Inicio » Avances, Nacionales, Judiciales y Seguridad, Educación

Mujeres y hombres serán certificados como licenciados

La UNES comenzó formación especializada en custodia penitenciaria

17 septiembre 2012

En los núcleos de la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad se desarrollarán los cursos de formación para las y los aspirantes que tendrá una duración de seis años

Comenzó el Programa Nacional de Formación Penitenciaria en los seis núcleos de la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad (UNES) ubicados en Caracas, Aragua, Anzoátegui, Táchira, Trujillo, Aragua, Lara y Zulia. Se trata de un plan destinado al enseñanza de mujeres y hombres que se convertirán en profesionales con sólidos conocimientos teóricos y prácticos sobre el sistema penitenciario, sus dinámicas y ciencias afines.

La información fue dada a conocer por Carlos Avendaño, coordinador nacional del programa de formación quien indicó que el curso tiene como propósito fundamental formar a profesionales que se encargarán de garantizar la seguridad, custodia, atención y administración penitenciaria en aras de la reinserción social de la privada y privado de libertad. Explicó que la jornada de recepción de documentos culminó el pasado 9 de septiembre.

El funcionario comentó que con el Programa Nacional de Formación Penitenciaria se responde al proceso de modernización y humanización del sistema penitenciario venezolano que adelanta el Estado. Además se cumplen los objetivos planteados en el cuarto vértice de la Gran Misión A Toda Vida Venezuela el cual orienta las acciones de los entes involucrados hacia la transformación del sistema penitenciario.

“No se trata de colocar custodios, sino de entrenar y educar a las mujeres y los hombres que, en un año, comenzarán a trabajar en los penales del país. Desarrollamos un plan basados en la necesidad de prestar un servicio penitenciario garante de los derechos humanos de quienes permanecen intramuro. Estamos tras la búsqueda de minimizar los efectivos nocivos del encarcelamiento y facilitar los medios adecuados para procurar la rehabilitación de la privada o privado de libertad. Encaminamos los esfuerzos en mejorar sus posibilidades de reinserción social”, dijo.

Avendaño contó que antes de diseñar la malla curricular se realizó un estudio para detectar las necesidades de la población penal, en relación con temas como seguridad, uso del tiempo libre y combate del ocio. Sobre esa base se confeccionó el programa. El equipo multidisciplinario encargado de la tarea elaboró un plan apoyado en la necesidad de superar las debilidades de orden interno y disciplinario de los establecimientos penitenciarios.

Dijo que las profesoras y profesores que impartirán clases al grupo de discentes trabajarán para conformar un profesional con un perfil que cuente con características específicas. Entre ellas destaca la capacidad de análisis, cumplimiento de la normativa jurídica y respeto de los DDHH.

“Es importante que el colectivo nacional sepa que las mujeres y hombres que egresen de este plan estarán capacitados para reconocer y garantizar los derechos humanos de las privadas y privados de libertad. Atrás quedaron los tiempos de abuso de autoridad y maltrato a las reclusas y reclusos. Caminamos el sendero de la humanización penitenciaria para formar custodios, gerentes y trabajadores respetuosos de la vida humana y comprometidos con su labor”, sentenció.

TRES ESCALAS DE FORMACIÓN

Explicó Avendaño que el Programa Nacional de Formación tiene tres escalas. En total la carrera se podrá completar en seis años.

Después de aprobar doce meses, la o el estudiante es ubicado en un puesto de trabajo y a los dos años de ejercer labores puede retomar los estudios. No es una simple formación como custodios penitenciarios, es una proceso que culmina con la graduación como licenciados. Comienza con el proceso básico que los certifica como custodios y que cuenta con características operativas. La segunda es de corte supervisora y concluye con un título de técnicos superiores. La tercera etapa finaliza con la licenciatura en servicios penitenciarios y reviste una formación para gestión.

Uno de los objetivos de este programa es que los estudiantes se encarguen de la administración y gerencia de los locales penitenciarios del país. Al terminar el primer año de estudios, las y los discentes tiene salida a laborar. Después de dos años de trabajo reingresan y cursan un año más. Al ser certificados como técnicos superiores pueden trabajar y estudiar a la vez. Finalmente cursan dos años más y egresan como licenciados. La primera cohorte con título de licenciados saldrá para a trabajar en los internados del país en el año 2018.

“Es la primera vez que se conforma en el país un pensum de estudios para una carrera universitaria dedicada a al formación de profesionales en materia de seguridad penitenciara. Además somos pioneros en Latinoamérica. Tradicionalmente la administración de establecimientos profesionales se deja a profesionales del área: crimonólogos, sociológos y abogados. Con esta iniciativa Venezuela se convierte en punta de lanza”, dijo.

Comentó que entre las cátedras que serán impartidas en las aulas de los núcleo de la UNES, está: resolución de conflictos, subcultura carcelaria, historia de las prisiones, uso progresivo y diferenciado de la fuerza, soporte básico de vida, humanismo y sociología. Además atención integral a las privadas y privados de libertad, psicología penitenciaria, criminología, animación socio cultural, clasificación y agrupación, liderazgo, salud sexual y reproductiva, administración de emergencias y desastres. También figura derecho internacional, historia penitenciaria de Latinoamérica y el Caribe, prevención del delito, atención post penitenciaria, administración de justicia penal venezolana, manejo de crisis y delincuencia organizada. “En la medida en que los discentes avanzan en el proceso de formación se intensifica la carga de estudio”, sentenció.

VISIÓN HUMANISTA

“Las egresadas y egresados del Programa Nacional de Formación Penitenciaria serán profesionales con visión humanista y solidaria. La gerencia de la UNES estableció la necesidad de alternar los estudios con el trabajo, pues esa es la única manera de poner en práctica lo aprendido. Serán certificados como especialistas en la materia y conformarán un hito en Venezuela. Estamos escribiendo las nuevas páginas en la historia contemporánea del país”, sentenció Carlos Avendaño, coordinador nacional del programa de formación.

HAY QUE COMPRENDER LA SUBCULTURA CARCELARIA”

A juicio de Carlos Avendaño, coordinador nacional del programa de formación penitencia es necesario que las nuevas y nuevos trabajadores de los establecimientos penitenciarios conozcan y comprendan la subcultura penitenciaria. Dijo que sólo así se podrá avanzar en la materia.

“Es necesario conocer el terreno para poder trabajarlo. Nos referimos a que negar la existencia de costumbres particulares intramuro, sería ponernos de espalda a la realidad. Vamos a trabajar con planes preventivos, basados en esa información. Las licenciadas y licenciados serán coadyuvantes en los planes de humanización penitenciaria y posterior reinserción en la sociedad de los privados de libertad ”, dijo.

T/ D’yahana Morales
F/ Joel Aranguren
2 Comentarios
elizabeth escalona dijo:

cuantas materias se cursaran en penal y criminalisticas y cuales se ven

elizabeth escalona dijo:

cuantas materias se cursan en criminalistica