al remoquete de los “grandes cacaos” para aludir a la oligarquía venezolana, comienza en septiembre y termina en febrero, mes en el que va declinando la producción y comienza el tiempo para realizar el cuidado de las cacaotales.

Espejo comanda el grupo de agricultores que trabajan en esa hacienda, una de los predios de la región de Barlovento que fue recuperado por el Gobierno Bolivariano. “El fundo de 93 hectáreas fue abandonado por sus dueños, no siguieron con la cosecha del rubro. Por eso razón el Gobierno Bolivariano decidió apoyar a los pobladores de la región y activar ese cultivo en la zona”, explicó el vocero de la comunidad de San Jorge.

En la zona aledaña a San Jorge también se está recuperando la hacienda Cachicamo. “Nos hemos constituido en Unidad de Propiedad Social (UPS) para llevar adelante estas labores. El propósito es levantar la producción de estos sembradíos”, agregó el agricultor que ha dedicado su vida a trabajar en los fundos del cacao.

LIMPIA Y PODA

“De los cacaotales hay que estar pendientes todo el año, de lo contrario, la naturaleza se apodera de la tierra. La hacienda hay que limpiarla, acorralarla, podar las matas y sembrar los cambures. Tanto el monte, como las plantas parásitas son invasivas y te pueden dañar el cultivo si no las cortas a tiempo”, expresó el trabajador de la Corporación Socialista del Cacao.

Espejo expresó que en el sembradío se realizan cuatro limpias al año y las matas se podan tres veces. Las labores de limpieza del terreno son fundamentales para que hierbas como la piragua no acorralen el tronco del árbol y evitar que las enfermedades la dañen.

“Mire este animalito -señaló al mostrar una pequeña rama desprendida de un cacaotal- es la roseta roja, un parásito que se le pega a la mata y la va dañando, como lo hace el comején en otras plantas. Hay que estar pendientes de todos estos detalles y fumigarla para evitar que las pestes la enfermen”, declaró el especialista.

Realizan una poda primaria, la secundaria y la agresiva. Esta última se realiza cuando el cacaotal está muy dañado, muy feo, se le corta casi completamente y se le injerta un pilón donde sale el tronco de la raíz, se espera que prenda y cuando se ve crecer el injerto la mata vieja se corta completamente”, describió Espejo.

EL MEJOR DEL MUNDO

Los agricultores llevan cinco años trabajando en esas tierras

En las haciendas de Barlovento se cosecha un cacao de alta calidad, “pero en el pasado fue mucho mejor, consideró Espejo. “Con el tiempo los cultivos se fueron ligando con un fruto llamado trinitario, que proviene del cruce con otras especies que se trajeron de varios países”.

Las matas de la Hacienda San Jorge tiene cerca de 30 años y produce al almendra trinitaria. La Corporación Socialista del cacao está desarrollando semilleros con frutos del cacao porcelana, “el mejor del mundo que se encuentra en los sembradío de Chuao en Aragua y en la zona Sur del Lago, estado Zulia”, precisó este agricultor que comenzó a los nueve años a trabajar con este fruto.

Con el fruto en la mano, Espejo desmenuzó con sus uñas una de las semillas. “Este grano es casi todo morado, aunque el cacao de esta hacienda, vea, tiene trazas de blancas de cacao porcelana, especie de semilla completamente blanca. Mire, esta almendra es media blancuzca y media morada, este es el grano predominante en estos predios”, comentó el campesino barloventeño.

La meta que se han propuesto es ir cambiando el cacao trinitario por el porcelana. “Estos cambio se irán realizando poco a poco. En la medida que se vayan dañando las matas viejas se van suplantando. Es un trabajo inmenso, solo en la hacienda San Jorge se debe preparar las 93 hectáreas de terreno para poder sembrar. Requiere una inversión muy grande tanto en el empleo de personas como de reales”, agregó Espejo.

CAMINO A LA AUTOGESTIÓN

Rescatar la hacienda del monte ha sido una labor ardua. “Llevamos cinco años en este trabajo. La comunidad de San Jorge emprendió esa tarea gracias al apoyo del Gobierno de Chávez”, expresó Yaritza Zarabia, una luchadora de la comunidad.

