Inicio » Avances, Opinión Libre, Multipolaridad, Opiniones

Por Kenny García O

Terrorismo publicitario (Opinión)

29 marzo 2016 | 1 Comentario

Desde el año 2001, con la implosión controlada de las Torres Gemelas hasta la fecha, los ataques terroristas se han usado a lo largo y ancho del mundo como justificación ideal para arreciar el accionar beligerante que las principales potencias retrógradas aplican para “combatir” el terrorismo. Se ha impuesto como “método civilizado que busca la paz” el bombardear países, invadir territorios, acabar “accidentalmente” con poblaciones autóctonas de regiones en conflicto, derrocar gobiernos democráticos, etc. Es la fórmula neandertal de aplicar más terror contra el terror.

El detalle que más importancia tiene en esta dinámica del terrorismo conveniente y circunstancial es que se crean etiquetas para exculpar a unos y satanizar a otros. Tenemos entonces que una bomba que explota y asesina a niños es mala o buena según la persona, el motivo, el gobierno o autoridad, grupo, etc. que la haya lanzado.

En un ejemplo hipotético, si Israel y su gobierno sionista aniquila un millar de niños, bebés, abuelitos y mujeres embarazadas con bombas lanzadas sobre Palestina, es “producto del ejercicio pleno de su derecho a la legítima defensa” porque ese pueblo de “terroristas” los tiene en jaque desde hace mucho tiempo, los expulsa de sus territorios y les infunde temor con su arsenal nuclear, diezmando su población significativamente muy similar a lo realizado por los nazis. De este modo, las bombas de Israel son buenas y legítimas porque se defienden contra la “maldad”.

En cambio, si hay un atentado en alguna reconocida capital de Europa con el resultado de una veintena de víctimas fatales por un acto de violencia, el señalamiento exponencial por los medios tiende a satanizar a los responsables de forma automática. En una vorágine de drama y lamento “mundial” los seres humanos se abocan a prestarle atención a lo sucedido. Los hilos de los centros de poder se mueven y usan el incidente como catalizador para subirle el volumen a las acciones terroristas pero desde el Estado. Más bombas, más miedo, más invasiones, más muertes, más caos.

Hay terrorismo malo y terrorismo bueno, todo depende del enfoque. Hay muertos que valen más que otros, todo depende de los intereses. Los “señores de la guerra” que hacen billete vendiendo armas a cualquier bando, siempre salen ganando porque la demanda de sus productos aumenta. No nos cabe duda que el terrorismo se usa como simple ardid publicitario.

@CyberRevol
1 Comentario
marioalfonsogonzalezhernandez dijo:

El terrorismo publicitario o terrorismo mediático,viene siendo aplicado a todo aquel gobierno o país que se revela contra el modelo explotador y criminal norteamericano,en nuestro país todas esas maniobras han sido experimentadas recordemos el golpe de estado de abril,”militares preñados de buenas intenciones” en cambio el 4 de febrero “criminal zarpazo a la democracia propinado por militares golpistas” el sabotaje petrolero lo consideraron un sacrificio por la patria,LA SALIDA, jóvenes demócratas como el asesino de ramo verde, comprometidos con la libertad y la justicia ,los medios terroristas,o como tu lo llamas publicitario,están en sintonia con la derecha enfermiza ,terrorista,criminal,te refiero otra publicidad terrorista que las represas se estén secando y el sistema eléctrico falle ,es culpa de Nicolas Maduro,en Colombia,en Perú, perdón en Lima como dice nuestro filosofo zuliano es culpa del fenómeno del niño,ante todo esto es necesario retomar los medios alternativos que….

Haga un comentario.

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.
El Correo del Orinoco no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. No se permitirá la inclusión de números telefónicos, los mismos serán eliminados por su propia seguridad. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Caracteres restantes: 1000