Partido del Trabajo de Brasil convoca a movilizaciones en apoyo a Lula

El Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil convocó este jueves a una campaña de movilizaciones en apoyo y solidaridad al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, condenado a 12 años de prisión por supuesta corrupción pasiva y lavado de dinero.

Durante el lanzamiento oficial de la candidatura de Lula, como precandidato para las elecciones presidenciales de Brasil, el PT presentó su agenda de movilizaciones 2018.

De acuerdo al partido del líder brasileño, los actos de protesta se iniciarán el 19 de febrero de 2018 con una huelga general , bautizada como “Lucha contra la reforma jubilatoria”.

Mientras que para el 20 de febrero está prevista una caravana por las regiones del sur de Brasil, que partirá desde San Borja, en Rio Grande do Sul, y pasará a través de Santa Catarina y Paraná.

“Va a ser la caravana de la resistencia y defensa de la democracia. Vamos a hacer una visita a la tumba de Getulio Vargas, Jango, Brizola y vamos a discutir diversos temas como lo hicimos en las otras etapas, especialmente la educación”, precisó Macedo.

Asimismo, para el 8 de marzo se realizará una marcha de las mujeres.

Se prevé para agosto de este mismo año, un Congreso del Pueblo con alrededor de 100.000 personas, en el estadio Maracaná, en la ciudad de Río de Janeiro.

Para finalizar, el partido desarrollará en octubre una movilización en defensa de la candidatura y elección de Lula.

Lula fue sentenciado por el Tribunal Regional Federal de la 4ª Región (TRF-4), en Porto Alegre, conformado por los jueces Joao Pedro Gebran Neto, Leando Paulsen y Victor Luiz dos Santos Laus. Los tres votaron por aumentar la condena de 9 años y 6 meses a 12 años y un mes de prisión.

La defensa de Lula y la mayoría de los juristas descartan que el exmandatario vaya a prisión de forma automática, y esto solo ocurrirá después del análisis de todos los recursos.

La condena se basó en un supuesto apartamento en una playa de São Paulo que obtuvo el exmandatario coima de la constructora OAS para favorecer contratos millonarios con Petrobras. Sin embargo, esa propiedad nunca ha estado a nombre de Lula, sino de la constructora que compró el apartamento a la cooperativa Bancoop cuando esta se declaró en bancarrota.

En decenas de ciudades del país organizaciones sociales, sindicales, de trabajadores y movimientos populares se han movilizado para denunciar las maniobras de persecución política que sufre el líder de izquierda, y en defensa de su candidatura presidencial.

T/ Telesur
Fotos
Brasil

El objetivo sería “invalidar” las elecciones del 2018

Rousseff teme un ‘golpe dentro del golpe’ en Brasil, en el 2018

La expresidenta de Brasil Dilma Rousseff aseguró este miércoles que teme un “golpe dentro del golpe” en su país, cuyo objetivo sería “invalidar” las elecciones del 2018 e impedir el posible triunfo de Luiz Inácio Lula da Silva, si finalmente decide presentarse como candidato a la presidencia.

“Creo que es posible un golpe dentro del golpe para hacer inviables las elecciones democráticas del 2018. No podemos estar de acuerdo en que sean unas elecciones interrumpidas”, advirtió Rousseff, quien fue apartada de su cargo en mayo del 2016 y destituida por el Senado brasileño el pasado 31 de agosto, acusada de irregularidades fiscales.

La expresidenta también sostuvo que Brasil necesita un pacto desde la base, con “todos participando” democrática y electoralmente y para que el próximo presidente sea “legítimo, porque el de ahora no lo es”, puntualizó.

Rousseff también se ha mostrado convencida de que, si finalmente Lula da Silva concurre a las elecciones, como ella desea, el exmandatario tiene “muchas posibilidades” de ser elegido, aunque también ha manifestado que el expresidente es un “gran peligro para los golpistas” por los logros conseguidos y el reconocimiento de “gran parte” de la población.

“Intentaron destruirlo de todas las formas, pero sigue firme. Hay un gran riesgo de que intenten invalidar las elecciones”, recalcó la exmandataria de Brasil.

Su proceso de destitución se debió, según Rousseff, a la coincidencia de intereses “ocultos” de la derecha, de grupos ultraconservadores y de la oligarquía económica, a los que ha acusado de utilizar presuntos casos de corrupción en una estrategia para “destruir opositores y empresas” de Brasil. “Están utilizando la justicia como arma política contra adversarios, lo que ha interferido en la normalidad democrática”, señaló Rousseff, que cree que la derecha “demoniza” a su partido y que el “juicio político” que la sacó de la presidencia es un “ataque abierto” a la democracia.

Además, la expresidenta brasileña esgrimió que la pretensión de los “golpistas” era “destruir” el estado de inclusión social y de reparto de la riqueza puesto en marcha por su Gobierno, así como la soberanía del país “aprovechando” la crisis económica. (Además: Dilma Rousseff, una eterna luchadora en la política)

La exmandataria de Brasil expresó su temor de un nuevo golpe de Estado durante una conferencia titulada ‘El asalto a la democracia en Brasil y Latinoamérica’, dentro del seminario Capitalismo neoliberal, democracia sobrante, celebrado en Sevilla (sur de España), en el que disertó sobre los acontecimientos que rodearon su salida del anterior Gobierno, que ha calificado de “golpe político y parlamentario”.


Gobierno expresó solidaridad y respaldo al expresidente Lula da Silva

Mediante un comunicado oficial, el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, expresó su absoluta solidaridad y respaldo al líder brasileño y candidato presidencial, Luis Inácio Lula Da Silva, ante la decisión adoptada por los jueces del Tribunal Federal de la Cuarta Región del Brasil, el día de ayer, 24 de enero de 2018.

A juicio del Gobierno venezolano, la decisión de condenarlo a prisión por 12 años “persigue inhabilitarlo e impedir su inminente elección como Presidente de la República Federativa de Brasil”.

“Resulta inaceptable y contrario a los principios democráticos que la derecha brasileña, en acuerdo con poderosos medios de comunicación, manipule las instituciones judiciales con la intención manifiesta de truncar el regreso de la Revolución Popular del Brasil a la Presidencia del país de la mano de Lula da Silva”, expresó el Jefe de Estado en el texto diplomático.

Asimismo, indicó: “Estas acciones, no solo son la expresión fehaciente del golpe continuado contra el pueblo brasileño, sino que también forman parte de una arremetida sistemática contra la integración latinoamericana y caribeña”.

“Venezuela se une al clamor popular, nacional e internacional, que grita con una sola voz: ‘¡Elecciones sin Lula, son un fraude!’; y reitera su solidaridad con el líder obrerista del Partido de los Trabajadores. Es mucho lo que le resta por hacer al compañero Lula, por su amado pueblo del Brasil, así como por los derechos sociales y la unión de los Pueblos de Nuestra América”, reza el comunicado.

T/ Nancy Mastronardi
F/ Cortesía
Caracas