Inicio » Avances, Política

Por Ana Cristina Bracho

Pobreza y salario (Opinión)

2 mayo 2015 | 1 Comentario

No pocos pensadores lo han afirmado: los recursos en el mundo alcanzan para cubrir las necesidades de todos, sin ser por ello suficientes para cubrir la avaricia de algunos. Sobre la Tierra, donde domina la ambición de los pocos, millones de niños mueren de sed, las enfermedades erradicadas regresan y los salarios son poco más que sal y agua.

El hambre es sin duda la moneda en base a la cual los sectores pudientes someten pueblos, representados en la individualidad de un niño o de un trabajador y en la colectividad de los países periféricos.

Esta semana ha venido cargada en estos temas. Hay un caso particularmente siniestro, el de la prostitución de niñas y niños centroafricanas por parte de soldados franceses que transaban con –o contra ellos- comida por sexo. Con este acto respondido tibiamente por el Eliseo diciendo que si alguien hubiese osado así manchar el uniforme, sería castigado, se evidencia que detrás de tanta obra de paz está la herida vieja del ego colonialista que busca recordar su supremacía.

El salario, ese concepto que impulsa las fuerzas al trabajo es un terreno en permanente discusión. Pues la rentabilidad de los negocios nace de la estabilidad a la baja de las retribuciones y el drama no se agota allí, pues cuando los trabajadores o los Estados los hacen subir, los dueños de los medios de producción o, en nuestro caso, de los centros de distribución y comercialización, utilizan los precios para disipar la capacidad de mejora que tuvo el incremento salarial.

Ese es uno de los dramas centrales que se han configurado en contra de Venezuela: un sistema de monedas falsamente valoradas conjugado con sectores improductivos que reivindican un libertinaje en sus aspiraciones de ganancias y que saben que con la especulación latigan las mayorías que dignamente viven de su trabajo. Esto se traduce en una frase repetida para permear la unión de todos quienes, desde obreros hasta cargos directivos, tienen la misma condición de clase pero suelen caer en juegos que anhelan separarlos, pues al subir el precio dirán que es culpa del Gobierno que les obliga a pagarle más.

Así, la guerra que es contra el pueblo -como señala Tony Boza- quieren convertirla a una “del pueblo contra el pueblo” y no es tan solo un problema aislado casa adentro, es el resultado de la lógica de un sistema.

@anicrisbracho
1 Comentario
fernando reynoso dijo:

ana cristina en su brillante exposicion pones el dedo en la llaga, pero el meollo del problema esta en que hay un segmento importante de la poblacion que no recibe salario por lo que una situacion de escalada especulativa criminal y apatrida le golpea sin posibilidad de mitigar las subida de precio, por esto s que soy partidario de que se cree un megaequipo de emergencia econnomica que sea capaz de acelerar el proceso de desarrollo agroindustrial en venezuela, y concomitantemente con estas mega acciones, focalizar una serie de medidas compensatorias a nivel de cada sector social, por ejemplo, el consumo electrico, el uso del agua, el acceso a las entidades educativas, el transporte,los medicamentos y un gran numero de bienes y servicios son sucstibles de bonos compensatorios , claro previa depuracion o evaluacion de los beneficiarios y como contraparte aquellos articulos y o servicios de caracter suntuarios , asi como los boletos de viajes, y vehiculos lujosos

Haga un comentario.

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.
El Correo del Orinoco no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicar aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. No se permitirá la inclusión de números telefónicos, los mismos serán eliminados por su propia seguridad. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Caracteres restantes: 1000