Lógica del capitalismo | Teléfonos inteligentes tienden a separar la familia en China

Investigadores chinos recomendaron este miércoles apagar al menos una hora los teléfonos inteligentes y tabletas durante el tiempo en que la familia se reúne para evitar que su uso perjudique esos lazos e impida la comunicación directa entre sus integrantes.

Estos criterios son resultado de una investigación realizada por el mensuario Matrimonio y Familia, una publicación afiliada a la Federación de Mujeres de China, según la cual a medida que se utilizan más estos equipos electrónicos se amplían los riesgos de lesionar la relación familiar.

Para contrarrestar tal tendencia en China, donde más de 600 millones estaban conectados a internet y la mayoría a través de móviles, se sugiere aumentar el tiempo que la familia disfruta de actividades en común, en vez de estar frente a las pantallas.

El muestreo de Matrimonio y Familia, una revista que se autodenomina como el principal medio informativo de “consulta emocional”, reveló que el 73.3 por ciento de los más de 500 millones de chinos que usan teléfonos inteligentes prefiere dejarlos conectados las 24 horas.

También dio a conocer que los integrantes de una pareja que cuando están juntos usan sus respectivos medios electrónicos -lo que hace el 47.2 por ciento de los matrimonios chinos- son menos felices que los que los apagan.

La publicación indicó que el excesivo uso de estos medios tiende también a interferir en la relación padres-hijos y que el 36.6 por ciento de los más de 13 mil consultados confesó que utilizan tabletas y teléfonos inteligentes para mantener tranquilos a los niños.

Al respecto, el diario China Daily consultó a Xu Yan, profesor de sicología de la Universidad Pedagógica de Beijing, quien aseguró que cada vez más personas se dan cuenta de que esta comunicación a través de equipos electrónicos está dañando la calidad de la familia y los lazos sociales.

Otros expertos revelaron que la salud también es perjudicada por la continuada utilización de estos modernos medios de comunicación y que quienes prosiguen su uso después de apagar las luces tienen muchas más dificultades para dormir.

Texto/YVKE
Foto/Archivo