Inicio » Tema del Día

La oposición quiere desenterrar el modelo neoliberal que fracasó en los 90

El Gran Viraje de Carlos Andrés Pérez sumergió al pueblo en la pobreza

5 octubre 2011

Al aceptar las políticas del Fondo Monetario Internacional, con el aval del exPresidente, se entregó la soberanía nacional. El “paquetazo” dio pie a la rebelión popular del 27 de febrero de 1989

27 de mayo de 1994, diario El Nacional, página 1-D completa

La autodenominada Mesa de la Unidad Democrática (MUD) realizará hoy un gran acto de desagravio al expresidente Carlos Andrés Pérez (CAP). Los que lo defenestraron políticamente hoy quieren revivir las medidas económicas que marcaron el principio de su fin.

El diputado y dirigente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Jesús Faría, sostiene que la MUD quiere desenterrar el paquete de ajustes del Fondo Monetario Internacional (FMI) que aplicó el expresidente en1989, durante su segundo gobierno. CAP aplicó las políticas neoliberales ante el agotamiento del modelo económico de entonces y la agudización de la crisis en el país.

“Si queremos conocer el veneno que se aplicó a la economía venezolana en esa década, es necesario seguir los estragos que está causando en Europa”, aseguró el vicepresidente de la Comisión de Finanzas y Desarrollo Económico de la Asamblea Nacional.

La política del FMI formaba parte de una estrategia globalizadora que imponía los criterios de la economía neoliberal de una manera muy rigurosa. Faría aseguró que Venezuela fue el último país de la región que se sometió a un plan de ajustes, y el primero en que se produjo un levantamiento popular a raíz de su aplicación.

“La aplicación de las políticas del FMI constituyó una traición al país, no sólo porque se vendió la soberanía al entregar el manejo de las políticas públicas al organismo multilateral, sino porque Carlos Andrés Pérez ganó las elecciones con base en un programa que nada tenían que ver con las medidas neoliberales”, recordó el economista.

Se redujeron los subsidios y la inversión social y se privatizaron empresas. Además, se liberaron los precios, se abrió el mercado doméstico a las importaciones y se congelaron los salarios.

El paquete neoliberal se impuso para garantizar la capacidad de pago de la deuda externa, sin importar las consecuencia sociales.”Nuestra nación fue sometida a condiciones de sobreexplotación por parte del capital transnacional”, enfatizó el parlamentario del PSUV.

El resultado de las políticas fue peor que la enfermedad, consideró el economista, ya que agravó los desequilibrios: incrementó la inflación, la deuda externa y el desempleo. La variable fiscal se pudo enderezar pero a costa de un creciente y galopante y nivel de pobreza y de miseria.

No sólo aumentó la pobreza de manera exorbitante, sino que se profundizó la desigualdad social. “Fue una política draconiana que buscaba la desregulación de la economía, el desmontaje como agente económico y de todas sus regulaciones, incluidas las sociales. Era la estrategia de las grandes corporaciones para que pudieran invertir y optimizar sus inversiones”, resumió.

Descartó que en el segundo mandato de CAP se haya producido un cambio económico en el país. “El único quiebre histórico fue la bancarrota del modelo que venía agobiado por sus crecientes fallas y el fracaso de la burguesía venezolana al frente de la conducción de la sociedad. Ese quiebre fue en todos los sentidos”, ratificó Faría.

“El pensamiento único neoliberal de aquella época y de ahora no tiene ninguna viabilidad, lo estamos viendo en Europa. Benefició más a los privilegiados y acumuló una gran deuda social que todavía estamos pagando nosotros”.

En el fondo, Faría consideró que el Gran Viraje, como lo llamaron, fue la extensión de la política colonial de los siglos anteriores. “Nos moldearon de acuerdo con las grandes necesidades de las transnacionales en ese momento. El desmantelamiento de la industria venezolana fue muy dramático”.

La modernización fue solamente un eslogan para vender una vieja idea. El liberalismo económico fracasó en la década de los 30 con la Gran Depresión y tuvo que venir el economista inglés John Maynard Keynes a enmendar el capote, aunque en la década de los 70 también se agotó.

“Acción Democrática y Copei siempre fueron partidos políticos subordinados a los intereses económicos y a la burguesía imperial). Del primero vino CAP para dar un gran viraje y cambiar el Estado intervencionista que estaba colapsado”, comentó.

En estos momentos, la burguesía busca reagruparse para revivir el Consenso de Washington, pero remozado con caras nuevas, asegura Faría.

