Inicio » Tema del Día

En la Batalla de Carabobo participaron unas 14 mujeres

En 45 minutos Ejército patriota liberó a Venezuela del dominio español

24 junio 2012

El historiador y abogado venezolano Germán Fleitas sentenció que la estrategia militar implementada por el general Simón Bolívar en el combate del 24 de junio de 1821 fue fundamental para derrotar al ejército realista, comandado por Miguel de la Torre

En tan solo 45 minutos, el Ejército patriota, liderado por el general Simón Bolívar, logró la independencia de Venezuela del coloniaje español. Ese tiempo duró la Batalla de Carabobo, librada el 24 de junio de 1821, tal como lo aseguró el mismo Libertador en los partes militares que siempre registraba. Así lo sentenció Germán Fleitas Núñez, historiador y abogado venezolano nacido en La Victoria, estado Aragua.

En entrevista exclusiva con el Correo del Orinoco, Fleitas refirió que el ejército realista, dirigido por generales españoles, negó que la batalla durara tan poco tiempo. Comentó que uno de sus profesores siempre le decía que que los realistas trataron de justificar la derrota diciendo que el enfrentamiento militar duró unas 3 horas y exageraron el número de hombres patriotas. Sin embargo, el historiador confía plenamente en la palabra de Bolívar, “esa batalla duró 45 minutos, lo dice Bolívar en el parte oficial”.

Aseveró que esta batalla duró poco porque ninguno de los dos bandos quería pelear. “Ya esa guerra se había acabado con el abrazo de Bolívar y Murillo”, destacó el profesor.

Para Fleitas, los dos ejércitos exageraron en sus versiones de los hechos. Los realistas aumentaron las horas para justificar la caída, y Bolívar aumentaba el número de hombres del bando contrario, que debieron ser como 3 mil, para elevar aún más el triunfo, comentó el también profesor de Historia y Derecho en la Universidad Bolivariana de Aragua. “Entonces, todos exageraron lo de Carabobo”.

German Fleitas, historiador y abogado venezolano

BOLÍVAR Y LA ESTRATEGIA DE LAS DIVERSIONES

Para Germán Fleitas, Bolívar era un hombre sumamente inteligente y astuto, y además conocedor de las estrategias militares que se utilizaban fuera de Venezuela. “Bolívar sostenía que para mantener la paz era necesario prepararse para la guerra”, agregó el especialista.

“Consciente como estaba, de que España no concedería voluntariamente la independencia, y que era necesario conquistarla por las armas, apenas firma el Armisticio, reúne un Consejo de Guerra para elaborar el plan de ataque que se pondrá en marcha, apenas venzan los 6 meses de la tregua…”, escribió Fleitas en su libro “La Batalla de El Consejo” (2002).

Antes de la Batalla de Carabobo, el Libertador junto al general Antonio José de Sucre elaboraron el plan de acción que emprenderían para derrotar al ejército realista, comandado por Miguel de la Torre, quien tenía a unos 2 mil hombres en Caracas dispuestos a trasladarse al estado Carabobo, al oeste de Valencia, donde finalmente se libró la guerra.

Crea así Bolívar tres divisiones para la Batalla de Carabobo, la primera comandada por el general José Antonio Páez (desde Apure), la segunda liderada por el general Manuel Cedeño y la tercera dirigida por Ambrosio Plaza. Sucre y Bolívar, mientras tanto, llegaron a Carabobo desde San Carlos, donde se había establecido el cuartel general.

La diversión fue la principal estrategia que ordenó ejecutar el Libertador a sus generales. Este ejercicio consistía en distraer al adversario. Lo atacaban con algunos disparos, propiciaban enfrentamientos para cansarlos y alejarlos del campo de batalla central: Carabobo.

