Por Manuel López|Resurgir persa (Opinión)

Irán y las seis grandes potencias, el Grupo 5+1 formado por Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia, China y Alemania alcanzaron esta semana en Ginebra un acuerdo sobre el programa nuclear del país persa.

Aunque las sanciones continuarán durante los seis meses de aplicación de este acuerdo preliminar. Si se llegase a ratificar, significará un resurgir para la economía de ese país, bloqueado por Estados Unidos y Europa.

La firma del convenio permitirá crear un canal financiero que permita las compras de material humanitario a cargo de los petrodólares bloqueados en bancos extranjeros.

Esto significará la liberación de recursos que Washington estima en 7.000 millones de dólares, aunque el Gobierno de Teherán tiene inmovilizados hasta la fecha cerca de 100.000 millones de dólares, según los medios estadounidenses.

De prosperar el convenio, está claro que el freno al programa nuclear será a cambio de una relajación de las sanciones económicas impuestas por las potencias occidentales.

Se levantarán las sanciones estadounidenses y europeas a sus exportaciones de productos petroquímicos, el comercio de oro y metales preciosos, la industria del automóvil y los repuestos de aviación.

Pero tal vez lo más importante es que el acuerdo permitirá a los iraníes un incremento de las exportaciones petroleras, así como las medidas asociadas con su transporte y aseguramiento, lo que traerá un impacto en el mercado que deberá ser ponderado por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

Aunque el impacto de incrementos de las exportaciones de hidrocarburos persas, se podrán percibir con mayor claridad dentro de seis meses. Los mercados a futuro, denominados commodities, seguramente adelantarán estas expectativas que pudieran incidir a la baja en el precio del crudo.

manueltodosadentro@yahoo.es
Etiquetas