Elevarán informe a la reunión de la Eurolat|Parlatino-Venezuela rechazó por unanimidad medida europea contra economía mundial

El grupo venezolano del Parlamento Latinoamericano rechazó por unanimidad la medida tomada por la Unión Europea (UE) de excluir del Sistema de Preferencias Generalizadas (SPG) a 89 países de América Latina, entre ellas Venezuela, Brasil, Cuba, Argentina y Uruguay, argumentando que son economías que se han convertido en competitivas y en emergencia. Así lo expresó el presidente del Parlatino en Venezuela, el parlamentario Rodrigo Cabezas, luego de leer el acuerdo suscrito en la sesión 15 del bloque regional.

Tanto la bancada opositora como la socialista aprobaron diseñar un informe, el cual será presentado en la reunión de la Asamblea Parlamentaria Euro-Latinoamericana (Eurolat), que se realizará los días 9 y 10 de noviembre en España.

El diputado Cabezas sentenció que esta medida afecta de manera directa el comercio justo a nivel mundial. “El Parlatino exige un trato preferencial a países que estamos en desarrollo”, reiteró. Cabezas mencionó que anteriores medidas de la Unión Europea han afectado el mercado automotriz de Corea del Sur, por ejemplo.

Denunció que los países europeos, debido a la crisis económica que están enfrentando, “están regresando a medidas proteccionistas sobre el mercado”. Agregó: “Los países desarrollados deben colaborar con los países más desiguales”.

Cabezas recordó que desde las Naciones Unidas “se ha hecho un esfuerzo de tratar de que los países del planeta puedan concensualizar temas que nos conduzcan a un comercio justo a nivel mundial (…) Desde la última década del siglo pasado, la Unión Europea aprobó un sistema de preferencias generalizadas, que buscaba facilitar el acceso a su mercado de productos de países en vías de desarrollo”.

Estas naciones en crecimiento podían exportar productos a dicho mercado con la exoneración parcial o total de los aranceles de dicha actividad comercial.

EXPORTACIONES EN PELIGRO

EL SPG es un acuerdo comercial autónomo a través del cual la Unión Europea proporciona acceso preferencial no recíproco al mercado comunitario de productos manufacturados y agrícolas de 176 países en vías de desarrollo.

El acuerdo emitido por el Parlatino-Grupo Venezuela dejó claro que la referida exclusión “refuerza notoriamente la tendencia proteccionista que afecta el comercio justo a nivel mundial y limita la entrada de nuestras exportaciones al mercado de la Unión Europea, lo cual incidiría negativamente en el comercio de los productos de los países en vías de desarrollo”.

Las y los parlamentario estuvieron de acuerdo en afirmar en el acuerdo 2012-11 que la medida emanada de la Comisión Europea es contradictoria “y no se basa en criterios objetivos vinculados al crecimiento de los países y busca encubrir los impactos que ha tenido la crisis económica y financiera mundial en este bloque de integración, en detrimento de las buenas relaciones comerciales mantenidas desde el año 2004 bajo este sistema de preferencia”.

El Parlatino decidió enviar copia del acuerdo a la Comisión Europea, a la comisión de la delegación europea en Venezuela, a la Asamblea Parlamentaria Euro-Latinoamericana, a la secretaría de Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y a la secretaría pro-témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac). También será entregada una copia a la secretaría de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba) y al Consejo del Mercado Común del Sur (Mercosur), señaló Rodrigo Cabezas.

UNA GUERRA COMERCIAL”

A juicio del diputado socialista Xoan Noya, la medida tomada por la UE “parece una medida política” contra los países que han decidido tomar medidas importantes para defender su soberanía e independencia. Al respecto indicó: “Hay que responder con contundencia (…) Que sepan en Europa que no nos quedaremos de brazos cruzados”, sentenció.

“Me parece estupendo que como grupo parlamentario sigamos estableciendo posiciones que cumplan con nuestro ideal de defender los intereses del país y de la región (…) Sería bastante ingenuo no pensar que esta medida forma parte de una guerra comercial que se viene librando de hace varios años en las distintas rondas de la OMC, de la Organización Mundial del Comercio y otros espacios”, comentó.

Para Noya, el argumento de la comunidad europea para excluir a países con economías supuestamente emergentes es contradictorio, ya que Panamá, o Chile o Colombia, que son países industrializados, siguen formando parte del SGP. “No es de extrañarse, pero hay que responder con contundencia”, ratificó.

Indicó: “Nos aplican, a los países del tercer mundo, como ellos nos llaman, este tipo de medidas proteccionistas, que afectan además a quienes más necesitan este tipo de acuerdos, el comercio justo (…) Y no se estaría cumpliendo con la cláusula del trato preferencial y diferenciado”.

Por su parte, el diputado de la autodenominada Mesa de Unidad Democrática (MUD), José Luis Farías, expresó que sería interesante conocer cuáles son los productos que exporta Venezuela al mercado europeo, y que los mismos deberían ser detallados en el informe que se presentará en la reunión de la Eurolat.

Ahora bien, para Farías la medida de la UE no guarda relación con un tema político, “se trata de medidas que tienen que ver con la crisis que está viviendo Europa, son mecanismos para atenuar la crisis”. Manifestó que de haber sido “un problema de guerra”, tal como lo definió, esta medida habría excluido también a Bolivia y Nicaragua, países que también luchan por su soberanía.

PRODUCTO DE LA RECESIÓN

El parlamentario socialista Roy Daza que la resolución de la Comisión Europea tiene un origen económico, y efectivamente tiene que ver con la recesión financiera y económica que viven los países europeos actualmente.

Daza resaltó que en la discusión del comercio y del libre comercio están involucrados todos los países. “No hay un país que no esté involucrado”, indicó, “y ahí hay un tema de discusión que tiene que ver con los parámetros de cómo será el libre comercio y cómo será el intercambio comercial entre los países, atendiendo a las asimetrías económicas que existen y que son objetivas, esta es una discusión sumamente importante”.

El diputado Francisco García, también representante de la MUD, explicó que Venezuela, Cuba, Argentina, Brasil y Uruguay quedarán fuera del SPG a partir del 1° de enero de 2014. “Es importante resaltar que gracias a Dios quedan (dentro del SPG) países latinoamericanos, no solo queda Colombia, queda Bolivia, Costa Rica, Ecuador, Honduras, Panamá, Perú, El Salvador”.

T/ Nancy Mastronardi
F/ Héctor Rattia