En palabras de Fleitas, estampadas en el texto La Batalla de El Consejo: “Las diversiones son ataques dentro del territorio enemigo, que atraen sus fuerzas, lejos del punto principal. No se busca en ello la posesión del objeto atacado; ni siquiera obtener la victoria, sino distraer al enemigo. Dicen los clásicos que muchas veces es preferible sufrir pequeñas derrotas que estimulen al enemigo a perseguirnos, en lugar de victorias que lo obliguen a huir hacia donde están concentrados sus compañeros”.

Días previos a la Batalla de Carabobo, Bolívar ordena dos maniobras de distracción: La diversión de Cruz Carrillo hacia occidente y la de José Francisco Bermúdez hacia oriente. El ejército patriota contaba con unos 3 mil hombres.

LA BATALLA DE EL CONSEJO

El 20 de mayo de 1821 se originó una batalla en el pueblo Nuestra Señora del Buen Consejo del Mamón (El Consejo), en Aragua, aseveró el historiador venezolano. En el libro “La Batalla de El Consejo”, Fleitas aseveró: “La importancia de una acción de guerra no puede medirse por la cantidad de combatientes ni por el tiempo que duró el combate; y menos aún por el número de muertos, sino por sus consecuencias y por los beneficios que aportó al éxito de la causa a la cual servía…”, tal como el caso del combate de El consejo, 35 días antes de la Batalla de Carabobo.

El 25 de noviembre de 1820, tal como señaló Fleitas, se firmó en Trujillo un armisticio que suspende la guerra por seis meses, un conflicto bélico que se había extendido por unos 10 años. Este documento es firmado por el brigadier general Ramón Correa, segundo jefe en representación de los realistas, y Antonio José de Sucre, en representación de los patriotas.

“El siguiente día firman un Tratado de Regularización de la Guerra y ambos documentos son convalidados por los generales en jefe Pablo Morillo (realistas) y Simón Bolívar en la entrevista que sostienen el 27 de noviembre en Santa Ana de Trujillo, grabada en la memoria colectiva con el nombre de abrazo de Bolívar y Morillo en Santa Ana”, escribió el especialista en su texto.

Más adelante indicó que el pacificador Murillo parte a España 17 días después de la firma de este armisticio y lo sustituye el mariscal de Campo Miguel Luciano de la Torre y Pando, penúltipo representante de la Corona Española en Venezuela.

Ahora bien, el Libertador comunica las instrucciones que deben cumplirse en la diversión de Bermúdez mediante un oficio dirigido desde Achaguas al vicepresidente de la República, general Carlos Soublette, el 22 de marzo de 1821: “… el 30 de abril debe abrirse la campaña y Vds. Por el Oriente deben hacer inmediatamente lo siguiente (…) sexto, el ejército de Oriente debe tomar Caracas del 15 al 20 de mayo e inmediatamente salir para los Valles de Aragua (…) llevar a Caracas cuadros y armas con que formar cuerpos en aquella ciudad.

“Y últimamente, Vd. Tendrá entendido que si no se obra con una actividad indecible somos nosotros los que tomamos Caracas. Con esta amenaza concluyo mis instrucciones”, expresó Bolívar citado por el historiador de La Victoria.

Agregó que Bolívar, en la misma carta, al ordenar una operación naval dice: “Esta operación debe hacerla el mismo general Bermúdez con dos o más buques, sean de Margarita o sean del infierno”.

Fleitas señaló en su libro que el Libertador estaba tan claro que, en otro oficio fechado en Barinas, el 24 de abril, eximió al general Bermúdez de toda responsabilidad. Escribió Bolívar: “… exime al General Bermúdez (…) de toda responsabilidad por el buen o mal suceso que tenga en la empresa, con tal que acredite haberla conducido y ejecutado con audacia y valor”. Aquí, ratificó Fleitas, lo importante no es ganarle al enemigo sino distraerlo.

Bermúdez tomó Caracas el 14 de mayo. Entre Barcelona y la capital ha librado varios combates, comentó Fleitas. En su libro destacó que Bermúdez logró el objetivo de distracción y siguió la marcha, ese mismo día, baja a La Guaira y regresa el 15 a organizar la administración y el jército. El 18 emprende la persecución de Correa, quien huyó con 700 hombres. El 20 de junio Bermúdez alcanza al general realista en el pueblo de El Consejo, donde Correa decide descansar con su tropa.

