Próximamente la GAN inaugurará una retrospectiva del artista caraqueño|Rengifo pintó el realismo social desde su experiencia emocional

La Galería de Arte Nacional (GAN) presentará una retrospectiva de la obra de César Rengifo a finales del mes de junio para destacar la labor de este artista integral tanto en la plástica como en la dramaturgia. La exposición estará marcada por unas 60 obras pictóricas, con las que escribió su propio capítulo en el realismo social, una de las corrientes artísticas que se impuso hacia mediados del siglo XX.

La muestra incluirá algunas obras de otros artistas que crearon piezas que se inscriben en el realismo social, de manera que el público pueda analizar el contexto histórico y vincular las propuestas del homenajeado con sus contemporáneos, adelantó Carolina Balza, investigadora del museo que trabaja en el montaje de la exposición.

En conversación con el equipo del Correo del Orinoco, la curadora reconoció la obra plástica de César Rengifo como una propuesta muy particular, con estilo propio dentro del movimiento del realismo social, porque fue “un pintor que abordó los temas sociales con una experiencia emocional personal, desde la propia vivencia de la pobreza, con esa cierta melancolía que tienen los seres humanos después que han padecido”.

Carolina Balza

“Los personajes de Rengifo reflejan esa melancolía, la obra de él más allá de ser de denuncia social –que si lo es–, es una obra que yo la veo muy cargada de emoción, de esas emociones que se producen en el ser humano cuando queda completamente desposeído de todo”, añadió.

Balza refirió también que esa melancolía también está en sus obras en las que hay un “rescate de la historia de Venezuela”, porque al igual que los maestros academicistas, el artista caraqueño retomó los temas históricos “de manera muy contundente y eso lo podemos apreciar en los murales de Los Próceres, en algunos retratos que hizo de José Leonardo Chirino y de Bolívar”.

LOS PAISAJES

Por otro lado, continuó la investigadora, en sus obras hay igualmente un “rescate de la vida en los pueblos de Venezuela, sobre todo en los pueblos andinos, un abordaje de los temas que se refieren a lo popular, a lo imaginario, al colectivo popular”.

“Cuando ves los paisajes, ves aquellos hermosos parajes que si bien quieren mostrar el abandono de la gente cuando dejó el campo por los campos petroleros, los campesinos que se vieron obligados a abandonar sus espacios de trabajos, su hábitat natural, se ve que el paisaje es un paisaje absolutamente melancólico pero pintado de una forma muy hermosa, aunque hay elementos como los árboles quemados, sin hojas, como si fuese el otoño, cuando ya los árboles han perdido todas las hojas o quizás es una alusión a la quema, a los desastres naturales”, describió Carolina Balza.

La curadora detalló que muchos de los personajes que aparecen en sus telas representan la imagen del ser humano de una forma hermosa y con dignidad. Pese a las situaciones que los rodean o que se narran, no están llenos de ira pero si caracterizados por una mirada marcada por la melancolía.

“Son sentimientos diferentes a los que uno puede esperar, me parece que los sentimientos expresados en sus personajes son sentimientos muy diferentes a los que uno puede esperar encontrar en personas a las que les ha sido arrebatado todo”, comentó Balza.

UN SITIAL

César Rengifo no solamente tiene un lugar dentro de la plástica venezolana sino también dentro del arte latinoamericano, es un pintor destacado dentro de la corriente del realismo social junto con Héctor Poleo y Gabriel Bracho en el país, y en el contexto latinoamericano figura junto a maestros como Diego Rivera, José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros.

No obstante, la curadora de la GAN señaló que la obra del venezolano tiene “ciertos vínculos con las tendencias criollistas. Sin embargo, cuando conversas con otros artistas te das cuenta de que la historia del arte venezolano es un tejido muy complejo, en el que muchos artistas influenciaron a otros, las corrientes se relacionan de alguna forma”.

MANEJO DEL VOLUMEN

Ilustró que en las fotografías de archivo de Rengifo en las exposiciones y cuando era estudiante de la Academia, se pueden apreciar además de sus pinturas alguna escultura, “y no una escultura mala, una escultura con un manejo correcto del volumen; también hay algunos paisajes tempranos que realizó y después si digamos que creó un lenguaje plástico muy particular”.

Balza recalcó que el ganador del Premio Nacional de Pintura en 1954 creó un lenguaje que utilizó durante el desarrollo de toda su carrera “para pintar esos rostros, para pintar las formas humanas, una cierta figuración particular del personaje, una cierta estética particular donde disminuía las proporciones de algunos animales y dibujaba muchas personas de espalda, caminando”.

La investigadora advierte que a César Rengifo hay que valorarlo y reconocerlo no solo por su obra plástica sino también como un creador integral, por sus aportes para el teatro venezolano en correspondencia perfecta con su pintura, con “toda una cantidad de ideas perfectamente hilvanadas”.

“No es que lo que dice en el teatro no se corresponde con su discurso pictórico, fue absolutamente coherente la manera en como vivió, como escribió, como pintó y cuando tú hablas con sus amigos y la mayoría de la gente de diferentes corrientes a las que te acercas, todos te dicen que Rengifo era un hombre absolutamente austero que vivía de la manera que pensaba, que era generoso, buen amigo, buen pintor”, narró.

Balza destacó de la generosidad de Rengifo que en las casas de sus amistades es fácil conseguir “montones de bocetos, acuarelas, dibujos que les regalaba, que obsequiaba. De hecho, la mayoría de los coleccionistas amigos de Rengifo tienen ese tipo de cosas, también tuvo grandes coleccionistas que compraron sus obras por muchos años”.

En las paredes de las instituciones públicas están las huellas de las obras del pintor, algunas bastantes importantes, lo que quiere decir que también fue un pintor que fue reconocido por el Estado. “Al estar sus obras en las colecciones estatales quiere decir que antes y ahora fue un pintor reconocido”, insistió.

¿Fue un artista que iba contra corriente? Cuando el pintor caraqueño era apenas un estudiante por supuesto que sí, respondió Carolina Balza, quien lo incluye en el grupo de estudiantes que en algún momento manifestó contra el Gobierno, especialmente desde las filas del Partido Comunista. Sin embargo, como “pintor respondió a cierta corriente plástica que había en el país, que era el realismo social”.

A decir de la curadora, la referida corriente artística fue la más acorde con el pensamiento de Rengifo y con la que desarrolló su pintura, de acuerdo a sus preceptos de la función del arte para una sociedad, siempre en defensa de las desposeídas y de los desposeídos, en el rescate de lo autóctono, de los símbolos de la venezolanidad, de poner al ser humano por encima de lo material.

T/ Várvara Rangel Hill
F/ Héctor Rattia

Agregar comentario

Haz clic aquí para hacer un comentario