Inicio » Avances, Regiones

Como parte de la lucha contra la especulación

Unas 12 toneladas de harina de maíz precocida venderá Pdval-Bolívar esta semana

9 enero 2013

El subgerente del organismo en la entidad suroriental, Javier Oropeza, señaló que se trabaja para llevar estos productos a la red comercial de la entidad, de manera de hacerlos accesibles a todo el pueblo de manera expedita

Este miércoles, la empresa estatal Productora y Distribuidora Venezolana de Alimentos (Pdval) inició la venta de 12 toneladas de harina de maíz precocida, así como gran cantidad de margarina y otros alimentos de primera necesidad en sus puntos de venta del estado Bolívar.

El subgerente de Pdval en la entidad suroriental, Javier Oropeza, informó que esta venta es parte de la lucha contra la especulación y el acaparamiento que desarrolla el Gobierno Nacional.

Informó que la harina de maíz precocida proviene de las plantas de la empresa Venalcasa, mientras que la margarina proviene de las plantas de Industrias Diana.

Señaló que se trabaja para llevar estos productos a la red comercial de la entidad, de manera de hacerlos accesibles a todo el pueblo de manera expedita.

Indicó que en diciembre de 2012 Pdval tuvo un notable desempeño en su esfuerzo para llevar alimentos de la cesta básica a los bolivarenses, con un total de 960 toneladas de alimentos distribuidas en los 11 municipios de Bolívar.

“De este total, destaca la venta a precio regulado de 130 toneladas de pollo, 109 de pernil, 98 de aceite, 89 de arroz y 87 de azúcar”, agregó el funcionario.

Fuente/AVN
2 Comentarios
Diana dijo:

Así, así; así es que se gobierna!! Un pueblo alimentado y bien educado…..no hay dudas que Venezuela se respeta….Presidente Chávez, vivirás y venceremos!!

ymelda Martínez dijo:

Aquí en Ciudad Bolívar los especuladores tienen seguro su tajada distribuyendo alimentos a los buhoneros colocados en las adyacencias del mercado periférico, debemos morir allí ya que las colas del único Bicentenario no favorecen a la tercera edad y con incapacidad. Estamos fregadas. Mano Dura