“El ataque fue sorpresivo y no dio tiempo a preparativos. Se produjo a las dos de la tarde. Correa, al verse atacado, decide presentar batalla, en una defensa que, en opinión de los historiadores y del alto mando realista, condujo con temor y poca habilidad”, explicó Fleitas.

Además, en su texto señaló que a la hora del fuego cruzado, los ocupantes emprendieron la fuga y dejaron en manos de los patriotas 58 prisioneros y 4 oficiales. “Los patriotas se apoderaron de 130 fusiles del enemigo, 12 cajas de guerra, 2 pitos, una corneta, un botiquín, los equipajes, caballos y el Pabellón del Regimiento de Hostalrich. Sobre el campo de El Consejo quedaron 11 muertos del ejército realista.

“Solamente conocemos los nombres de dos patriotas muertos, ambos héroes de la Batalla de las Queseras del Medio. Juan Martínez y Juan Torrealba, de los Bravos de Apure, quienes al mando del general Páez realizaron la hazaña del Vuelvan Caracas, rindieron sus vidas en El Consejo, un mes antes de que su antiguo jefe, se cubriera de laureles en el Campo de Carabobo (…)”, redactó Fleitas en La Batalla del Consejo.

LA BATALLA DE CARABOBO NO FUE LA ÚLTIMA

La Batalla de Carabobo, sin embargo, no fue la última, explicó el historiador. En el año 1823 se libró la Batalla Naval del Lago de Maracaibo y después la toma de Puerto Cabello, esta última hecha por José Antonio Páez. “Estas dos acabaron por completo con el régimen español y con la intención de volver a Venezuela”, agregó.

“Lo del Zulia tiene una parte bella que nunca se ha dicho”, dijo. En Maracaibo ya estaban los españoles listos para irse, y dentro del Lago había una cantidad de buques con españoles que se iban del país hacia Puerto Rico, contó Germán Fleitas. Sin embargo, los españoles tenían el temor de ser bombardeados desde el castillo de San Carlos al pasar por la barra de Maracaibo, que es estrecha.

“Los oficiales, entre ellos Morales, enviaron cartas a los patriotas que habían ganado la batalla diciéndoles que por favor no fueran a hundir los barcos, entonces de aquí para allá les mandaron a decir: Primero que la República iba a respetar la vida y los bienes, los que se quisieran quedar en Venezuela se bajaran y los que se fueran dejaran apoderados para que vendieran sus bienes y les mandaran sus reales”, expresó Fleitas.

Además, los patriotas le exigieron a los españoles que cuando pasaran por el estrecho del Lago izaran la Bandera de España, ya que les iban a rendir honores a la misma, “para que se supiera que a partir de este momento España no era la madre patria, sino la patria hermana, hija, como nosotros, de la vieja España”, aseveró.

El historiador comentó que muy pocos se fueron, “se bajó todo el mundo”.

MUJERES Y PUEBLO EN COMBATE

Se dice que unas 14 mujeres participaron en la lucha de Carabobo, expresó el historiador. “Dicen que cuando destaparon algunos muertos, algunos cuerpos eran de mujeres”, destacó Fleitas.

También señaló que no sólo soldados participaron en la Batalla de Carabobo, también se incorporaron hombres del pueblo, venezolanos patriotas, incluso españoles que apoyaban a Bolívar y no a los realistas.

Fleitas comentó que también hombres venezolanos estaban en las filas del ejército español. Además, señaló que en esa batalla fue cuando por primera vez se utilizó uniforme militar para el combate.

Refirió que muchos años después, un modisto de Caracas, transformó el uniforme utilizado en la Batalla de Carabobo en lo que ahora se conoce como el tradicional Liquiliqui, muy usado en Los Llanos venezolanos.

