Inicio » Avances, Nacionales, Comunicación y Cultura

El tema se debatió en el segundo Congreso Internacional de Saberes Africanos

Son puentes de integración la historia y la cultura de los pueblos latinoamericanos y caribeños

4 mayo 2015 | Haga un comentario

“No debe haber color de piel que nos separe”, ya que tenemos puntos de vista comunes, señaló el coordinador del Centro de Saberes Africanos, Juan Roberto Torres

Rescatar la memoria histórica del mundo africano y del Caribe con el propósito de impulsar la lucha por la independencia y profundizar los procesos de integración de los pueblos caribeños y latinoamericanos, fueron los objetivos fundamentales del Segundo Congreso Internacional de Saberes Africanos, Caribeños y de la Diáspora: El Caribe que nos une.

El planteamiento pertenece al coordinador del Centro de Saberes Africanos, Juan Roberto Torres, quien aseguró que es sumamente importante rescatar la historia, la cultura y el pensamiento político, “todo lo que tiene que ver con nuestros antepasados”.

Recordó que el comandante Hugo Chávez en varias ocasiones dijo: “África es nuestra madre y patria, porque de allí surge todo”. Por eso, señaló que en su momento el líder de la Revolución Bolivariana, “nos invitó a identificarnos con el sur, con África y con los países de Caribe”.

La declaración la ofreció Torres al Correo del Orinoco con motivo del congreso efectuado del 22 al 24 de abril en la Fundación Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos (Celarg); la jornada se hizo como parte del IV aniversario del Instituto de Investigaciones Estratégicas sobre África y su Diáspora.

La historia, la cultura y el pensamiento político de los pueblos, señaló, son puentes de integración, de solidaridad y de unión de las naciones, tal como lo enseñó en su época Simón Bolívar.

Consideró fundamental “saber nuestro pasado, saber de donde venimos, para saber a donde vamos”. Asimismo, rescatar la conciencia histórica, nuestros propios valores, para “no depender de los valores occidentales y europeístas, que no tiene nada que ver con nuestra cultura”.

“EL MERCADO ES UNA NUEVA RELIGIÓN”

En cuanto a los valores que las culturas occidentales han utilizado, mencionó en primer lugar, el orden económico internacional; en está época de globalización, con su carácter neoliberal, el mercado “es un Dios, es una nueva religión”.

Torres manifestó que actualmente uno de los valores es “cuanto tienes, cuanto vales. Es la competencia y la zancadilla”.

Por eso, al referirse a los valores que es necesario y crucial rescatar, precisó la solidaridad, la amistad, la fraternidad, la unidad de los pueblos; que las personas entiendan, entre otras cosas, que “no debe haber color de piel que nos separe”, ya que tenemos puntos de vista comunes.

Sostuvo que todos esos valores fueron soñados por Bolívar y fueron rescatados por el comandante Hugo Chávez: “Esos valores hay que ponerlos sobre la mesa. Tenemos muchos valores en común. En un momento determinado las sociedades, los pueblos y los gobiernos se unen, forman frentes solidarios y nuevas formas de integración”.

“CHÁVEZ NOS DEJÓ BLINDADOS”

En esa línea, Torres resaltó que el presidente Chávez “nos dejó blindados”, al referirse a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

“Cuando quieren atacar a Venezuela, los gobiernos y los pueblos se levantan en una sola voz de protesta contra el imperio que quiere imponer su visión hegemónica del mundo”, afirmó.

Hasta los momentos, recordó, Estados Unidos no ha ratificado ninguna convención de derechos humanos; no obstante, certifica quién viola o no los citados derechos. “¿Quien lo certifica a ellos”, se preguntó.

El vocero enfatizó que “no tienen ni valores, ni la autoridad moral para imponer esa visión de dominio. Quiere imponernos sus modelos de democracia, de consumo, de mercado, incluso el religioso, como se lo impusieron a nuestros antepasados”.

Por ello, expresó, se debe luchar contra esos valores, y en su lugar “imponer nuestros valores y cultura”. El objetivo, señaló, es que respeten nuestros puntos de vista. La visión del mundo, la religiosa, la económica, “nuestros grandes héroes Bolívar, Martí, rescatar nuestra historia y tradiciones”.

En esa dirección, señaló que el citado congreso es un encuentro de diversas culturas, “donde no se trata de imponer la cultura del otro, sino convivir, respetar”.

Sin embargo, Torres aclaró que no todo lo que “viene de afuera es malo”, ya que hay valores culturales foráneos de mucha importancia e impacto, como los legados universales de la música y la literatura.

INTEGRACIÓN SUR-SUR MÁS QUE NORTE-SUR

Con la llegada de la Revolución Bolivariana, por decisión gubernamental se les dio un espacio a los afrodescendientes para que luchen por sus derechos en Venezuela, indicó el coordinador del Centro de Saberes Africanos, Juan Roberto Torres.

“Hace mucho tiempo ese espacio estaba negado y se ha rescatado a partir de los años 2004 y 2005”, apuntó.

En los gobiernos de la Cuarta República, indicó, en la política internacional los asuntos de África y el Caribe “no tenían importancia”; no así para Chávez, quien impulsó una fórmula de integración “Sur-Sur, más que Norte-Sur”.

“Se trata de una estrategia geopolítica, para unificarnos, y llevar adelante el gran sueño de Simón Bolívar: la unión; el Congreso de Panamá, que fue saboteado en su época por los Estados Unidos. Seguir buscando fórmulas de integración, no solo de los gobiernos, sino también de los pueblos”, comentó.

Como ejemplo, expresó que deben estar presentes los indígenas y los afrodescendientes, cuyas poblaciones son muy fuertes en el Ecuador, en la zona de Los Andes, en Perú, en Colombia y otros países: “Hay muchas cuestiones que han sido olvidadas por la historia, porque la historia la escriben por lo general los vencedores, y los pueblos quedan de lado”.

Pero, destacó, con los “nuevos bríos que han tenido los gobiernos progresistas y la reactivación de los movimientos sociales en América Latina, como los movimientos afrodescendientes e indígenas, se trata de rescatar esos valores. No solamente desde los gobiernos, sino desde abajo. Lo que se denomina la diplomacia de los pueblos”.

Estimó crucial que los pueblos “presionen para luchar por su intereses” y también que se respeten las culturas y las constituciones de las naciones de la región.

T/ Leida Medina
F/ Ángel Dejesús

Haga un comentario.

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.
El Correo del Orinoco no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. No se permitirá la inclusión de números telefónicos, los mismos serán eliminados por su propia seguridad. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Caracteres restantes: 1000