“La propuesta de la oposición es un nuevo ‘paquetazo económico’. Es un pote de humo. Lo disimulan anunciando medidas que se parecen en teoría a las del PSUV, pero que en el fondo ellos no fueron capaces de aplicar en 40 años que estuvieron gobernando”.

En opinión del diputado a la AN, en el fondo ellos no están dispuestos a dirigir los recursos de los hidrocarburos a los más necesitados, todo lo contrario, pondrían a Petróleos de Venezuela a disposición de los grandes centros de consumo. “Estoy seguro de que revertirían la gran obra del Gobierno Bolivariano”, concluyó Faría.

El fallido equilibrio macroeconómico

27 de mayo de 1994, diario El Nacional, primera plana

El “paquete económico”, como lo calificaron los medios de comunicación de entonces; o el Gran Viraje, como lo presentaron los ministros de la economía del expresidente Carlos Andrés Pérez, tenía como premisa fundamental restablecer el equilibrio de las variables macroeconómicas.

Con base en la teoría neoliberal, la economía venezolana había acumulado, desde mediados de la década de los 70 hasta finales de los 80, una distorsión de los valores de los factores de producción y de los precios que generaron una gran inestabilidad.

Los ministros del gabinete de CAP y los técnicos que participaron en la elaboración del plan de ajustes para restablecer esos equilibrios, le propusieron un plan de Gobierno fundamentado en la teoría económica clásica con elementos de la escuela de Chicago, también denominada monetarista. Propuestas que habían sido aceptadas por los centros académicos y entes multilaterales dependientes de organismos internacionales, y que se conocieron a principios de la década de los 90 como el Consenso de Washington.

Armado con estos elementos, el Gabinete económico de CAP, compuesto fundamentalmente por académicos y alumnos de la escuela de negocios del IESA, diseñó “el paquete” que se proponían aplicar al pie de la letra con una velocidad que la establecería la dinámica económica y política de entonces.

Pérez sostuvo que su objetivo era modernizar al país para ingresar al siglo XXI con una economía moderna, diversificada, menos dependiente del petróleo y pujante, tal como le confesó al historiador Agustín Blanco Muñoz en su libro ¡Yo sigo acusando! Habla CAP.

El programa de ajustes formulado bajo los dictámenes del Fondo Monetario Internacional se fundamentaba en planes de apertura económica que habían sido aplicados en toda la América Latina.

En términos generales, el paquete comprendía la liberación del tipo de cambio, reestructuración de la deuda externa, apertura del comercio exterior, transnacionalización del sistema financiero, equilibrio fiscal con una brusca reducción del gasto social, incremento del costo de los servicios públicos y privatización de empresas públicas, liberalización del mercado laboral y la aplicación de unos programas sociales dirigidos por el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Al ascender al poder por segunda vez en 1989 con bombos y platillos, CAP asumió el “paquetazo” neoliberal como un catecismo. Ello implicó la liberación de los precios de todos los productos, con excepción de 18 renglones de la cesta básica; el incremento gradual de las tarifas de servicios públicos, como teléfono, agua, electricidad y gas doméstico y sinceración general de precios de las empresas públicas. Por si fuera poco, aumentó el costo de la gasolina 100%, lo que incrementó la tarifa del transporte público.

El incremento del salario mínimo a 4 mil bolívares (de los de antes) en el área urbana, y a 2.500 bolívares en el área rural no fue suficiente para compensar el golpe al bolsillo que recibieron las venezolanas y venezolanos. La reacción no se hizo esperar: los días 27 y 28 de febrero de 1989, un levantamiento social estalló en Caracas y Guarenas, y tuvo fuertes repercusiones en todo el país.

La respuesta fue la represión. Cifras oficiales dan cuenta de 276 muertos, pero extraoficialmente, se calculan muchos más. “Un auténtico paquete para los sectores medios empobrecidos de Venezuela. No hay que ser muy sagaz para prever las consecuencias sociales de estas medidas: acentuación de la pobreza y la agudización de las ya escandalosas diferencias sociales en el país”, sentenció el editorial de la revista SIC de enero-febrero de 1989.

Este fue un mal comienzo para su segundo periodo. Dentro del partido Acción Democrática comenzaron las voces disidentes con respecto al “paquete neoliberal”. Fue como un preludio del 4 de febrero de 1992, cuando un grupo de oficiales -liderados por Hugo Chávez- se rebelaron contra el orden de cosas. El movimiento revolucionario bolivariano salido de las Fuerzas Armadas y con apoyo de civiles no alcanzó ese objetivo; tampoco lo hizo el de noviembre de ese mismo año, pero el deterioro institucional se agudizó.