También contó que Páez, líder del comando de vanguardia, llevaba con su ejército 2 mil caballos y 3 mil reses, “porque sin comida no hay fuerza para luchar” y sin caballos tampoco, destacó Fleitas.

En este combate participaron hombres con ideales de libertad y lealtad. Algunos de ellos perdieron su vida en tan noble causa. Entre los que pelearon destacan José Antonio Páez, Manuel Cedeño, Santiago Mariño, José Francisco Bermúdez, Pedro Camejo (Negro Primero) y Cruz Carrillo. Cedeño, Plaza y Camejo no lograron ver el final de la batalla, pues murieron mientras luchaban.

El Monumento levantado en Carabobo en honor a los que pelearon en esta batalla y consiguieron la independencia de la Patria fue mandado a edificar por el general Juan Vicente Gómez, expresidente de Venezuela.

NIEVES VALDEZ: RUMBO A LA BATALLA DEL 7-O

Para la periodista e historiadora Nieves Valdez, la Batalla de Carabobo fue el combate definitivo que firmó la independencia política de la patria venezolana. “Para mí, la Batalla de Carabobo fue la finalización de un proceso que tiene ver con lo político, con la independencia política, no tiene nada que con la estructura económica porque quedó la misma”, agregó.

“No somos colonia políticamente de España, porque las estructuras económica y culturales son muy difíciles de cambiar, no se cambian con una batalla. Nosotros continuamos bajo el sueño de Bolívar, que sí tenía ideas más allá de la independencia política”, refirió la historiadora.

Nieves Valdez resaltó que otro momento importante en el proceso de la independencia fue la Batalla de San Félix, liderada por Manuel Piar. Este combate liberó a Guayana del dominio español el 11 de abril de 1817. Es esta región del país los españoles tenían las reses, las misiones, y además tenían en su poder el río Orinoco.

“Esta batalla no es muy resaltada por la historiografía, pero fue vital porque Piar le da la libertad a la Provincia de Guayana, que era donde los españoles tenían todo el aparato logístico”, destacó Valdez.

Ahora bien, Valdez indicó que la elección presidencial del 7 de octubre es una nueva Batalla de Carabobo, ya que a su juicio este proceso comicial es de vida o muerte, se está jugando la independencia de Venezuela, esta vez no solamente política, si no la independencia económica, cultural y tecnológica.

“Por eso el comandante (Hugo Chávez, presidente de Venezuela y candidato socialista a la reelección) dice que la historia no culmina, porque Bolívar viene de grandes fracasos desde el punto de vista militar: de la pérdida de la primera República, la de la segunda República”, destacó la historiadora venezolana.

El presidente de la República, Hugo Chávez, denominó Batalla de Carabobo este próximo proceso electoral precisamente porque será un comicio definitivo para las venezolanas y los venezolanos, quienes deberán decidir entre la independencia o volver al pasado, al colonialismo, que esta vez no sería español sino estadounidense.

Valdez sentenció que desde 1830 hasta nuestros días nadie había presentado un plan de gobierno como el propuesto por Hugo Chávez, que impulsa la independencia total del país, no solo política. “En 1999, cuando Chávez llega al poder, marca otra historia, porque entonces es la independencia definitiva que tiene que ver con las estructuras económicas y la estructura cultural, que no es fácil todavía decir que la hemos cambiado, pero sí somos otro pueblo, un pueblo consciente”.

Agregó: “Por eso es que estas elecciones son de vida o muerte, son definitivas, y por eso él (Chávez) marca que es la Batalla de Carabobo y por eso sun 5 grandes objetivos. Cuando presentó su plan de gobierno al inscribirse como candidato lo primero que dijo fue: independencia, construcción del socialismo, multipolaridad”.

Reiteró que el 7 de octubre estaríamos sellando una independencia definitiva, “no solamente política, porque la hemos recobrado con él (Chávez) en el poder (…) Por eso la Batalla de Carabobo, él le coloca Batalla de Carabobo porque es una batalla definitiva”.

Texto/Nancy Mastronardi
Fotos/Héctor Rattia y José Luis Díaz