La película explora el suicidio, a partir de los casos de dos adolescentes en Mérida|El silencio de las moscas llegará las carteleras venezolanas el 11 de septiembre

A partir del próximo viernes 11 de septiembre, el público caraqueño tendrá la oportunidad de disfrutar del largometraje documental El silencio de las moscas (2013), escrito y dirigido por el investigador del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic), Eliézer Arias.

De corte etnográfico y sensorial, la película será estrenada en el Trasnocho Cultural y las cadenas Cines Unidos y Cinex de la capital. Toda persona mayor de 14 años podrá apreciar la obra en la pantalla grande, señala un comunicado de prensa.

Posteriormente, el largometraje se exhibirá en 10 ciudades del país: Barcelona, Barquisimeto, Guatire, Maracaibo, Maracay, Mérida, Porlamar, Puerto Ordaz, San Cristóbal y Valencia.

En el contexto del Día Mundial para la Prevención del Suicidio, el jueves 10 de septiembre se realizará un cine-foro en compañía del psicoanalista Carlos Rasquin como moderador. La cita será en el Trasnocho Cultural, a las 7:00 pm.

DECISIONES VOLUNTARIAS

De 92 minutos de duración, El silencio de las moscas expone la historia de Marcelina y Mercedes, vecinas de los municipios Rangel y Pueblo Llano del estado Mérida, cuyas hijas adolescentes decidieron poner fin a sus vidas el mismo año y a la misma edad.

El suicidio es un tema tabú en muchos lugares del mundo y Venezuela no es la excepción. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 800.000 personas mueren al año de esta manera y es la segunda causa de defunción entre los jóvenes de 15 a 29 años de edad.

De acuerdo con Arias, aspectos como el uso de agroquímicos como medio para morir voluntariamente, la incidencia de factores genéticos como la endogamia o de tipo psicosocial como la depresión y el estrés derivados de la vida en el campo, ameritan mayor investigación.

La OMS indica que los métodos más utilizados para cometer suicidios son la intoxicación con plaguicidas, el ahorcamiento y las armas de fuego. En Pueblo Llano, un número importante de víctimas ha ingerido pesticidas.

La sutileza de El silencio de las moscas para exponer este delicado tema la han hecho merecedora de 15 reconocimientos en países como Argentina, Bolivia, Escocia, Estados Unidos, Italia, Portugal, República Dominicana, Rusia, Suiza, Uruguay y Venezuela.

Asimismo, el documental participado en más de 50 festivales internacionales. Su estreno mundial fue en el Festival Internacional de Cine Documental de Ámsterdam (Idfa), uno de los más importantes en su género.

La música del filme es del reconocido pianista y compositor Leo Blanco, nacido en Mérida pero residenciado en los Estados Unidos. Mientras que el impecable trabajo fotográfico fue responsabilidad del también merideño Gerard Uzcátegui.

El silencio de las moscas fue producido conjuntamente con Nortesur Producciones, con el apoyo del Centro Nacional Autónomo de Cinematografía y Cinematrográfica Blancica.

T/ Redacción CO
F/ Archivo CO
Caracas