Dijo Serguei Lavrov|Rusia espera desarrollar nexos de igualdad y respeto con EEUU

Esperamos un desarrollo de nexos con Estados Unidos basado en la igualdad y el respeto mutuo de intereses, declaró este domingo el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov.

La posición mostrada hasta ahora por la nueva administración estadounidense de Donald Trump nos ofrece esperanzas en un desarrollo positivo de los vínculos bilaterales, declaró Lavrov a la revista austriaca Profil, citada aquí por la prensa local.

Trump no permitirá que los ‘argumentos del pasado’ entorpezcan la posible cooperación con Rusia y su presidente, Vladimir Putin, declaró, por su parte, el vicemandatario norteamericano, Michael Pens, a la cadena de televisión NBC.

Rusia y Estados Unidos poseen un gran potencial de colaboración, incluidas en las esferas económica y comercial, argumentó el jefe de la diplomacia rusa.

Lavrov consideró muy prematuro, sin embargo, llegar ahora a alguna conclusión de cómo será el futuro de los nexos entre los dos Estados.

El titular ruso de Relaciones Exteriores explicó, por otro lado, la necesidad de mantener las contramedidas frente a las sanciones unilaterales impuestas a Rusia por Estados Unidos y la Unión Europea.

Introdujimos el bloqueo a la entrada de una larga lista de productos de los países que nos imponen sanciones como respuesta a las restricciones y con el fin de evitar una competencia desleal para nuestros productores, afirmó el canciller ruso.

Las sanciones de Occidente afectaron, sobre todo, la capacidad de los bancos rusos de acceder a créditos, por lo que los productores nacionales verían limitado su apoyo financiero, al contrario de sus competidores foráneos, recordó.

Por todo ello, era necesario un desarrollo sin dificultades adicionales del productor nacional, afirmó Lavrov.

Sin embargo, no fue Rusia quien impuso las sanciones. Nosotros estamos siempre listos para el desarrollo de una asociación transparente, basada en los principios de igualdad y respeto mutuo, comentó el jefe de la diplomacia rusa.

T/Prensa Latina
F/Archivo