Durante la década de los noventa|Rinden homenaje a líderes estudiantiles del Liceo Andrés Bello asesinados por el puntofijismo

Este sábado, la Revolución Bolivariana rindió homenaje a las y los estudiantes del Liceo Andrés Bello, en Caracas, que fueron asesinados por las fuerzas represoras de los gobiernos neoliberales del Pacto de Punto Fijo durante la década de los noventa.

Desde las instalaciones de la referida casa de estudios, el diputado a la Asamblea Nacional por el Bloque Parlamentario de la Patria , Elías Jaua, afirmó que actualmente los jóvenes que integran la Federación de Estudiantes de la Educación Media son los verdaderos herederos de la rebeldía histórica del movimiento antiimperialista en el país.

“Porque no puede ser heredero de esa historia ningún dirigente estudiantil formado en los Estados Unidos, financiado por la embajada de ese país y por sus instituciones. Y muchos menos quienes están preparados por las fuerzas paramilitares de Álvaro Uribe, para matar. No son ellos los herederos de la historia de mártires y lucha y sacrificio del movimiento estudiantil”, sentenció en el contexto del III Congreso Nacional de la Federación Venezolana de Estudiantes de Educación Media.

Por su parte, el ministro del Poder Popular para la Educación, Rodulfo Pérez, expresó a  las y los estudiantes del Liceo Andrés Bello que las revolucionarias y  los revolucionarios de hoy están peleando contra el imperialismo desde 1498, cuando  el primer invasor, Cristóbal Colón, arribó a las costas venezolanas y perpetró el mayor genocidio de la historia, con la exterminación de 90 millones de indígenas.

Argumentó que el 27 de febrero de 1989 y el 4 de febrero de 1992 son expresiones históricas de lucha popular, donde espontáneamente participaron estudiantes revolucionarios por la defensa del pasaje estudiantil, así como por el derecho a la educación pública y gratuita, a la vivienda digna y, sobre todo, a un país soberano.

Igualmente, el ministro del Poder Popular para Transporte y Obras Públicas, Ricardo Molina, señaló que el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, ordenó atender las exigencias de la comunidad estudiantil.

Reflexionó, en ese sentido, que la Revolución Bolivariana ha multiplicado los espacios de discusión estudiantil, para preparar propuestas concretas y cambiar los paradigmas del capitalismo en el sector educativo, entre otros.

CONTEXTO

Un 14 de noviembre de 1991 fue asesinado, por la represión de las fuerzas de seguridad del gobierno adeco de Carlos Andrés Pérez, el estudiante Jimmy Hernández quien protestaba frente al liceo Andrés Bello en Caracas por el derecho al pasaje estudiantil.

El asesinato de Jimmy fue motivo de varias manifestaciones protagonizadas por jóvenes que luchaban por el reconocimiento de derechos estudiantiles y el fortalecimiento de un sistema educativo público y gratuito con énfasis en el acceso de las mayorías de la población. Como caracterizó a los gobiernos del pacto de Punto Fijo, el de Carlos Andrés Pérez (1989-1993) reprimió brutalmente las protestas estudiantiles.

Durante las manifestaciones, fueron asesinados 50 estudiantes en un país en el que la educación pública fue abandonada por el Estado como preámbulo y excusa para justificar la privatización del proceso educativo nacional.

El asesinato de Jimmy ocurrió dos años después del Caracazo, el estallido social resultado de una fuerte crisis social y económica, derivadas de políticas neoliberales sostenidas desde 1958 pero agravadas tras la admisión de ajustes macroeconómicos impuestos por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y que fueron presentadas al país el 16 de febrero de 1989 por el entonces presidente Pérez.

Texto/Luis Lovera Calanche  con información de AVN