Desde este sábado| Orquesta típica vibrará en San Felipe

El Centro Nacional de Música Vicente Emilio Sojo (Cenves) cerrará la programación de 2012 en San Felipe, la capital yaracuyana, informó el presidente de Cenves, Antonio Naranjo, oriundo de la entidad, como otros integrantes de la reconocida familia de músicos.

El proyecto comenzó con un concierto promocional el pasado mes de abril en la sala caraqueña José Félix Ribas. «Allí mostramos la importancia de las orquestas típicas en la historia y sentir del pueblo».

«Una orquesta típica se diferencia de las orquestas clásicas o académicas porque poseen instrumentos únicos, propios de cada pueblo», explicó Naranjo.

En el caso de Venezuela, los instrumentos presentes son: mandolina, cuatro, maraca, charrasca y tamboras, los cuales se fusionan con los sonidos clásicos de clarinetes, contrabajos, flautas y otros, para dar cabida a composiciones que reflejan la música de cada región o estado.

Rafael Naranjo,
autoridad única para la cultura en Yaracuy, indicó que el programa de orquestas típicas incluye conversatorios, talleres, encuentros y, por supuesto, conciertos. Lara, Falcón, Nueva Esparta, Barinas, Mérida y Trujillo son algunas de las entidades que se han sumado al proyecto.

El referido plan incluye, además, entrega de recursos económicos, dotación de instrumentos y creación de talleres de estudiantinas.

La jornada de clausura comenzó este sábado  a las 10 am, en la sede de Los Niños Cantores, ubicada en la zona cultural de San Felipe, con la reunión de hacedores y directivos de orquestas en un conversatorio del cual esperan obtener mayores aportes para la preservación de la tradición musical.

Para despedir la actividad se ofreció un concierto de música larense con la Orquesta Típica Andrés Eloy Blanco, de Sanare, dirigida por el maestro Marcial Zerpa. La cita es a las 4 pm en la plaza Junín, avenida Libertador.

MERENGUE CAMPESINO

Entre las creaciones de las orquestas típicas está  el merengue campesino, explicaron los Naranjo (Antonio, y su hijo Rafael). «Desde el Zulia hasta Oriente más de una persona ha gozado con un merengue campesino; sólo que con ese nombre nadie lo conoce; pero cuando decimos raspacanilla ahí la gente se acuerda y sonrié». La diferencia entre un merengue campesino y el tradicional está en los acordes y el ritmo.

Texto/YVKE