Inicio » Avances, Política, Impacto, Investigación, Comunicación y Cultura, Judiciales y Seguridad, Injerencia

Pedido formal de interrogatorio por parte de la fiscalía sueca fue conocido esta semana

Permite Ecuador interrogar a Assange en su embajada

15 enero 2016

Sugirió que si los procesos judiciales no progresan, Assange podría viajar a Ecuador, a cuya embajada londinense entró en junio de 2012, tras la difusión en Wikileaks de miles de documentos reservados de Estados Unidos y otros países, que causó conmoción mundial

El canciller Ricardo Patiño afirmó el viernes que Ecuador permitirá que la fiscalía de Suecia interrogue al fundador de Wikileaks, Julian Assange, refugiado en la embajada ecuatoriana de Londres desde mediados de 2012.

Sugirió que si los procesos judiciales no progresan, Assange podría viajar a Ecuador, a cuya embajada londinense entró en junio de 2012, tras la difusión en Wikileaks de miles de documentos reservados de Estados Unidos y otros países, que causó conmoción mundial.

En declaraciones a radio Pública, Patiño señaló que las puertas ecuatorianas están abiertas para el pedido de interrogatorio “siempre y cuando se respete la soberanía del Estado ecuatoriano y la legislación que contempla la constitución … especialmente en materia de derechos humanos”.

Destacó que las declaraciones podrían ser recogidas de la siguiente manera, entre otras: que la fiscalía sueca entregue las preguntas a la fiscalía ecuatoriana para que realice el interrogatorio a Assange, en presencia de un fiscal sueco.

El pedido formal de interrogatorio por parte de la fiscalía de Suecia fue conocido esta semana.

“Antes de que prescribieran tres de los posibles juicios (los fiscales suecos) pidieron llegar a la embajada de Ecuador en Londres para tomarle declaraciones”, aunque recordó que el activista “tiene la protección nuestra como asilado y está bajo la jurisdicción de la legislación ecuatoriana”, dijo Patiño.

Assange, de nacionalidad australiana, se refugió en la embajada ecuatoriana en Londres para evitar su inminente extradición a Suecia, en donde era requerido para que responda por acusaciones de delitos sexuales contra dos mujeres en 2010. Desde entonces ha permanecido en una pequeña habitación de la sede diplomática.

El canciller ecuatoriano recordó que el pedido de Suecia se cumple dentro de un acuerdo de cooperación penal internacional suscrito entre ambos países, y que tras el interrogatorio la justicia de ese país podría tomar la decisión de procesarlo o no.

Aseveró que si no progresan los procesos contra Assange, él podría salir “esperamos que no tenga ningún problema con el Reino Unido y en principio él vendría a Ecuador porque es asilado de nuestro país y si recibimos el salvoconducto del gobierno británico deberíamos llevarlo con ese salvoconducto, que es para que pueda llegar al aeropuerto sin ser apresado y de ahí podría venir al Ecuador”, añadió.

F/La Jornada
F/Reuters