En la asamblea de ciudadanas y ciudadanos se elige al grupo de compañeros que van a trabajar en la hacienda. Se escogen 15 personas que laborarán por dos meses.

Después de culminada ese período se vuelve a realizar otra asamblea para escoger a otras 15 personas. Así se van rotando los habitantes del lugar para darle la oportunidad a todas y todos de que tengan unos ingresos extras.

La Corporación Socialista del Cacao pone el dinero de manera semanal para el pago de las remuneraciones del personal. “Funciona como un proceso de formación que se fundamenta en la práctica. Es un trabajo continuo que se realiza a lo largo del año. Esto garantiza una mayor rotación de la gente por todos los procesos. Se le ofrece la oportunidad a la mayoría de las personas que estén en capacidad y disposición para el trabajo”, explicó espejo.

Una vez que estas haciendas estén a plena producción y se hayan sistematizado los procesos, las UPS pasarán a manos de los consejos comunales de la zona. “Estamos en un proceso de entrenamiento. Conocemos los procesos pero necesitamos incorporar modernas técnicas para tratar las plantas que nos van a proporcionar la Corporación Socialista del Cacao”, expresó Víctor Julio Ortega, trabajador de la Hacienda San Jorge.

DEL CAMPO A LA PROCESADORA

La dinámica de trabajo se hace de manera coordinada. La UPS recolecta la fruta y después de extraer la semilla se envía al centro de acopio de la corporación estatal, donde se somete a un proceso de secado.

Desde los almacenes en los que se seca la semilla se envían en sacos hacia la planta de procesamiento. En Barlovento el Gobierno Bolivariano construyó, hace cinco años, la Procesadora de Cacao Oderi.

La Planta Procesadora de Cacao, está ubicada en El Sitio de Oderí, entre las poblaciones de Juan Díaz y Mango de Ocoita, parroquia Panaquire del municipio Acevedo, fue instalada con el objeto de optimizar el proceso productivo del cacao en la región, a través del cual se obtiene licor, manteca, polvo y torta de cacao.

Esta planta es pieza fundamental de la Ruta del Chocolate, en el estado Miranda, porque le brinda la posibilidad a los pequeños productores organizados de participar en el circuito completo de producción y mejorar la rentabilidad de sus cultivo.

“Nosotros tenemos una motomula en la que cargamos el producto, lo llevamos al patio del centro de acopio. Después se pone en unos cajones por ocho días. Cada tres días se va moviendo para que logre una mejor fermentación, luego de ese lapso se echa al patio para el secado que dura unos cuatro días. Cuando uno lo apreta y el grano cruje es que está listo para embalarlo en sacos de sesenta kilos “, relató Espejo.

TIERRAS FÉRTILES

San Jorge es una de las poblaciones aledañas a la capital del Municipio Acevedo, Caucagua, en el estado Miranda. En la época colonial fue un área que contó con cierta prosperidad por la actividad agrícola. Sus tierras son de extraordinaria fertilidad, propicias para la instalación de las grandes haciendas cacaoteras.

Hugo Palacios,vocero del Consejo de Productores Guillermo Ribas que agrupa a 168 consejos comunales de la subregión de esa Barlovento explicó que el cultivo tiene una larga tradición que ahora, con el apoyo del Gobierno Bolivariano, esperan recuperar para darle el auge de antaño.

“El país está organizado en cinco regiones de región capital, central, occidental, llanera y oriental. Para impulsar el cultivo en todo el país es necesario resolver una de las aignaturas que tenemos pendiente, lograr un mejor preciopor el el grano”, destacó la semana pasada en una reunión de productores con una procesadora ubicada en Guatire.

VOCES DE LOS CACAOTEROS

Luis Roberto Espejo

“Tengo dos años trabajando para de la Corporación Socialista del Cacao. Soy el jefe, encargo de coordinar el trabajo en al Hacienda San Jorge”.

Víctor Julio Ortega

“Vine de los Andes y me quedé aquí en Barlovento. Me gusta la agricultura y senté raíces en esta tierra. Formé mi familia con mi esposa y mis hijas”.

Yaritza Sarabia

“Crecí en el poblado de San Jorge y me he dedicado a las actividades del campo. Gracias al presidente Chávez estamos saliendo adelante con la hacienda de cacao”.

T/ Manuel López
F/ Héctor Lozano