Las políticas económicas del Consenso de Washington dieron al traste con la democracia representativa en Venezuela; el deterioro de la gobernabilidad se acentuó y CAP fue destituido por sus propios compañeros de partido en 1993. La democracia representativa había firmado su partida de defunción, aseguraron sus detractores.

T/ Manuel López
F/ Luis Franco
Caracas

9 Comentarios
oscar montero dijo:

el que esta muerto, muerto esta y tendra que rendirle cuentas a dios por los crimenes que cometio en la vida este señor resulta ser que para la oposicion venezolana CAP es un santo despues que ordeno la masacre del caracazo el mundo al revez que cosas no, lastima que no se pudo jusgar en vida pero se que dios lo jusgara y ya sabemos para donde va a parar haya no hay usa que valga.

wilfrediz dijo:

el tribunal de dio lo debe estar jusgando por tantos crimenes

carlos dijo:

Tremendo el discurso de Ramos Allup, si el Papa lo escucho o lo lee seguro que la Beatificación de CAP es un hecho, de ser asi echale una manito a Jose Greogorio Hernandez, jajaja, Bueno y el Perez Vivas es el mejor con eso de que el CAP era un estadista progresista democrata, !son mas falsos que un billete de 30! creen que el pueblo olvida las muertes, torturas , desaparecidos que este señor provoco durante su vida politica. “ESPERO QUE TE REENCUENTRES CON LOS ASESINADOS, TORTURADOS Y TODO LOS QUE DE UNA U OTRA FORMAS LOGRASTE DESAPARECER DE ESTE MUNDO Y NO DEN DESCANSO A TU NEGRA Y COCHINA ALMA, POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS AMEN…”

rapper23 dijo:

Ladron, Currupto y represor nada mas lo demas es puro jalabolismo escualido

Luis dijo:

Que buen articulo pero hay que darlo a conocer a los jóvenes que no vivieron esa época y hoy día los cargan engañados..

luis a.poleo o. dijo:

sin comentarios,es realmente insolito,lo que pretenden los opositores,tratar de que nuestro pueblo,deje de recordar,las locuras caprichosas,que nos legó este sr.realmente la oligarquia,lo embriagó,la codicia ,lo embrujo,y su falta de etica y patritismo,lo envia a la más profunda oscuridad para siempre,como cristiano,que descanse en paz,,,,aunque lo dudo!

juan duarte dijo:

gracias a la revolucion bolivariana del comandante hugo chavez,(qepd)los pueblos del mundo han aprendido a reclamar sus derechos y sus revindicaciones de las masas

Edwar Zuñiga dijo:

Estamos claros que este hombre y los demás brutos que manejaron Venezuela después de la dictadura de Pérez Jimenez no hicieron más que entregar nuestro petróleo y empresas a los norteamericanos, les importó más su bolsillo y el de la oligarquía de esa época que el pueblo venezolano que se hundía en la pobreza en los barrios de todo el país, ya que yo fui uno de ellos. Tengo 29 años y quiero a mi país, nací en la cuarta, no soy chavista pero tampoco quiero a la cuarta república, viví el Caracazo pero también viví el 4 de febrero donde casi matan a mi papá, y vivo la quinta república. Entonces si bien es cierto que el chavismo recibió el país hecho pedazos, ¿qué tan mejor estamos ahora? Tenemos inflación? Si, bien fea. Soy médico y tengo un carro viejo, no m alcanza ni m alcanzará para comprarme una casa. El petróleo ya se recuperó para el estado, pero no me digan que todo lo que entra por renta petrolera y renta fiscal se gasta en las misiones y en los edificios de mala calidad -sigue

Edwar Zuñiga dijo:

para la gente humilde. La actual oligarquía estatal despilfarra el dinero de todos en camionetas de lujo, propiedades y viajes igualito que hacía oligarquía de la cuarta. Por donde vivo se caen más a tiros que en el gobierno de Caldera, y la mitad de los muchachos que crecieron conmigo han muerto por las manos del hampa. Tengo que reconocer que gracias a todo esto que está pasando me he motivado a leer artículos como este, y saber que motivó a Chavez y la Revolución Bolivariana; pero señores no me digan que ahora este barco llamado Venezuela se lo vamos a dejar a una persona como Nicolás Maduro y no me digan que alguien como yo, no soy politico, quiero que vuelva el neoliberalismo a Venezuela. Agradezco no enviarme insultos ni cosas como escuálido y apátrida, mandame a argumentos y los leeré